28 de 01 de 2011

Con otro en mi mente

Bárbara tiene casi 40 años. Lleva mucho tiempo casada y tiene tres hijos. Por las noches, a escondidas, sueña despierta con otro hombre que no es su marido. El suyo, trabaja todo el día y llega muy cansado, transformándose en papá inmediatamente.

Ella, hace lo de todas las mujeres, todo… Pero cuando el silencio y la noche se instalan en su hogar, Bárbara sueña con otro y lo siente,  la piel se le pone de gallina y las entrañas se le aprietan. Su mente corre rápido, tanto que no logra controlarla. Se sonroja, la cara le hierve por sólo pensar que él le besa el cuerpo entero y no la deja ni respirar. Ella, en su sueño, se siente sexy, atractiva, única. No es mamá, no es esposa, no es hija… es hembra, una mujer deseada y muy llamativa. Y de pronto a su lado, él se da vuelta en la cama, ya dormido, para susurrarle entre labios: ‘buenas noches’… Ella le responde, cierra los ojos, y se pregunta por qué está ahí y no hace realidad su fantasía ¡ya!

Bárbara está contenida, aunque la tentación está a la mano. El la conoce y ella a él. El sabe que si pone un poco de presión, ella cederá. Pero alarga el juego, le gusta verla nerviosa, jugando con fuego. Entonces la llama, le escribe, le coquetea… Y ella sabe que no debería… pero, ¿y si nadie se entera?

Tres días después, vuelve a sentir la necesidad de verlo, de lejos, de sentirse cortejada. Él, el tercero, le envía un mensaje, tratando de que muerda el anzuelo. Ella se muere de ganas, pero teme… Tiene miedo a cómo ella se involucrará. Lo de ella no es el touch and go, nunca lo hizo y no sabría cómo hacerlo. Por lo mismo, le aterra necesitar llamarlo al día siguiente o preguntarle por qué no supo más de su existencia. Pero quiere saltar al vacío y, por una vez, hacer lo indebido. Y ahí se queda, paralizada, limitando sus deseos sólo a la fantasía mental. Fantasía que ya se metió en los encuentros con su marido, porque cuando apaga la luz, por segundos, piensa cómo lo haría el otro en ese momento.

Con el pasar de los días, Bárbara decide guardar en una caja fuerte bajo siete llaves este deseo descontrolado y seguir con su vida. Así, todos los días, le da las buenas noches a su marido por inercia, se despide de sus hijos, y se pregunta: ¿dónde quedé yo como mujer?, ¿en qué momento me olvidé de mí?

10 comentarios

melinaba

03 de febrero de 2011

A mí me pasó, que me casé muy joven con mi esposo, a quien amo. Pero como hace mucho que no experimento mariposas en el estómago, en mi mente encuentro a aquel que me motiva y lo identifico con algun compañero de trabajo. La cosa nunca pasó a mayores porque jamas hice ninguna demostración, pero la adolescente que llevo adentro muchas veces imagino dialogos e historias con el"imaginario" y las concretó en vivo y en directo con mi esposo, ja!

Mariela

01 de febrero de 2011

Me da terror pensar que un día me puede pasar a mi... que se puede hacer para que eso no suceda? cual es la clave de mantenernos siempre vivas y queridas!

jenn

30 de enero de 2011

que buen relato a mi me paso algo asi nada mas que con un hombre que estuve 6 años y soñaba con otro hasta que un dia dije adios y me encontraran locas pero el hombre de mis sueños si existe aunque lejos de santiago pero se que esta alli y que mantenemos el contacto

francisca

30 de enero de 2011

bueno es dificil tener un hombre al lado y pensar en otro..creo que eso lo he vivido...pero si solo esta en la mente no hay que preocuparse mucho porque solo quedo ahi...lo complicado es si ese hombre de la mente se conviert en realidad.las cosas se vuelven mucho mas duficiles de controlar...... solo hay que pensar en el presente con el hombre que se esta ahora y ver si las cosas se pueden arreglar de no ser asi es porq todo esta perdido y si el hombre de la mente es alguien muy cercano.....bueno eso se vera con el tiempo porque es algo muy complicado

Casquivana

29 de enero de 2011

El miedo lo entiendo, porque no es fácil aceptar las consecuencias, pero porque no tratar de convertir la relación con su marido en eso que ella imagina con el otro ho bre? Y si eso no funciona, entonces qué está haciendo con él? Se puede ser madre, esposa, nana, empleada, amante y MUJER pero uno tiene que aceptar las consecuencias.

Pansy Iero

28 de enero de 2011

Es algo parecido, con mi novio...solo que lo tengo de novio porque aun no encuentro a ese Chico perfecto :3 Y estoy igual que la chica en la Foto toco guitarra, peliculas, series, musica y duermo todo el dia O_____o

francisca

28 de enero de 2011

a mi me pasó que encontré justo al que tenía en mente......jajajaja...

Maca

28 de enero de 2011

La rutina mata todas las pasiones...el encantamiento se va, miramos lo peor del que tenemos al lado, siempre buscando al príncipe azul, que nunca llega, porque sólo vive en nuestras mentes!!! ¿SERÁ NORMAL?

Tweets that mention Para Ti > Con otro en mi mente -- Topsy.com

28 de enero de 2011

[...] This post was mentioned on Twitter by Patricio Dooner S., Taconeras. Taconeras said: "Con otro en mi mente", es la nueva historia en la que Bárbara se cuestiona el momento que vive post by @KarenUribarri http://bit.ly/gpjHzZ [...]

Mariposa

28 de enero de 2011

Me siento muy identificada.......aunque no soy madre, soy dueña de casa, profesional, nana, mujer, amante....todo!!!!!! y mi pareja actúa igual......todo mal.....y también tengo "otro hombre en mi mente".....siempre las cosas llegan donde mismo?????

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último