07 de 01 de 2011

Amor a prueba de todo

Estoy en la playa, arrojada sobre la arena mirando a decenas de familias que disfrutan de sus vacaciones de verano. Pero no puedo dejar de observar a una en especial. Ella, una mujer normal de unos 45 años, bien cuidada, toma sol en bikini. A su lado, su marido, un hombre de unos 50, guapo, con facha de deportista, hace lo mismo pero desde una silla de ruedas reclinable y con un cuello ortopédico que parece sostener su cabeza. Ella, lo mira, sonríe y pone su mano sobre la pierna de su compañero para acariciarlo por largo rato. Atrás juegan sus hijos, tres chicos de entre 15 y 20 años.

Es hora de almorzar y ella, guapa, les pide a los mozos del Chiringuito (sí, un restorán sobre la playa) el plato favorito de su marido y se lo da ella misma… En la boca. Él la mira fascinado y mientras saborea su ceviche en plena playa y frente al mar, le sonríe a su amada y ella le coquetea contorneándose. Al terminar, le limpia la boca y se besan. Lo pone nuevamente al sol, y ella se va a bañar al mar ante los atentos ojos de su hombre…
Y yo, a metros de distancia me emociono… Mi marido impresionado por la situación me dice que si él estuviera en los zapatos de ese hombre, me pediría que siguiera con mi vida. Yo, en cambio, adicta al amor, no puedo creer que me diga eso. No es acaso éste el mayor ejemplo del juramento de matrimonio: “Hasta que la muerte nos separe”?
Creo firmemente en el amor infinito y superpoderoso. Aquel capaz de sobrevivir a las más duras crisis, a los problemas económicos, a la enfermedad y a la debilidad. Y cuando veo casos como éste es que remarco mi convicción de que sin duda alguna, en alguna parte y en algún minuto, cada uno tendrá la satisfacción de encontrar un amor tan grande que sea capaz de estar contigo en las buenas, pero sobre todo, en cada una de las malas.
En estos tiempos en que por primera vez la cantidad de divorcios supera la de matrimonios, cuesta pensar que existan reales relaciones de estas características. Y hoy se ven muchas más parejas que sólo logran convivir sanamente en condiciones ideales… Pero al más mínimo desajuste de ellas, desarrollan crisis que son incapaces de sobrellevar.
Somos parte de una generación que se frustra con facilidad, que no sabe discutir pero sí pelear, y que rara vez logra consensos en pareja…
Por eso, cabe preguntarse, cuántos mujeres u hombres están dispuestos a seguir con sus parejas pese a accidentes como el del matrimonio inicial? Y cuántas serían capaces de mantener el romance en esas condiciones?
Da para reflexionar…

6 comentarios

Twitter Trackbacks for Para Ti > Amor a prueba de todo [taconeras.net] on Topsy.com

09 de enero de 2011

[...] Para Ti > Amor a prueba de todo parati.taconeras.net/2011/01/07/amor-a-prueba-de-todo/ – view page – cached Estoy en la playa, arrojada sobre la arena mirando a decenas de familias que disfrutan de sus vacaciones de verano. Pero no puedo dejar de observar a una en especial. Ella, una mujer normal de unos 45 años, bien cuidada, toma sol en bikini. A su lado, su marido, un hombre de unos 50, guapo, con facha de deportista, hace lo mismo pero desde una silla de ruedas reclinable y con un cuello... Read moreEstoy en la playa, arrojada sobre la arena mirando a decenas de familias que disfrutan de sus vacaciones de verano. Pero no puedo dejar de observar a una en especial. Ella, una mujer normal de unos 45 años, bien cuidada, toma sol en bikini. A su lado, su marido, un hombre de unos 50, guapo, con facha de deportista, hace lo mismo pero desde una silla de ruedas reclinable y con un cuello ortopédico que parece sostener su cabeza. Ella, lo mira, sonríe y pone su mano sobre la pierna de su compañero para acariciarlo por largo rato. Atrás juegan sus hijos, tres chicos de entre 15 y 20 años. View page [...]

Karen

09 de enero de 2011

Querida Ikita, qué linda confesión!! Claro que encontraste el amor!! Cuando leos sus post me doy cuenta que aunque suene muy rosa, todas seguimos creyendo en el amor de verdad y a toda prueba. Y tal como dice Ale, parece ser que es parte de nuestra naturaleza... con excepciones, claro está. Un beso a todas!!!

Pam

08 de enero de 2011

Todos creemos en algún momento en el amor " contigo pan y cebolla", pero cuando hemos vivido una gran desilusión amorosa nos cuesta recuperar el creer y confiar en el otro, sin dudas eso nos hace cuestionar si creemos en el amor y estamos dispuestos a darlo todo. Yo estuve profundamente enamorada una vez, para mi el era el hombre de mi vida, con el que quería tener hijos, proyectarnos como familia, crecer juntos.....y siempre estuve con él, lo acompañé en su carrera y di todo y estaba dispuesta a más, pero cuando todo se termino, dude, me cuestione, odie al amor. Hoy ya después de dos años que me costó mucho levantarme , me doy cuenta que el amor si existe y a pesar que no tengo a nadie a mi lado, se que existen hombres y mujeres que tiene la misma idea que yo, de encontrar a ese alguien especial que te acompañara hasta envejecer.... claro el problema esta en encontrarlo, en coincidir y no tomar nuevamente decisiones erradas como las de antaño.

Nicole

07 de enero de 2011

quede impresionada con la historia, debemos reconocer que es verdad que al menor problema, la mayoria no somos capaces de resolverlo, encuentro increible la historia, yo pienso que haria lo mismo si me tocara una situacion similar, si estoy con una persona que amo estaria con ella a pesar de todo, y espero que el tambien hacia mi.

Ale

07 de enero de 2011

Las mujeres estamos dispuestas a ese "sacrifricio", en cambio, los hombres no. No es que sean malos y nosotras unas santas. Así somos no más! Y sí, hay excepciones, pero la realidad es esa.

Ykita

07 de enero de 2011

Hola Karen, valga que si me imagino esa situación y creo que la mayoría de mujeres en el fondo guardamos esa idea.. de encontar al hombre que nos amará por siempre y para siempre, y que nosotras daríamos todo por el. de hecho cuando ves esas parejas te hace pensar si tu compañero haría lo mismo por ti... o te dejaría.. hay tantas cosas hoy en dia, pero me gustaría compartir algo muy mio. Durante varios años me mantuve flaca y muy arregladita, siempre estuve con chicos guapos y muy divertidos, que me querian y la pasaba bien. Sin emabargo añoraba el verdadero amor, el que me quiera flaca o gorda, maquillada o sin maquillaje, con trabajo o sin trabajo, y gracias a Dios conocí esa persona, subí cerca de 30 kilos y aún asi el me ama, sin maquillaje y con un sobre peso fatal... me regresó la alegria y me da una paz unica... encontre mi verdadero amor.. y si sueño con estar hasta de 70años y llena de canas con él a mi lado...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último