12 de 12 de 2014

#SecondChance: El despecho masculino

War_of_the_Roses-w640

El despecho es una emoción poderosa, avasalladora… y como le dijo un sicólogo a un amigo, no tiene límites.

Por estos días ya nada me sorprende cuando de relaciones se trata. Me encanta que los hombres sean de Marte y las mujeres de Venus, pero hay hombres que realmente salieron de un agujero negro! Fernando vivió alrededor una década con su mujer Pamela, aunque no estaban casados tuvieron dos hijos y un negocio familiar del cual vivían ambos. Hace ya un par de años terminaron su relación, y aunque separaron cuerpos y casas decidieron seguir trabajando juntos porque les iba bien. No obstante, Fernando nunca se resignó, y sólo ahora que ya habían pasado dos años de infructuosos intentos de reconciliación decidió borrar a Pamela de su vida. Así de un brochazo.

–Señora, la buscan los Carabineros acá abajo.  Escuchó Pamela por el citófono.

Desconcertada le contestó que los dejara pasar. Se puso la bata porque eran pasadas las 8 AM y corrió hasta la puerta cuando tocaron el timbre del departamento.

–Venimos a notificarla que su ex marido hizo una denuncia en su contra por violencia intrafamiliar y la acusa de drogadicta y alchólica. Por lo tanto usted no puede acercarse a él, tiene prohibición de acercvarse a menos de 200 metros.

Pamela quedó petrificada. No sólo el padre de sus hijos le estaba levantando falso testimonio sino que de paso la dejó sin acceso a su fuente de trabajo. Y después de recibir el papel y cerrar la puerta cayó sentada sobre el sofá del living, preguntándose por qué, cómo fue capaz.

El despecho es una emoción poderosa, avasalladora… y como le dijo un sicólogo a un amigo, no tiene límites. Un hombre despechado no piensa, sólo actúa con la intención de hacer daño a quién amó y ahora lo rechaza. Quiere castigar al otro donde más le duela, no importa cómo.  Hace años el ex de una amiga advirtió: “Si yo voy a sufrir, vamos a sufrir todos”, adelantando que ni si quiera el dolor de los niños le importaba si con eso doblegaba a quien lo había dejado. No soy sicóloga, pero me imagino que reaccionar así ante una ruptura, simplemente tiene que ver con cero tolerancia a la frustración y escasas herramientas para enfrentar la situación; es como la rabieta de los chicos a los 2 años que dejan la escoba cuando no pueden hacer su voluntad. Sólo que en un adulto esa energía puede ser dañina y tóxica para quienes lo rodean.

Terminar una relación nunca es fácil y siempre quedan heridos en el camino; pero nada justifica hacerle daño al otro al punto de desconocer que es la madre o el padre de tus hijos. Si eres víctima del despecho de tu ex, no lo subestimes, puede llegar muy lejos. Así que no respondar sólo levanta la cabeza y sigue adelante.

@Paula_Aviles

2 comentarios

Mario Pazmiño Sltos

16 de enero de 2016

1 comentarios Mario Pazmiño Sltos 16 de enero de 2016 Terminar una relación siempre es difícil, pero quien toma una desición de esa naturaleza, lo hace porque quiere limpiar su vida y recomenzar otra.Ya no más problemas.Dejar todo artrás. Siempre quedan heridos en el camino; pero la mujer es mucho más fuerte, quien sufre más es el hombre. Pasará el tiempo, 3, 4, 5 años. Volverán a vivir, cada quien por su lado, pero no olvidará todo lo que sufrió para dejar atrás el pasado. Es posible que dejó lo que más amó o lo que más ama en su vida, pero tomó una desición y eso sólo lo hacen los valientes, y hacerlo es demasiado fuerte, más aún cuando aún se ama a quien se quiere abandonar. Él no volvera a querer saber nada de élla, si de sus hijos si los tiene.La desición es final, incluso se deja el lugar donde se ha convivido, se va lejos para no volver a verse jamás. De hacerse daño, no, nada justifica hacerle daño el uno al otro al punto de desconocer que es la madre o el padre de tus hijos. Si eres víctima del despecho de tu ex, no lo subestimes,compréndelo y compréndete tú, sufrirán los dos, y por supuesto sus hijos, a quienes sin querer, hacemos los mmismo que hacen los elefantes padres con sus elefantitos hijos, pisarlos y maltratarlos.En eso no pensamos, sólo pensamos en nosotros, mue tristeza. Si se tiene el tiempo ocupado pueden llegar muy lejos. Así que no repiensen, sólo se debe levantar la cabeza buscar el respeto mútuo y seguir adelante.

Mario Pazmiño Sltos

16 de enero de 2016

Terminar una relación siempre es difícil, pero quien toma una desición de esa naturaleza, lo hace porque quiere limpiar su vida y recomenzar otra.Ya no más problemas.Dejar todo artrás. Siempre quedan heridos en el camino; pero la mujer es mucho más fuerte, quien sufre más es el hombre. Pasará el tiempo, 3, 4, 5 años. Volverán a vivir, cada quien por su lado, pero no olvidará todo lo que sufrió para dejar atrás el pasado. Es posible que dejó lo que más amó o lo que más ama en su vida, pero tomó una desición y eso sólo lo hacen los valientes, y hacerlo es demasiado fuerte, más aún cuando aún se ama a quien se quiere abandonar. Él no volvera a querer saber nada de élla, si de sus hijos si los tiene.La desición es final, incluso se deja el lugar donde se ha convivido, se va lejos para no volver a verse jamás. De hacerse daño, no, nada justifica hacerle daño el uno al otro al punto de desconocer que es la madre o el padre de tus hijos. Si eres víctima del despecho de tu ex, no lo subestimes,compréndelo y compréndete tú, sufrirán los dos, y por supuesto sus hijos, a quienes sin querer, hacemos los mmismo que hacen los elefantes padres con sus elefantitos hijos, pisarlos y maltratarlos.En eso no pensamos, sólo pensamos en nosotros, mue tristeza. Si se tiene el tiempo ocupado pueden llegar muy lejos. Así que no repiensen, sólo se debe levantar la cabeza buscar el respeto mútuo y seguir adelante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último