Es probable que esta información le importe a muy pocas personas, sobre todo si tenemos la amenaza de una crisis económica importante, con un terremoto más en el mundo, con el problema de la educación sin solución y muchas otras noticias que llenan páginas de diarios y horas de informativos. Pero a mi me llamó la atención, sentí pena y preocupación, porque este tipo de cosas pasan todos los días y a nadie le importa. Ayer se supo que el último rinoceronte de Java en Vietnam, fue asesinado a manos de cazadores furtivos que lo perseguían porque su cuerno es rico en queratina, elemento que se sabe, es ampliamente utilizado en cosmética. Según informes de organizaciones conservacionistas, en el mundo no quedan más de 50 ejemplares en el mundo y están, en su mayoría, en libertad, lo que los expone más aún.
Lo más terrible de este caso es que es la estupidez humana lo que permite que estos animales desaparezcan de la faz de la Tierra ya que en su mayoría son perseguidos porque, según creencias milenarias -ignorantes a estas alturas-, decretaron que partes de su cuerpo son afrodisíacas, como el cuerno en el caso de los rinocerontes. Incluso pueden llegar a pagar US$30.000 por uno.

Pero no solo este tipo de supuestos poderes hacen que se exterminen especies. También se matan animales buscando el elixir de la eterna juventud, piezas ornamentales y materia prima para joyas y adornos.

A veces, cuando leo noticias como esta, pienso que la raza humana es una vergüenza y que le haríamos un favor al Planeta si nos extinguiéramos.