24 de 02 de 2011

D-Mode: Rania de Jordania, ícono de estilo y reina chic

Como salida de Las mil y una noches, apareció en la escena mundial para transformar el concepto de la mujer islámica. Una reina a mitad de camino entre la fantasía y la realidad, que encontró el equilibrio justo entre sencillez, elegancia y convicción .

Muchos dicen que destronó a Carolina de Mónaco, la princesa de la moda por excelencia. Otros ven en su postura destellos de la elegante Jackie Kennedy. Pero ella es sólo Rania, una reina de cuentos. Miembro del club de clientas de alta costura (300 elegidas entre 3.000 millones que habitan el mundo), sus vestidos suelen estar bordados con hilos de oro y piedras preciosas. Marcas como Ungaro, Dior o Armani tocan a su puerta para ofrecerle las nuevas colecciones y Louis Vuitton o Chanel, diseñan sus exclusivos modelos de carteras. Los más críticos la acusan de que su imagen glamorosa desentona en uno de los países más pobres de la Tierra y los más mordaces repiten que, desde que se lanzó a la vida publica, nunca repitió un traje. Sin embargo, ella parece estar más allá de comentarios indiscretos. Amante de las compras y el glamour, uno de sus hobbies es visitar New York y regresar cargada de bolsas Prada y Marc Jacobs, adicción que intenta enseñar desde muy temprano a su hija Salma quien para su primer cumpleaños, lució una tenida Gucci en miniatura. Pero no todo es banalidad. Contento puedo contar que existe otra Rania detrás de esa figura de ojos profundos y cuerpo de modelo. Una suerte de defensora occidental de los derechos femeninos que despierta los ánimos de la ortodoxa islámica y amenaza el orden social de Jordania. Es la soberana combativa, la mujer que desde su rebeldía defiende el uso optativo del velo.
Si hay algo que no figuraba entre las aspiraciones de Rania era ocupar el trono de Jordania, nacida en una familia acomodada de Kuwait cuyo destino cambió para siempre cuando en 1992 conoció al Rey Abdala, en una fiesta de la multinacional Apple. Hoy la palestina con título en administración de empresas divide su tiempo entre los deberes oficiales como reina Hachemita y las muchas fundaciones de ayuda benéfica en las que participa. Una realeza moderna que reniega de la vida plácida de palacio. Representante de la mujer musulmana moderna, sabe como combinar sus intereses políticos aún desde la estética. Es común verla en grandes eventos o presentaciones reales luciendo modelos de nuevos diseñadores jordanos, reafirmando firmemente la moda patria y dando a conocer la cultura de su país.

Tags: estilo, Moda

1 comentarios

Ale

25 de febrero de 2011

¡Qué regia ella! Igual me da un poco de nervios esto de las monarquías, sobre todo en países pobres que tributan para sus reyes y por contraparte, se mueren de hambre...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último