08 de 08 de 2014

Brindemos por el Orgasmo

Poetas y escritores de todas las épocas le han dedicado líneas a ese momento tan maravilloso: el orgasmo.

Hoy se celebra su día en Chile y vamos a dedicarle un poquito de nuestro tiempo a saber más de él y de lo que encierra ese instante de placer único e irrepetible.

Dentro de la sexología, pareciera ser éste el tema más controversial entre los especialistas, pero sobre todo lo es el orgasmo femenino. Que si es clitorídeo, vaginal o cerebral. Que si tiene o no una función biológica. O de quién depende el orgasmo en la mujer: de ella misma o de su pareja.

Mente o cuerpo, ¿quién comienza? El Dr. León Roberto Gindin, en su libro “La nueva sexualidad de la mujer” explica que la mente recibe los estímulos sexuales del cuerpo, los procesa y en base a sus experiencias pasadas y lo adquirido, hace que el cuerpo responda. “El orgasmo requiere que la mente y el cuerpo trabajen juntos. El pensamiento sólo puede dar lugar al orgasmo, pero éste se sentirá en el cuerpo”, dice el destacado sexólogo argentino.

Pero, ¿qué se siente durante el orgasmo? En el Informe de Shere Hite, “Estudio de la sexualidad femenina”, gran parte de las mujeres estudiadas lo describieron así:
“Primero siento un hormigueo en diversas partes del cuerpo, experimentando una rara impresión. Luego, en diferentes momentos, surge la sensación de un orgasmo, pero sólo por una fracción de segundos. Seguidamente todo eso se hace más frecuente hasta que el orgasmo llega en oleadas. En ese momento todo lo demás no existe. El orgasmo se centra en mi clítoris, produciendo unas ondas en dirección a la vagina y termina tras un período de tiempo, intenso pero breve, muy lentamente, emitiendo de nuevo sensaciones de fracción de segundos durante unos minutos, haciéndose más y más infrecuentes y menos intensas”.Esto mismo, pero más técnicamente lo describieron muchos años antes Masters y Johnson a través de lo que hoy se conoce como Fase de Orgasmo. Ésta parte con el comienzo de acentuadas contracciones rítmicas involuntarias de la plataforma orgásmica, la vagina y el útero. El rubor sexual (no presente en todas las mujeres) alcanza su máximo color y expansión. Se producen luego contracciones involuntarias del esfínter rectal. El ritmo cardíaco, la presión sanguínea y el ritmo respiratorio alcanzan el máximo nivel. Y existe pérdida general del control voluntario de los músculos. En este momento pueden darse espasmos como calambres de grupos musculares de la cara, las manos y los pies.
Todo esto en una experiencia orgásmica que dura de 10 a 15 segundos en su plenitud máxima y cuyo éxtasis puede producir hasta adicción y hasta lágrimas o ataques de risa.
¡Feliz Día del Orgasmo!

@karenuribarri

Ver foto

0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último