19 de 09 de 2011

Amigas de grandes

Cuando se es chiquita, las amigas son para quererlas y odiarlas al mismo tiempo. Nos importa tanto lo que nos dicen, que una mala palabra de su parte nos arruina el día en un santiamén. Jugamos juntas, comemos juntas y hasta queremos dormir juntas. Pero al crecer, la amistad muta y nos volvemos extrañas y amigas al mismo tiempo. Cada una sigue su vida, arma su familia, su nuevo grupo de amigos y hasta desarrolla sus propios hobbies. Sin embargo, tiene la gracia que podemos dejar de verlas por largo tiempo y el reencuentro es siempre el mismo. Volvemos a ser las mismas chiquitas de siempre.

Tengo la suerte de tener una amiga ‘vigente’ desde 5to básico. Las hemos pasado todas juntas y ha sido muy lindo. Si bien hemos vivido tiempos alejadas como la de la Universidad, pudimos volver a reunirnos de grandes y ser espectadores desde el matrimonio, el embarazo y hasta las crisis de pareja y laborales de la otra. Nuestros maridos son amigos y nuestros hijos también. Una maravilla.

Sin embargo, pese a que han pasado 26 años, aún hay episodios en los que no somos capaces de decirnos las cosas en la cara o de no contarnos todo-todo.

El año pasado tuvimos la linda oportunidad de viajar juntas y solas. Nunca habíamos hablado tanto. Y pasamos de la risa a carcajadas a la pena más profunda en cosa de minutos. Fue casi terapéutico. Eso nos unió mucho más y consecuentemente, admito, me he convertido en una amiga celosa y absorbente. Pasan los días y si no la he visto, la extraño y hago pataletas si hay tiempo para otras y no para mí. Como una chiquita de colegio… Una pendejada, no? Sí y se lo confesé hace unos días junto a un café en medio de la vorágine laboral. Y nos tomamos de las manos, nos emocionamos y volvimos a reír juntas… Porque no nos avergonzamos de decir perdón o de admitir cuando nos equivocamos. ¿Cuántas amistades tenemos la suerte de tener en la vida?, ¿con cuántas amigas somos realmente NOSOTRAS?, ¿cuántas conocen nuestros verdaderos miedos y alegrías? Si tienes al menos una, como yo,  trabaja para conservarla y, de vez en cuando, dile, como yo, que la necesitas y la quieres con el corazón. Viva la amistad!

 

Ver foto

3 comentarios

kathy

19 de septiembre de 2011

yo ahora estoy en la etapa un poco lejana de la universidad...pero trato de, como tu dices, cuidar ésta amistad que tengo con ellas. porque ha sido tan fuerte que le tengo demasiado cariño....ya que con ellas soy completamente yo, ademas tenemos la confianza de decirnos las cosas buenas y malas....realmente las quiero y así como tu amistad, me gustaria que durara hasta siempre. saludos!

moni

19 de septiembre de 2011

perdon por la pesima redaccion

moni

19 de septiembre de 2011

igual mi opinion esta bastante lejos, por que soy chiquita todavia, pereo es la verdad, hay amistad que apesar del tiempo siguen estando intactas, los celos esa posecion me pasa de cierta forma, ya que a mi amiga la veo una vez al año nos conocemos desde 1ero basico y siempre a sido igual risas, y como lei una parte mejor amiga es la única persona con la q puedes ser tan estúpida al nivel que ni tú te entiendes ... eso si hay que cuidar a las amigas como estas y que dure hasta siempre :)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último