30 de 03 de 2011

Cultura Eco: La sonrisa falsa del delfín

Max Hartman (@maxwho) me recomendó ver The Cove, un documental que denuncia la matanza indiscriminada de delfines en Japón, para, entre otras cosas, dar su carne como alimentación a los escolres, sin medir las consecuencias fatales que esto puede tener. Max me lo sugirió como tema para este post. Lo empecé a ver, pero tuve que parar. Quizás no sea ético escribir acerca de algo que no he visto, pero con lo que vi, me basta.
Estoy bien sensibilizada con el tema de Japón. El terremoto y posterior tsunami, además de la contaminación nuclear me ha afectado, a pesar de que siempre tuve mis reparos con ese país por la caza de ballenas y su actitud desafiante ante los acuerdos internacionales al respecto. Sin embargo, después de ver el trailer que me mandó Max y lo que alcancé a ver del documental, me hicieron sentir el más absoluto repudio, pero no hacia el país completo. En la cinta queda demostrado que, como casi siempre, es un grupo el que tomas las decisiones desafortunadas que favorecen a unos pocos, sin pensar en las nefastas consecuencias y ante la más absoluta ignorancia de la población.

The Cove no se trata sólo de la matanza salvaje y masiva de delfines en el pueblo de Taji, sino de cómo un sistema engaña e involucra a otras personas para conseguir sus objetivos. En este caso, los pescadores, convencidos de que los mamíferos son una plaga, no están dispuestos a dejar de cazarlos, aunque se les ofrezca el equivalente a sus ganacias por parar la cruel práctica. Demás está decir que los delfines no son una plaga. Pero ese no es todo el daño, porque su carne es dada a los escolares dentro del programa de alimentación está contaminada, o sea, los niños están expuestos a adquirir enfermedades graves o a morir. Por último, la población no tiene idea de lo que ocurre, de que sus hijos consumen carne de delfín y es más, no consideran que sean comestibles.
El documental es espeluznante y quizás muchos tampoco van a poder terminar de verlo. Pero por lo menos, vale la pena que se enteren de lo que ocurre y de las atrocidades que se cometen ¿en nombre de qué o de quién? Da lo mismo, nada lo vale.

The Cove ganó el Oscar como Mejor Documental el 2010 y un año antes, el público le otorgó un palmarés en el Festival Sundance. El inspirador de la cinta, Ric O’Barry -quien fue entrenador de delfines y partició en la serie de TV Flipper- está amenazado de muerte por la mafia. Después de muchos adiestrando a los mamíferos, paró cuando se dio cuenta de que los animales lo pasan pésimo en los shows, e incluso habla de “la sonrisa falsa del delfín”. O’Barry cuenta que es una especie tan inteligente, que son capaces de suicidarse, al dejar de respirar y que un delfín murió así en sus brazos.
Les dejo el trailer.

http://www.youtube.com/watch?v=51_7ceQqTTY&feature=rec-LGOUT-exp_fresh+div-1r-6-HM

4 comentarios

jenn

31 de marzo de 2011

gabriela muy cierto no quiero ver ese documental por que una de los animales que mas me gusta es el delfin y bueno si ellos son capaces de hacer esto la naturaleza cobro su parte aunque suene cruel decirlo

gabriela mercuri

31 de marzo de 2011

DIOS MIO, OJO POR OJO .... LA NATURALEZA YA SE ESTA VENGANDO POR CADA UNO DE ESOS SERES DE LUZ QUE MUERE SON CIENTOS DE NOSOTROS LOS QUE DEJAMOS DE EXISTIR. Y ELLOS COMO SI NADA ...

Micaela

30 de marzo de 2011

Yo si vi el documental completo, porque aunque me lo sufri, me sirvio para darme cuenta que aunque estemos en un mundo muy desarrollado, actividades y matanzas que parecen medievales siguen ocurriendo. El documental tambien muestra a uno de los que comenzo toda esta euforia por los delfines usandolos como imagen publicitaria y personajes de pelicula, que se arrepiente profundamente ya que vio a lo largo de su vida el sufrimiento que era para un delfin estar alejado de su habitat natural. Recomiendo ver esta pelicula, ojala entera porque crea una opinion y abre los ojos, y asi se ayuda a crear conciencia de lo que esta pasando ahora al otro lado del mundo y que debe ser erradicado de todo el planeta.

Natalia

30 de marzo de 2011

Yo también vi el documental, no completo al igual que tú, porque al menos para mí es muy crudo y causa un repudio total hacia ciertos seres "humanos", no hablamos de todo el Japón. Y hay que ser objetivos, no porque estén en crisis debemos tapar los errores de la nación nipona, una cosa es apoyarlos con el desastre natural y nuclear, y otra muy diferente es apoyar la matanza indiscriminada de especies marinas; porque es un tema MUY aparte. También se desconoce que los delfines no son las amigables criaturas marinas, como animales salvajes que son, también pueden ser letales si se los molesta, hay muchos centros acuáticos que ofrecen nadar con delfines, y cobran grandes sumas de dinero al año por esta acción. Hay muchos casos de ataques de delfines a personas, pero estas informaciones no son transmitidas con mayor importancia al público porque eso les arruinaría el negocio, se dice que el delfin puede ser visto como un cazador letal, así como lo es el tigre, entonces cuestionan... Si una ni loca entraría a una jaula con un tigre suelto, entonces por qué sí en una piscina con tres delfines? Sus dientes son filosos y en sus cabezas almacenan una gran fuerza la que con un sólo golpe es capaz de reventar un órgano humano en caso de ataque. Yo amo a los animales, incluído los delfines, pero muchos confunden el amor con el abuso. Ellos deben ser libres, no son payasos de circo, la forma de sus mandíbulas los han condenado, por eso es entendible que una de las ilusiones más crueles es la sonrisa del delfin. Respetemos a los animales, ya no los usemos como payasos para nuestra diversión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último