16 de 01 de 2012

Me avergüenza la discriminación

No creo que quede chileno que no haya visto el video de Inés Pérez Concha en el que se refería a las nanas y obreros en su condominio en Chicureo. O que no se haya enterado del instructivo de Las Brisas del mismo sector. Y, según entiendo, la molestia es generalizada. No es para menos, las nanas no podrían bañarse con los niños que cuidan, no podrían circular por las veredas, tendrían que usar siempre delantal que las idenfique… en fin, un sinnúmero de tonteras que no tienen ni pies ni cabeza cuando hablamos de nuestras asesoras del hogar. Y digo nuestras, porque no hay que olvidar que gracias a ellas salimos tranquilas a trabajar en nuestros laburos, dejando muchas veces a nuestros hijos en sus manos y llegando al final del día cuando ellas los han criado como uno de los suyos. Y son ellas las que nos permiten usar ropa limpia y planchada y tener comida cuando tenemos hambre. Les pagamos, de eso no cabe duda, pero por lo mismo, por ser un trabajo remunerado, merece respeto y derechos, así como también obligaciones.

Sin embargo, quiero ir más allá del tema de las nanas propiamente tal. Quiero llegar a la discriminación en sí. Porque Chile pareciera ser el rey de la discriminación, aunque linchamos públicamente a quienes se muestren de esa forma, como Inés Pérez. Pese a eso, a mostrarnos tan abiertos de mente, seguimos mirando feo a los negros, seguimos haciendo comentarios desagradables contra los gordos, y hasta nos reímos de los pelados y orejones.

Los cuicos discriminan a los pobres y los pobres a los ricos. Lo heterosexuales siguen burlándose de los homosexuales. Y hasta discriminamos a los extranjeros, como los peruanos. O aquellos que no tienen la misma religión que nosotros.

Y todos sabemos que es así, que sufrimos de una discriminación encubierta, pero que a la hora de hablar públicamente, todos esconden haciéndose lucir ‘cool’ por no discriminar a nadie, aunque en realidad sí lo hacen.

Sin duda alguna, la discriminación está en todas las áreas del Estado y la sociedad en general; porque vivimos en desigualdad.

El 2011, la Corporación Latinobarómetro concluyó luego de varios estudios que el 45% de los chilenos han discriminado algún vez, por lo que somos el 5to país de Latinoamérica con mayor percepción de discriminación. Incluso una encuesta sobre mujeres y condiciones de vida del año pasado, afirmó que el 84% de las mujeres se sienten discriminadas laboralmente.

Entonces, cabe preguntarse, cómo podemos cambiar todo esto y dejar de ser todos un poco como Inés Pérez Concha. Dejar de lado la desigualdad y mirar por méritos más que por niveles socioeconómicos. Y aprender a vivir con la diversidad y construir una sociedad inclusiva, respetuosa y acogedora.

 

8 comentarios

fran

19 de enero de 2012

la verdad es que si no fuera por mi nana, estaría con la cabeza más reventada de lo que está........... la maritza, porque así nos tratamos, también se baña en mi piscina y se turna con los críos, porque son cuatro..... almuerza con nosotros, la misma comida que todos y que ella cocina, y no nos hacemos problemas..... es más, ella duerme en nuestra casa y el fin de semana, puchas que la echo de menos!!!!!!!!!!!! lo que es yo, adoro a mi nana, y si fuera diez años mas joven habría tenido un hijo con un negro, me encantan y no me importa su olor ni es por moda, los encuentro hermosos.

Ale

18 de enero de 2012

Creo que la clave es la empatía. No somos capaces de ponernos en el lugar del otro y es así como un discrimnado por feo, gordo o moreno, discrimina a la empleada de su casa o a los trabajadores de su empresa. Somos un país rico, con un estado financiero más bien sano. Pero en educación y cultura, somos muy pobres.

Claudia Contreras

17 de enero de 2012

Karen no me referia a ti en particular sino de lo que aparece por todos lados como este fuera el paraiso de la tolerancia y l respeto y el amor. Da la impresión que aca todo el mundo les hace las imposiciones por lo que corresponde y no por el minimo.

Karen

17 de enero de 2012

Les encuentro razón en lo que dicen, pero lo mío no es palabrerío. Mi nana se baña en la piscina, en la mía, con mis hijos, porque así ellos pueden bañarse tranquilos y seguros y yo trabajar. Mi amor por la gente negra es extrema... mi sobrina, la hija de mi hermano, es negra y la adoro. Adoro su tersa piel, sus dientes blancos y su palma de la mano clara y suave. A lo que voy es que todos podemos ser un poco más tolerantes y discriminar menos... el tema es trabajar en ello con esfuerzo y educación. No mirar en menos. Somos de verdad iguales, algunos con + oportunidades, pero iguales.

Claudia Contreras

17 de enero de 2012

Creo que ahsta ahora es politicamente correcto decir no a la discriminación, sea a las nanas, sea a los gay o los gordos o a los que son diferentes o no son como nos gustaría...pero la verdad ante tanto discurso bonito solo le creo al que tiene un amigo gay y lo sienta con sus hijos a la mesa, al que abraza a su nana y no la trata a garabatos ni en broma, al que no dice que los negros son hediondos cuando en su vida a estado realmente cerca de uno como para admirar su sonrisa de dientes blancos. Yo hago todo eso y por suerte mis amigos tmabien pero no me parece que la nana se bañe en mi piscina ( no la tengo epro si la tuviera) porque le pago para que trabaje asi como a mi me pagan y no me corresponde sacar la vuelta en mi trabajo. Tampoco uso uniforme pero una vez tuve que usar y no era denigrante y era obligatorio. Creo que hoy muchos se ocupan de hablar bonito pero no son honestos si no no existirian personajes tan denigrantes de los gay como Tony Esbelt entre otros. No a la discriminacion pero seamos sinceros y actuemos en conciencia.

la Co.

17 de enero de 2012

realmente esta gente que se cree de la alta alcurnia perece haber salido de una casa de locos. como es posible que a las personas que les confían sus hogares, sus hijos y hasta su intimidad, se le trate de semejante manera. realmente la falta de humanidad y valor por el otro se pierde cada ves mas en la gente que se cree superior por tener un poco mas de dinero , pero realmente me ha tocado ver esto en gente que se le llama los NUEVOS RICOS!! QUE CON UN POCO DE JOYITA AUTO Y CASA NUEVA ENCIMA SE CREEN AMOS Y SEÑORES. PERO HACEN EL RIDÍCULO tomando el rol de abc1 cuando en verdad el rico de tomo y lomo o el con educación de toda la vida es mas humano que esta gente sin respeto. UNA VERGUENZA LA MUJER ESTA Y PARTA DECIR VERDAD da risa la pobre mujer.. una lastima.. pero en fin hay que lidiar con todo tipo de cosas en la vida.. yo me crié con nanas y les debo un cinfin de cosas.. me cuido, me crió, me enseño y protegió mi hogar muchos años. jamas JAMAS!! se les debería discriminar así..

la Co.

17 de enero de 2012

realmente esta gente quese cree de la alta alcurnia perece haber salido de una casa de locos. como es posible q

Rodolfo MOrales

17 de enero de 2012

Karen, es tan cierto lo que tu dices, sin embargo es la punta del Iceberg respecto de la realidad de los chilenos. Discriminamos de sur a norte y viceversa,ricos a pobre y viceversa y asi sucesivamente sin termino. Soy un tipo de 49 años, casado, 2 hijos y desde siempre he inculcado a mis hijos el valor de las personas por su esencia no por lo que tienen, por su color, su nacionalidad, etc. Mi suegro un hombre de campo muy sabio, un dia hace muchos años me dijo, Yerno las personas somos todas iguales, nacimos por donde mismo, nacimos desnudas, sin nada mas que nosotros mismos, todo lo que tengamos desde ese momento en adelanto es ganancia por lo que debemos cada dia mirar al infinito y dar gracias al Creador, no ir a la Iglesia y pegarnos en el pecho para despues salir de ella e insultar al primero que se te cruza, la vida es corta, haz el bien, aprende de cada persona que se te cruza en tuvida porque cada una de ellas es importantisima en el contexto universal. Estas sabias palabras dichas por mi suegro QEPD corroboraron lo que siempre pense, somos uno y debemos respetarnos, porque "la ganacia" tomando las palabras de mi suegro si es economica se puede perder, acabar, en cambio esa ganancia cuando es espiritual nunca se pierde y no muere contigo si eres sabio y la traspasa a tu hijos. Que pena por la pobre señora Perez que no tuvo un suegro y unos padres como los mios, que pena porque sus hijos es posible que actuen de su misma forma en el futuro y eso significa que nuestra Sociedad no crecera, no se perfeccionara sino se mantendra en ese profundo y oscuro abismo de creer que el dinero te hace mejor. Mis condolencias (metaforicamente hablando) al esposo y los familiares de la señora Perez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último