16 de 05 de 2011

Hazte cargo de tu vida

Marcela tiene 27 años y acaba de ser madre. En sus brazos se acurruca una beba de 6 meses preciosa en un chal rosa. De ese mismo color es el pañuelo que cubre su cabeza ya sin cabello. Y es que hace poco tiempo le diagnosticaron cáncer de mama, cuando fue al médico creyendo que sufría de una mastitis por la lactancia.
Cuando me lo contó hace semanas atrás me quedé helada. Joven, recién casada, con TODA una vida por delante y una pequeña hija recién nacida. Su mundo se le vino encima. Tanto, que me confesó lloró por días encerrada en el baño, mientras todos dormían en su casa.
A su lado, una mujer de 35 me enseña que no tiene pecho, que lo perdió también producto del cáncer de mama que hace poco tiempo le trata de condenar la vida. Ella, con hijos adolescentes, ni siquiera ha podido llorarlo pues intenta en todo minuto levantar los ánimos de su pareja y sus hijos. Hoy aprende a caminar erguida y no ocultar su condición… ni siquiera frente a su marido, a quien no dejó que la tocara por largo tiempo. Y recién ahora ha vuelto a poner espejos en su pieza. Se consideró un monstruo por harto rato.
Tengo un nudo en la garganta y no puedo creer lo que veo. Una mujer de 27 y una de 35 están aquí a mi lado luchando contra el cáncer en la Fundación Arturo López Pérez. Una mujer que bien podría ser yo o cualquiera de mis amigas. Y no logro entenderlo. Si siempre he leído en las revistas que después de los 35 es importante realizarse una mamografía anual, que recién en ese minuto el ginecólogo te sugiere hacerlo… Y yo me hice recién mi primera el año pasado… A mis 36.
Entonces no entiendo cómo funciona esto y me pongo a investigar atemorizada por poner en peligro mi vida o la de mis amigas. Y me entero que cada 8 horas 1 mujer muere por cáncer de mama. Wuau!!! Que actualmente el 95% de los casos detectados precozmente pueden salvarle la vida a una mujer. Que en Chile la mujer no tiene la conciencia de cuidar su cuerpo y que la gran mayoría opta por realizarse una mamografía a los ¡40 años! Y que es tan así el tema, que incluso no todas se realizan su PAP anual.
Y yo me pregunto cómo en un mundo tan globalizado como en el que vivimos, muchas mujeres opten por dejarle al destino sus vidas sin hacer nada al respecto. Que posterguen su salud. Que casi le regalen la vida al cáncer por simplemente NO PREVENIR. Y me enrabio con el
sistema de salud por no educar al respecto. Por no decirles a las mujeres que deben hacerse el examen desde los 30 años como en Estados Unidos y que DEBEN realizarse autopalpación cada mes sagradamente. Y que si bien es caro el examen, más caro es la vida de todas nosotras.
Yo no estoy dispuesta a dejarme estar. Y seré matea al respecto siempre. Mi cuerpo es mío y me hago cargo de él. Y tú, deberías hacer lo mismo. Visita a tu ginecólogo y pídele tu mamografía. Puedes salvar tu vida. Y dile a tus amigas. Prevenlas, oblígalas a tomar conciencia. Dejémonos de
tonteras, y hagámonos cargo de nuestro destino.

1 comentarios

Leslie

16 de mayo de 2011

Que terrible, es verdad. Mea culpa por no hacerme el autoexámen. Es que la sensación de que "eso no me pasará a mi" es tan traicionera!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último