11 de 11 de 2010

Sexualidad: una construcción personal

Los vínculos son frágiles. Son raros. Las relaciones humanas son las relaciones más extrañas y diferentes entre sí. A pesar de escuchar un sin fin de historias, contextos, conflictos, fantasías, nunca hay una igual a la otra.

A veces nos cuesta entender que una persona, es una historia. Una historia donde existen millones de factores involucrados en un sólo recorrido que le entregan a ese sujeto la cualidad de ser único. ¿Qué factores? Todo lo que sucede desde el embarazo de nuestras madres, hasta lo que somos hoy. Claramente dentro de una cultura y una sociedad que a pesar de ser compartida por muchos, nos identifica, reprime y potencia a cada uno, desde lo que por nuestra historia nos “hace sentido”.

Por todo lo anterior, tenemos formas absolutamente diferentes de relacionarnos con otros, donde la forma de amar, expresar, pensar, sentir y hasta abrazar es completamente diferente a quien tenemos a nuestro lado. A fin y al cabo, uno ama de la forma en que le enseñaron a amar…y uno se relaciona desde como recibieron nuestros acercamientos en un primer momento y como eso, nos hizo sentir de vuelta.

¿Qué es entonces ser pareja? ¿Qué ser amantes? ¿Qué es sexualidad? ¿Qué es sexo? ¿Si cada persona es la edificación de una historia, desde lo cultural, lo relacional, lo psicológico y lo biológico, cómo logramos construir una historia de a dos?

Cada uno de nosotros es un constructor activo de su realidad, donde podríamos entender la sexualidad como algo que involucra muchísimos factores más que un mero acto “coital” en donde prima una mezcla de sudor, fluidos y saliva. Quizá eso, es sexo. ¿Pero que queda fuero del sexo? ¿Qué más existe aparte de esa excitante mezcla de químicos? La sexualidad. Aquí, el sexo sólo cubre un porcentaje de esta obra gigante que involucra un sin fin de factores y significados que le dan forma a un acto sexual. Esos significados son los que nos traen problemas en la cama, esos son lo que nos llevan a discrepancias a la hora de compartir espacios de intimidad con un otro. ¿Por qué? Porque cada uno ha significado cosas, desde su propia historia. Lo que para una persona significa un orgasmo, no necesariamente le significa lo mismo a su pareja. Lo que significa sexo para ti, puede no significar lo mismo para mí. Lo que debería hacerse en el “postsexo” (luego del acto sexual) según tu, podría no ser lo que espero yo.

¿Por qué es importante darle una vuelta a esto? Porque si tenemos claro que pertenecemos a mundos distintos, que aprendimos a expresar de diferentes maneras, que la forma de construir intimidad es absolutamente discrepante entre ambos, pero por alguna razón, nos topamos en la cama, no tenemos cómo saber que esperas de mi, que pienso yo de ti, cómo me gusta que me toquen y que necesitas para excitarte. Eso se construye, tú y yo, somos diferentes historias.

Ayer cerré la última sesión del primer ciclo de Taller de Sexualidad para Mujeres que realizamos juntos a otros colegas, y en este proceso, donde la conversación entre mujeres fue maravillosa, nos percatamos de cómo la sociedad muchas veces es la que construye nuestros significados en la sexualidad. La que nos dice qué cosas están permitidas y cuales no, que “se debe” hacer y que no, “cuanto” hay que durar, “cuanto” puedes gritar en tu orgasmo, “cuantas” veces hay que hacerlo para ser “normales”, “cuanto” deseo hay que sentir, que el sexo sin amor es malo, que el tamaño es importante, que “hay” que irse juntos, en fin, un sin número de significados que entorpecen nuestro placer ya que NO ES NUESTRO. Las invito entonces a construir sus propios significados, donde la satisfacción te haga sentido a ti, y cuando ya lo tengas claro, sepas cómo compartirlo con tu otro. Tener la posibilidad de construir nuestra sexualidad, desde las vivencias, sensaciones y sentidos, nos entrega la posibilidad de darnos cuenta de qué nos gusta y qué no, que queremos y que no, que repetiremos y que obviaremos para siempre. Y esto, es tarea de cada uno. ¡Suerte en tu camino!

8 comentarios

Ursula Eitel

12 de noviembre de 2010

Nere, que orgullo trabajar contigo, creo que tu columna explica muchos temas reprimidos y da esperanza, abre las puertas a lo que UNO junto a su pareja quiere hacer y sentir sin limitaciones previas al acto. Por ello es muy relevante dejar las ideas impuestas a un lado y dejarse llevar.......todas las veces que se quiera y como se quiera!!!

Nerea de Ugarte

12 de noviembre de 2010

Nere, que orgullo trabajar contigo, creo que tu columna explica muchos temas reprimidos y da esperanza, abre las puertas a lo que UNO junto a su pareja quiere hacer y sentir sin limitaciones previas al acto. Por ello es muy relevante dejar las ideas impuestas a un lado y dejarse llevar.......todas las veces que se quiera y como se quiera!!!

Reloaded

12 de noviembre de 2010

Que excelente columna! La verdad hoy en dia aunque muchos no lo crean existen muchos tabúes aun con respecto a éste tema, yo tengo amigas que aún tienen relaciones con la luz apagada, imaginense, increible no? por lo que claro todo creo yo debiese ser mucho más natural y darse mas fluido en este ambito, como dices tu es una gran tarea de conocernos sobretodo nosotras mismas, disfrutar del placer que nos provoca un encuentro sexual y matar todos esos pensamientos que nos bloquean de alguna u otra forma.

franchesca

12 de noviembre de 2010

put...que me gustan tus post. Y tu aplicas todas las cosas que hablas?...

carla

11 de noviembre de 2010

muy buenaaaaaaaaaaa, me encantó.

garbiñe

11 de noviembre de 2010

me encanto lo que escribiste nerea porque la verdad es en que en nuestra vida cotidiana incluido todo lo relacionado tb.sobre nuestra vida sexual, en general nos dejamos llevar por lo que nuestra sociedad dice o hace o opina y no nos preucamos de nuestra propia sexualidad, osea la mia y la de mi pareja y eso es lo que sirve ,porque cada pareja es un mundo aparte donde cada una (pareja) pone sus reglas, sus gustos sus intereses,sus deseos su todo , y eso es lo que importa,pienso que una gran parte de la cantidad de separaciones matrimoniales que hay hoy en dia es por eso, osea por no tener definidas como parejasus PROPIAS normas, y lo puedo decir con mucha seguridad ya que llevo 28 maravillosos años casada.Gracias por tus columnas por la claridad como las enfocas y ´porque nos haces reflexionar sobre temas tan simples e importantes que rigen nuestras vidas.

Poli

11 de noviembre de 2010

Hola Nerea: Desde que Dan me conto de tu columna y la público en mi face, las sigo y espero... Escribes todo lo que en algún momento uno piensa o necesita escuchar. Me encanto el tema y como lo explicas.... tarea para la casa de aprender a construirnos y asi compartir plenamente con el otro... Felicidades Muchos cariños de Concepción = )

Maritza

11 de noviembre de 2010

Me encanta como escribes, es tan verdad lo que dices y algunas mujeres nos cuesta tanto entender y asumir nuestros propios significados, sentirnos plenas para luego compartir con el otro y llegar aun complemento de satisfacción, mutua...... me encanto, te felicito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último