24 de 10 de 2011

Quererse y buscar la paz

Durante años me boicotée tanto, que me volví ajena a mi propia persona, a mi propia esencia. Subí 34 kilos en 7 años y pasé de vestirme de acuerdo a mi edad, a tener que obligadamente comprarme ropa bajo el título de señora o, peor aún, en las tiendas especializadas para obesas. Me llegué a querer tan poco que mi autoestima quedó dañada de por vida y mi seguridad sufre vaivenes que nada bien le hacen a mi vida.

Todos querían hacerme entender que estaba muy gorda, como si no me hubiese dado cuenta! Pero nada resultaba. Comía sin parar… o hasta que mi estómago no pudiera más. Hasta que hace poco más de tres meses me hice un ByPass gástrico que cambió mi vida absolutamente. Desde aprender a mirarme de nuevo al espejo, hasta comenzar a recomponer mi corazón averiado.

He bajado 19 kilos, 5 tallas y he debido aprender a comer otra vez. Me hecho una fanática de la comida sana y detesto quedar con la panza pesada como quedaba antes, así que como con mucha cautela. Cada día me miro al espejo y veo cómo cambia mi cuerpo, y cómo cambia mi forma de enfrentarme al mundo. Hoy no me avergüenza sacarme fotos y no las elimino al verlas por primera vez, aunque aún falta mucho camino por recorrer. He debido abstraerme de los comentarios de sorpresa de mis amigos cuando me vuelven a ver y tomar las cosa con el peso que corresponde, pues temo ‘creerme’ flaca y volver a engordar.

Mis estados anímicos se han vuelto más estables y ya no me avergüenza salir a la calle. Antes lo evitaba a toda costa. Sin embargo, siento que hay un tema en el que aún debo trabajar. En recomponer el alma, mi seguridad, mi fortaleza. Hablando con una amiga convenimos que a veces una es la peor enemiga al llenarse de inseguridades y tomarse la vida tan a la personal. Porque al final una misma se daña, se regala dolor y te sientes menospreciada o agredida. “No hay mejor forma de protegerse que hacerse cariño, quererse y abrirse al mundo sin miedo, sin protecciones y dejando de leer donde no hay lecturas…”, me decía. Bájale entonces el volumen al ruido y súbeselo a la paz, sobre todo a fin de año, donde todo el mundo está agotado e hipersensible, llenos de problemas y estrés.

“Sumérjete en el amor de tu familia y el trabajo tómatelo como tal, profesional, siempre tratar de hacerlo mejor y sin esperar más a cambio…”, me recomendaba. Y siento que tiene razón. Para qué llenarnos de inseguridades, preguntas, expectativas –en todo orden de cosas-, si es mejor estar en armonía y equilibrio. Así que tómate tu tiempo para quererte, para fortalecer tu autoestima y para llenarte de amor. Estamos en tiempos en que es muy necesario eso… tener paz.

¡Búscala!

Ver foto

5 comentarios

ivaniia

03 de noviembre de 2011

jajja que contradictorio el mensaje que deja con la imagen que se muestra .

Karen

26 de octubre de 2011

Gracias por sus comentarios!!!! Vamos, que se puede lograr! Muchos cariños

Claudia

25 de octubre de 2011

Una vez lei que uno tiene que estar embarazado de si mismo cuidarse, amarse, respetarse y comer como si fueramos a tener un bebé. A mi me costo mucho quererme ya que estaba desilucionada de mi. Y al contrario de ti yo soy delgada pero es un tema de genetica y me queria poco, pensé que comiendo más chatara engordaria pero al contrario no tenia energia sufria ansiedad y no dormia bien; comenze a hacer yoga y poco a poco me fuí metiendo en mi alimentación ahora peso normal pero tengo más energia durmo mejor tengo más humor y claro busque a Dios aveces es bueno sacarse la mochila que traemos en la espalda. Saludos y cariños. Pd: deja de mirar el suelo cuando la gente mira el suelo va mirarndo sus propios problemas se mira a si mismo. Mira a lo alto a la cordillera, a los arboles. Al cielo y veras como se abre tu alma =)

Paola

24 de octubre de 2011

Me EN-CAN-TO! Me sentí como si estuviera leyendo mi cuaderno de momentos importantes. Estoy en plan de bajar de peso, estoy pasada en 10 K :/ pero TU me animas a ser fuerte y entiendo lo de las fotos, el autoestima y lo que cuesta ser fuerte. Lo unico que podria criticar, no es lo que escribiste, sino la foto :( el tipo de estereotipo de mujer flaaaquiiita...Gracias por compartir tu experiencia en lo que la mayoria de los seres buscamos... la paz.

Valentina

24 de octubre de 2011

Hermosa columna, es todo muy cierto. A veces somos nosotras mismas nuestras peores enemigas y no nos damos cuenta. Gracias por los consejos, son pequeños y simples, pero con un gran significado, que de seguro poniendolos en practica nos cambiaran la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último