04 de 05 de 2011

Cultura Eco: Alimentos transgénicos, la amenaza

Hace unos meses, el ministro de Agricultura, José Antonio Galilea, anunció que enviaría al Congreso un proyecto de ley que regule la producción de alimentos genéticamente modificados (AGM). Esta ley, promueve el cultivo y comercialización de nacional de vegetales que han sido tratados a partir de la ingeniería genética, con el fin de obtener (supuestamente) beneficios como mejor color, sabor y resistencia además de mayor volumen de producción. Según el secretario de Estado, no existen evidencias científicas acerca del daño que que reviste el consumo de este tipo de alimentos para la salud humana. Sin embargo, en Estados Unidos y otros países, existen estudios que demostraron que pueden causar daño severo a órganos como el hígado y pulmones, además de otros problemas severos y que justamente se contraponen a las supuestos beneficios. Claro, porque los que están a favor de modificar genéticamente lo alimentos aducen que esta tecnología podría terminar con el hambre del mundo, pero no es tan así, puesto que sus semillas, que son transportadas por el polen, el viento y algunos insectos, contaminan las cosechas próximas provocando de alguna manera el mismo proceso, pero sin control. Por otra parte, como este proceso es costoso, las cosechas están en manos de grandes empresas, lo que provoca tasas de desempleo enorme entre los agricultores perqueños.

El senador Alberto Espina (RN) dijo a radio BioBio hace un mes que este es un tema conversado y zanjado en la cámara alta, lo que es un mal augurio para los detratores de la ley, que no son pocos en Chile. María Isabel Manzur, bióloga de la Fundación Sociedades Sustentables, experta en organismos transgénicos y recursos genéticos, señaló a la radio de la Universidad de Chile que “(el proyecto de ley) es un error de parte del ministerio, debido a los impactos al medio ambiente y a la salud humana y animal. También hay un gran riesgo de contaminación genética en el medio ambiente lo que provoca una pérdida de variedades tradicionales que son transformadas en transgénicas por la contaminación silenciosa, imparable e indetectable”.

Estados Unidos es el mayor productor del mundo de productos transgénicos, con 64 millones de hectáreas sembaradas. En Sudámerica, encabezan la lista Brasil y Argentina con 21 millones de hectáreas, mientras que Chile cultiva poco más de 31 mil. Africa y Europa casi está libre por presiones de sus propios habitantes, además, en el Reino Unido aún existe mucho temor por la crisis sanitaria que vivieron hace pocos años a raiz del mal de las vacas locas.

Los grandes agricultores en nuestro país (que son los que en definitiva toman las decisiones) está de acuerdo con el proyecto de ley porque aumentarían el volumen y bajarían los costos de producción.
Parece que en Chile no aprendemos la lección siguen primando frases como “el mal menor” sobre “prevenir es mejor que curar”

1 comentarios

Jocelyn Castro

04 de mayo de 2011

El dinero es más importante

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último