16 de 09 de 2014

¿Eres una sapiosexual?

intelectual

Me derriten los hombres inteligentes. No los que son expertos en un tema. Sino los que tienen manejo, los que son capaces de opinar con fundamentos, los que están enterados de lo que ocurre a su alrededor, de los que saben hablar, de los que saben escribir… Lo prometo, las calugas me gustan para ver… pero lo que me altera las hormonas son los inteligentes.

Me excita que se le paren los pelos con la música (y que tenga gustos variados), que se quede pegado con el arte y que tenga hambre constante de saber.

Me quedo babeando cuando lo veo hablar en público y queda todo el mundo cautivado con lo que dice y cómo lo dice. Cada tono, cada pausa y cada deliciosa palabra que usas para decir lo que piensa, opina y sabe…

Hasta para discutir es delicioso, porque no te enfrenta con gritos, garabatos o golpes… se devora al contrincante sólo con su cerebro.

Me gusta que no estemos de acuerdo y que trate de convencerme, que tenga humor y que sepa leer el mío. Adoro ese hombre que también es inteligente sexualmente. Que averigua, que lee, que innova y se perfecciona en el camino. Que no le teme a la crítica y que indaga en cada centímetro de mi piel.

Y la cuota esencial de este mix de características, es que lo mejor es que no se sabe inteligente, lo es y lo deja fluir sin fanfarronerías… Una delicia de hombre.

Y en esta exhaustiva descripción de cómo me gustan los hombres es que descubrí que soy una sapiosexual. Tal cual. ¿Y qué es? Sapiosexual es aquella mujer que tiene claro que la inteligencia es lo que más le excita en un hombre y esa es su más grande arma de seducción. Te desencantan los hombres vulgares, con poco contenido y que sólo lucen bonitos. Y más aún, te cargan los que se creen inteligentes porque tienen dinero… Esos no entienden que hay algo que el dinero no puede comprar…

Te seducen las conversaciones que te abren mundos, que te ayudan a descubrir cosas nuevas y que te dejan pensando. Te atrae el hombre que es capaz de resolver problemas eficazmente y con autonomía. Te excita aquel que tiene un vocabulario exquisito (mientras más veces tengas que acudir al diccionario, más te calienta el tipo).

Ahora, si su onda intelectual no es directamente proporcional a su look, mucho mejor. Mientras más normal se ve, más sorprende por su intelecto. Y no es un nerd que sólo sabe de algún área de la vida… al contrario, ese hombre es brillante, va tras lo que quiere, se permite ser vulnerable pero es guerrero a la vez. Nada lo para y si quieres estar contigo, va tras de ti. No anda con rodeos, ni tiras ni aflojas. Ese, ese es el que me gusta a mí: el que te seduce el cerebro, porque sabe que ante eso, el cuerpo se rinde sin desdén.

@KarenUribarri

 

 

 

Ver foto

0 comentarios

Lo último