02 de 01 de 2012

La felicidad es un camino no un fin

Desfile MOR

Llegó un nuevo año y entre abrazos y besos, todos nos deseamos ser felices en el ciclo que acaba de comenzar. Y claro, la felicidad engloba todo lo bueno que soñamos y queremos lograr. Sin embargo, el camino a ella no es tan simple y, quizás, no se debe dejar al azar, sino que trabajar para lograr el ansiado estado de plenitud.

Hace un tiempo leí de una señora ya de avanzada edad, que con experiencia afirmó que la felicidad es un camino a seguir. Es decir, que no es un cúmulo de factores externos que dan como resultado la felicidad… porque eso es sólo temporal. ¿Cómo así? Eres feliz cuando te compras un par de zapatos nuevos, cuando lograste cambiar el auto o cuando te vas de viaje. Entonces, una vez que pase el éxtasis por la ‘cosa nueva’, necesitarás nuevamente de otro elemento para ser feliz. Y no es así, pues la felicidad debe venir desde tu interior… de una evolución interna.

Es importante entender, por lo tanto, que la felicidad no está en un lugar ni en un ‘algo’. Y para hallarla debes lograr una combinación muy especial de aspectos espirituales, emocionales e intelectuales.

En este sentido, es muy bueno dedicarse un tiempo de evaluación e introspección, sobre todo ahora que recién comenzamos el año. Ser honestas con nosotras mismas y analizar cómo vemos nuestras vidas, qué nos falta por crecer, que nos hace sentir contentos. Y, lo más importante, potenciar la actitud positiva que todos llevamos dentro. Eso, sin duda, nos ayudará a sentirnos siempre mejor.

Además, hay que ponerse como tarea y meta, el lograr ser coherentes con lo que decimos y hacemos, pues de esa forma nos sentiremos tranquilos con nuestro actuar. Aprende a decir que no, cuando de verdad no quieras algo. Y no te dejes llevar por lo que diga la masa. Haz lo que dicta tu corazón. Eso libera un montón.

Asimismo, encuentra la sintonía entre tú y tu energía. Aprende a disfrutar de lo simple, de lo básico, de lo que está al alcance. Trabaja por mantener relaciones sanas con tus pares e incluso con tu pareja. Logra tener mejor tolerancia con los niños y con aquello que te molesta. Y, como dato final, sonríe, sonríele al mundo, a la gente, al día  a día.

En conclusión, la felicidad no es la última estación del viaje, sino que todo el proceso de vivir la vida con todo lo que implica. Y, te aseguro, que mientras en ese viaje entregues amor a los demás, ese amor se derramará en tu vida haciéndote muy feliz.

3 comentarios

Andre

02 de enero de 2012

Muy bien dicho, algunos piensan que la felicidad pende de cosas materiales y se les olvida que va mucho más allá de eso. Es una búsqueda, un sentido de libertad que se manifiesta en la máxima expresión cuando entendemos lo esencial.

pau

02 de enero de 2012

me encantan estos artículos! siempre me motivan a vivir y aprender cada día más :) gracias!

Ma Eugenia

02 de enero de 2012

Un linda nota y muy reflexiva..una buena nota para empezar el año!! Empezar el año, con muchas ganas de sonreirle a la vida, a los hijos, a las parejas, a los amigos!! A la felicidad hay que cultivarla y tratar de que tu corazón este feliz para así darle riendas sueltas a la vida!!!!! es una tarea constante pero se puede, con la ayuda de las experiencias, del apoyo de las personas que te quieren y de tu amigos!! Muchos exitos Karen y que el 2012 nos deleites con tus profundas y verdaderas notas, con temas a que a veces no somos capaces de hablar o de comentar!! ... Cariñossss

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último