27 de 05 de 2011

No caigas en la rutina, aviva el fuego de tu matrimonio

Cada día se hace más complicado mantener un matrimonio en buenas condiciones y no verlo afectado por la rutina, el estrés individual o las peleas sin sentido. Y es que extender el “Sí, quiero” de por vida no es tarea fácil y, hay que recordar, que nadie dijo que lo fuera. Por eso, aquí te entregamos algunos consejos que te ayudarán a volver a encender la pasión de vivir juntos.
“Con mi marido tenemos muy claro que el matrimonio es un trabajo más, por el que hay que esforzarse, entregarse y que, por supuesto, te entrega muchísimas más satisfacciones que cualquier otra actividad. Por eso, a pesar de que los niños aún son chicos y necesitan de nuestra asistencia constante; nosotros intentamos hacernos un espacio para estar juntos y solos. En esos momentos, que incluso pueden ser sólo las noches del fin de semana, nos tomamos unos traguitos, encendemos velas, conversamos y nos regaloneamos muchísimo. Bueno, y una cosa lleva a la otra… Ahí volvemos a ser los mismos de antes”, cuenta Rosario de 35. Y es que la vorágine en la que cada individuo se ve sometido a diario, extenúa a cualquiera, obligando algunas veces a olvidar la esencia del matrimonio: el amor. Nos saludamos, comemos, tenemos conversaciones domésticas o laborales, cuidamos a los hijos y, cuando ya es tardísimo, nos vamos a dormir. Un “buenas noches” y caemos rendidas hasta el otro día, cuando se repite nuevamente la acción. Así, una vez que nos damos cuenta, ya es tarde y los problemas en la pareja son tantos que cuesta mucho solucionarlos. Por eso, si te encuentras en esta situación y sientes que tu matrimonio se ha visto descuidado por ambas partes; toma las riendas del asunto y haz algo al respecto.
1.- Recuerda los momentos que vivías con tu pareja durante el pololeo. Vuelve a sentir las cosquillitas en el estómago cuando lo veías, rozabas o besabas. Siente como ese fuego por el otro no se ha apagado.
2.- Siempre hemos escuchado que la comunicación es la base de toda relación, por eso, lo más adecuado es que te hagas un tiempo para hablar con tu pareja sobre lo que les está ocurriendo y lo que esperan a futuro de la relación. Una idea es hacer una agenda y fijar las salidas juntos. Respeten estas citas y traten siempre de encontrarle un sentido original a estas salidas. Y recuerda: a estas salidas van ustedes dos, nada de hijos.
3.- Reúnete con tu pareja y hagan una lista individual de diez cosas que se comprometerán a hacer para mantener vivo el amor y para regalonearse. Cada uno de estos puntos deben cumplirlos con esmero y atención.
4.- Desarrolla las demostraciones del afecto. Si tú lo abrazas más y besas más, seguro que él también lo hará. El afecto es un círculo vicioso que se nutre del otro, por lo que incluso es positivo si los niños presencian estas demostraciones.
5.- Usa la imaginación. Ser románticos también es decir “te amo” más a menudo, dejar notas de amor en el bolsillo de su traje o en el espejo del baño, prepararle un baño de espuma, tomar juntos un baño con la luz de las velas, sorprender con un desayuno en la cama, etcétera. Haz volar tu imaginación. De seguro te lo agradecerá.
6.- Habla de sexo. Pero sobre su sexo. Esta conversación puede ser muy estimulante pues ambos se conocerán un poco más y verán cómo han cambiado sus gustos en los últimos años. En estas charlas es importante aprender a escuchar al otro y evitar las críticas. Este tema siempre debe ser tratado con respeto.
Además, ¡sedúcelo!
Como toda relación, los elementos complementarios a los sentimientos y a la química corporal, siempre vienen bien. Este es el caso de la seducción. Y como no podemos incitarlo a él a que lo sea, sí podemos comenzar a seducirlo nosotras. Para ello, es indispensable que formes una colección de prendas íntimas que realcen tu atractivo y despierten el interés en tu pareja. Sin embargo, a la hora de elegir esta ropa es necesario tener en cuenta no sólo la moda, sino también tu cuerpo. Por ejemplo, a las rubias generalmente les sientan bien las prendas negras o azules. A las pelirrojas, les convienen el turquesa, los verdes y los colores pastel. Y las morenas pueden usar blanco, negro, o tonos como el rojo. En cuanto a los diseños, busca los que más te favorezcan, es decir, si no eres delgada como para usar tanga, busca mejor un bikini o unos tap pants (parecidos a un hot pant pero muchas veces hecho en encaje). Es cosa de probar.

1 comentarios

Lovesecrets

05 de julio de 2017

Muy buen post! Es super fundamental avivar la llama cuando ya se lleva un tiempo casado. Aparte de todo lo dicho también se puede probar a experimentar nuevas cosas para salir de la rutina con por ejemplo juguetes sexuales, así se anima también un poco la cosa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último