05 de 12 de 2011

¡Regálame una esposa!

Qué fácil es ser hombre y encumbrar una carrera con éxito, cuando a tu lado hay una esposa. Sí, aunque suene sexista, pucha que les hacemos la vida simple.
Tal cual. La esposa es todo en tu vida y se convierte en una gran ventaja. Ella es la mujer que compra, limpia, recoge a los niños en el colegio, en el jardín, revisa las tareas, hace las mochilas, prepara la cena deliciosa y hasta baña a los niños antes de dormir.

Alguien que va al supermercado, cose la ropa de los niños, se preocupa del lavado y el planchado, y de que todo esté impecable en el hogar. Alguien esencial que te cubre las espaldas para que puedas viajar por trabajo, ir a reuniones hasta tarde, trabajar en casa cuando te ves apremiado por los deberes y avanzas así por los escalones en tu proyección laboral.

Y no es mi idea cobrarle a los hombres nuestra gran carga de trabajo, sino que traspasarles el valor del gran alivio que les provocamos. Porque al menos en mi caso, adoro estar con mis hijos, pero… también adoro trabajar y crecer profesionalmente. Por eso algunas veces envidio a mi marido cuando debo dejar mi trabajo de lado y sin terminar, porque hay correr a buscar a los hijos al colegio… Mientras él termina su trabajo en paz y tranquilidad, antes de llegar a la casa lista, limpia, con comida y con los niños a minutos de dormir.

Pero ¡alto!, no quiero dejar mal parado a mi marido. Un hombre apoyador, que ayuda mucho en casa y que siempre intenta pasar tiempo de calidad con los niños… Pero que a veces envidio por poder trabajar tranquilo, sabiendo que su casa y sus niños están en buenas manos.

Y creo representar a muchas mujeres que en nuestro país se multiplican incansablemente todo el tiempo, quienes a veces, al menos una vez a la semana, gritamos en silencio ¡Yo también quiero a una esposa! O, mejor aún, un día de cambio de roles… ese sería un genial regalo de Navidad. Tomen nota… quizás hasta les aplaudan el gesto.

2 comentarios

kathy

05 de diciembre de 2011

No soy esposa aún, pero veo el ejemplo reflejado en mi madre...yo creo que si se llega a conversar el tema se puede lograr tener una esposa, porque el trabajo compartido es mejor..quizás se pueda lograr tener unos días en los cuales el hombre llegue mas temprano.. Pero concuerdo contigo sobre el tema que tratas, de que hay que darle mas valor a las esposas..=) saludos!

Ma Eugenia

05 de diciembre de 2011

Que buena nota!!! Karen me siento identificada...serìa espectacular cambiar de rol un dìa...y solamente enfocarme en mi trabajo o en mì!!! Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último