15 de 10 de 2010

Sexo Sentido

*Por Karen Uribarri, mención honrosa del Concurso Blogueras 2010.

Aún estoy choqueada. La Maite, mi amiga hace más de 15 años, se separa por culpa del sexo. O al menos eso creemos nosotras. Parió hace casi un año y desde ese día quiso volver a tener relaciones. No, ella optó por hacerle caso a sus hormonas y cerró las piernas con la mera excusa del cansancio y la maternidad. Y no la culpo. A mi me pasó algo parecido…  por menos tiempo, claro.

Retomar la intimidad en la pareja después de tener un hijo es complicadísimo. Te acuestas y te levantas con sueño, estás estresada, te molesta cómo quedó tu cuerpo después del embarazo y no quieres encender la luz por un buen tiempo. Y él, que ya esperó la famosa cuarentena, no quiere tener más paciencia y te apuntala cada vez que puede sin calma ni encanto. Claro, porque si hay algo que nosotras no podemos hacer es tener sexo peleadas… aunque declaro haberlo tenido un par de veces bien enrrabiada y lo pasé increíble… pero no me quitó el enojo.
Sin embargo la Maite no es la única. Carola se enfaja a diario y a escondidas para que su marido no la vea. Y no prende la luz ni se monta sobre su hombre, por miedo a que él le roce siquiera el rollo que le dejó su segunda hija. Tampoco quiere que le sostengan los pechos, que ella asegura dejaron de mirar el cielo hace rato. Menos mal su hombre sigue teniendo paciencia, porque al final el de la Maite agarró sus cosas y se mandó a cambiar… con otra.

Investigando para poder consolarla, me enteré que el 85 por ciento de mujeres que creen que su pareja la engaña, están en lo correcto. ¡85 or ciento! Entonces, o tenemos un tercer ojo o somos muy confiadas, que nos engañan con tal descaro.
Yo le digo a mi amiga, si él se fue porque tú no querías tener sexo, cabe preguntarle, ¿qué hizo él para que ella cambiara de idea? Porque aquí no basta con pedirlo, insinuarlo o apuntarlo. Aquí se exige afecto, delicadeza y sobre todo, que a una la traten como reina. Porque lo que buscan vale oro, y aunque nos guste hasta los gritos, no se regala ni se compra… ¡Se logra!

10 comentarios

webcam sexo

11 de enero de 2012

que porcentaje mas elevado yo creia que era menos lo tendre en cuenta para controlar a mi marido

chica-sexy

12 de enero de 2011

buena historia sigue asi saludos

kari

10 de diciembre de 2010

buenisima historia :) karen

Ale

16 de octubre de 2010

Pucha, de verdad, no creo que un hombre deje a su mujer por un par de meses sin sexo. Menos si se va con otra. A veces las mujeres somos bien tontorronas porque nos da por pensar por ellos, en circunstancias que las mecánicas de hombres y mujeres son muy, pero muy diferentes. Enfajarse, apagar la luz, esconderse... Todo por nada! Porque lo más probable es que si un hombre lo ha pasado bien con su mujer, aunque aparezcan unos cuantos kilos de más y un par de molestos rollos, además de no darse cuenta, lo va a seguir pasando bien. Lo más fácil -y es una constante en la mayoría de la mujeres- es vitimizarse, en vez de revertir los problemas de pareja.

Ma Eugenia

16 de octubre de 2010

Felicitaciones Karen!!! Hay mucha verdad en lo que le pasó a Maite.. uno empieza a distanciarse.. pero está en uno tambien tratar de manejar las hormonas y todo los que nos sucede con la venida de un hijo.. todos los rollos..y dejar fluir el romanticismo ... y no dejar que todo esto perjudique la pareja!!!! Es dificil pero hay que tratar!! Saludos Ma Eugenia

Ceci

16 de octubre de 2010

qué buena columna! y tan cierta...

cata

15 de octubre de 2010

que pena por la maite... pero asi como es verdad que es MUY importante que nos hagan sentir como diosas en la cama la cosa va por nuestras mentes tambien po! las minas pecamos de autoexigentes y eso es una enfermedad que nos afecta a todas! entonces mejor manejar esos defectos con sensualidad y pensar que igual son producto de parir a una personita que es el signo de maximo amor q nios entregara la vida! asique filo chiquillas! yo cuando veo la guatita que le quedo a mi mama por el embarazo creo es lo mas lindo que hay, es un sacrificio mas de todos los que ella a hecho por mi... asique animo a las mamitas, disfruten su cuerpo ,arreglense y sientase lindas!!! me inspire y que! besos:*

cata

15 de octubre de 2010

que pena por la maite... pero asi como es verdad que es MUY importante que nos hagan sentir como diosas en la cama la cosa va por nuestras mentes tambien po! las minas pecamos de autoexigentes y eso es una enfermedad que nos afecta a todas! entonces mejor manejar esos defectos con sensualidad y pensar que igual son producto de parir a una personita que es el signo de maximo amor q

Pilar

15 de octubre de 2010

Muy bien dicho, Karen!!! Felicitaciones por la columna!

Chicas

15 de octubre de 2010

Aun no he tenido hijos, y la verdad es que aun no tengo ni pareja estable. Sin embargo me entristece enormemente la historia de Maite. Una se imagina en su lugar y pide paciencia y comprensión. Y si lo miro desde el punto de vista del hombre.... no se. Tal vez las mujeres seamos culpables de exceso de compromiso. Tal vez nuestro sistema hormonal funcione de forma distinta y en algunas circunstancias seamos incompatibles. Tal vez haya muchas mas cosas que decir, pero no merece la pena. Porque los hombres son de otra manera. Y el sexo para ellos es casi imprescindible, ya sea con su esposa o con la de otro. Así que un beso para Maite y que el futuro la trate mejor. Lulu

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último