12 de 10 de 2010

“Yo, Tú y Nosotros”


El presente fin de semana me tocó asistir a un matrimonio familiar. Estuvo bastante emocionante. Entraba con un bonito vestido blanco la prima con la crecí toda mi vida, de la mano de su padre y con una cara de felicidad que en todos estos años, no le había conocido. La ceremonia fue agradable, la misa corta, sin embargo siempre encuentro algún detalle del discurso “iglesístico”, que me perturba y me deja pensando; “Bueno, de hoy en adelante se comprometen en matrimonio, para vivir el uno para el otro. El club de Toby ya quedó atrás, los amigotes pasaron a la historia, ahora vives para ella. Y para ti lo mismo, club de Lulú hoy, será reemplazada por tu marido, por el quién vivirás, el resto de tu vida”.

De la boca del formador en mi especialización, con quien hoy trabajo, el Dr. Christian Thomas, salió una frase que constantemente uso en mi quehacer terapéutico: “Las relaciones de pareja son como una mesa de dos patas, siempre se necesita una tercera para establecer el equilibrio”. ¿Qué quiere decir este enunciado? Que una relación entre dos personas es bastante complicada, por lo que siempre hay que buscar un tercero, que logre entregarle al sistema, una estabilidad. Ojo, no piensen a éste  como un/a amante (a menos que efectivamente a algunos, les entregue equilibrio), sino como cualquier objeto, amigo/a, instancia, actividad, entretención, deporte, etc., que le permita a cada miembro de la pareja, tener su propio espacio, su tercero personal.
Es así, que generalmente en terapia de pareja, y más precisamente, en terapia sexual, uno  busca estrategias que permitan ir estableciendo distancia entre los miembros de la relación, con el fin de permitirle a cada uno encontrar lo que les guste, hacerse cargo de sus intereses, no renunciar a sus pasiones, y mediante todo esto, equilibrar la dupla.

Constantemente conversamos entre colegas el presente tema, y es sorprendente conocer parejas, que viven fusionados como “estampilla al sobre”. Donde él no puede ni jugar un partido de fútbol, y ella con suerte conversa una vez al mes con la mejor amiga por teléfono. Uno interviene y les pregunta que hacen por separado; apenas, ir al baño. Por lo mismo se puede observar que en estos casos, los trastornos del deseo son frecuentes, ya que no existe ni siquiera un centímetro para instaurarlo.

Observo actualmente también, un gran porcentaje de parejas que apuntan a todo lo contrario. Hay un “yo” y un “tú” bastante marcado en la pareja, pero el espacio entre ambos es tan extenso, que ya no existe un “nosotros”. O sea, hay millones de terceros dando vuelta, y las instancias de cercanía son tan escasas, que se va perdiendo eso que hace tan particular a las relaciones de pareja; “la complicidad”.

¿Cómo se logra entonces un equilibrio? ¿Cómo saber cuanto tiempo dedicarle a mi pareja y cuanto dedicarle a mi trabajo, amigos, yoga y eventualmente hijos? ¿Cómo saber cual medida es la necesaria?

Esta vez, les dejo la respuesta ustedes, no hay teoría que pueda responderla, simplemente se puede establecer que cada pareja maneja su propia agenda, en la cual debe estar siempre: un “yo”, un “tú” y un “nosotros”.

*Nerea de Ugarte López es Psicóloga con Magíster en Psicología Clínica y especialidad en Sexualidad Humana. Pertenece al Equipo Terapéutico del Centro de Estudios de la Sexualidad de Chile y es Psicóloga del Equipo de trabajo de la Fundación Chile Unido. (nereadeugarte@gmail.com)

16 comentarios

Lalit

27 de enero de 2014

Fantastic goods from you, man. I've understand your stuff prviuoes to and you are just extremely fantastic. I actually like what you have acquired here, certainly like what you're stating and the way in which you say it.You make it entertaining and you still care for tokeep it sensible. I can not wait to read much more from you.This is really a wonderful website.

luis alvarez

18 de agosto de 2011

me parecio muy bueno tu conentario; bastante simple de comprender, directo, con ejemplos cercanos. sin embargo me gustaría agregar algo,creo que aun así las parejas que viven como estampillas y asi se complementan bien ambas (el caso mas cercano es el de mis padres: vivien juntos, trabajan juntos, y se ven todos los dias a todas horas, llevan mas de 30 años juntos), esa simbiosis que se crea en la pareja si ambos estan felices, por otro lado, tengo unos amigos cercanos que son bastante liberal en su relacion, con espacios bien delimitados, ambos bastante trabajolicos, y tb se llevan de maravilla.... al final uno debe hacer la receta con la otra persona, no hay algo general, sino que infinitas soluciones...

Maritza

11 de noviembre de 2010

Nere, Tu comentario me refleja, llevo 23 años de matrimonio y hace unos diez, que aprendí que es tan importante y te hace sentir tan bien el yo, tu y nosotros y que el hecho de tener tu espacio con tus amigos, tus hobbies yderepente tu soledad es tan necesario y no te hace ser mala esposa, ni mala madre al contrario. Te permite ir mejor y feliz por la vida. Feliciades eres seca en tus temas, un beso.

garbiñe

19 de octubre de 2010

me parece perfecta la frase el "TU el "YO y el NOSOTROS" la verdad es que es una buena formula de tener un equilibrio en tu vida de pareja ademas creo que es necesario el espacio bien llevado de cada uno , porque te da una instancia de buena libertad de temas con los cuals puedes posteriormente compartir con tu pareja. y te da la instancia de ser tu sola y compartir con tus pares ideas tonteras y opiniones en comun.Me parece muy correcta tu columna. felicidades.

xabier

19 de octubre de 2010

Nerea, mi experiencia con 29 años de matrimonio confirma exactamente tu comentario, yo hace 10 años mas o menos recien me incorporea un club te toby del gym, no sabes lo bien que hace tener su metro cuadrado propio y algunas veces (las menos) lo compartimos con las mujeres, nunca en este toby hemos hecho nada reprochable, nunca nos hemos portado mal, nos juntamos por lo menos dos veces al mes a un asadito y a veces nos arrancamos por el fin de semana, nunca pense que recibiria tanto apoyo de mi señora para seguir participando con mis trece amigos (uno ya no está,pero igual nos acompaña). Nuevamente te felicito, otra gran columna Besos

Sofia Cons

19 de octubre de 2010

Me encanto la columna! yo pienso que el equilibrio se logra con el respeto y la confianza de uno hacia el otro. El respeto de que cada uno tiene un gusto en particular hacia algunas cosas y la confianza de no estar pensando que "de la muerte y de las guampas nadie se salva". Me parece que son muy pocos los afortunados de encontrar a su alma gemela, que la persona con la que estes tenga tus mismos gustos ya casi es cosa de peliculas. No hay que dejar de lado las amistades, ni las pasiones, los partidos de futbol, cenar simplemente con los amigos, una telenovela o tu familia por la relacion la vida no es solo tu marido/mujer. Aparte pienso que el equilibrio esta en eso, en saber compartir sus sentimientos, emociones, momentos, diverciones y escuchar a la otra persona. Darle su espacio siempre pero sin dejar de lado.. soy tu mujer/marido tu compañera/o HABLEMOS! La tercera pata para mi es la comunicacion.

kath

18 de octubre de 2010

te escuché y vi en internet en la radio agricultra la semana pasada. me encanta como piensas, y regia, deberías tener un programa en la tele.

Fran Milos

15 de octubre de 2010

Que buen texto Nere, importante a tener en cuenta el tema del tercero personal en las relaciones. Importante creo también es que cada integrante de la pareja lo valore como un espacio necesario, que significa seguir considerando las propias necesidades y no sólo las compartidas. Poner el deseo en algo más nos permite airearnos, respirar y en consecuencia muchas veces reactivar nuestro interés en el "otro", que también desea algo más, algo que no somos nosotros, todo esto conforma la estabilidad;es efectivamente la tercera pata de la mesa. Muy interesante el tema. cariños!

Franco

14 de octubre de 2010

Lo que tu le llamas la teoría del tercero, Ernesto Ayala (jóven escritor chileno), le llama la teoría del exceso. Es bueno conservar para uno siempre un exceso, sea este el deporte, la música, la religión, etc...entendiendo el exceso como el escape. Me alegra leerte, es como conversar contigo, algo que amaba hacer y que tanto extraño Un beso Nere

Catalina

14 de octubre de 2010

TODA LA RAZON!!!! CREO QUE MIENTRAS MAS ESPACIOS NOS DAMOS, SIN ALEJARNOS DEMASIADO, MAS AMAS, MAS TE AMAN, MAS DESEAS Y TODO ANDA MEJOR!

Rodrigo Olivares

13 de octubre de 2010

Por fin, una columna con la que no me dan ganas de rebatir! Creo que el concepto cambió tiempo atrás, al darnos cuentas que el “estar en pareja” es una opción y no una obligación; ahí se hizo el cambio de “hacer una vida juntos” a “compartir una vida juntos”. Aunque suenan bastante parecidas, en la práctica son radicalmente distintas; una permite espacio personal y la otra lo ahoga casi siempre. Y ahí viene lo que es tan obvio pero muchas veces no conocemos; si no nos damos la oportunidad de conocernos a nosotros mismos, que probabilidad tiene de hacerlo otra persona? Casi cero. Y si no te conocen tu pareja, es más que claro que la relación de pareja se vuelve infinitamente más complicada.

s

13 de octubre de 2010

Creo que las parejas nunca deben dejar su independencia de lado. Me refiero a que todos estamos en el derecho de compartir con nuestros amigos/as. Pero también hay que hacer vida en pareja, e introducirlos a tu círculo de amistad. En mi opinión las relaciones no funcionan con un "no puedes salir con tus amigas sola.." hay que saber compartir.

carla

13 de octubre de 2010

hacer lo que escribiste en el post pasado! día de minas, y ellos día de minos, dos veces por semana o una. y perfecto. yo tengo hijos, pero el tiempo para la pareja tiene que ser exclusivooo, muchas usan los hijos como tercero, y al final se aburren de todo. me haré mi agenda ahora mismito.

franchesca

13 de octubre de 2010

genial!! me encantan tus columnas. unas son más optimistas que otras, pk algunas me hacen sentir que quizá el amor ya ni existe! pero otras me dan esperanzas, pero es bueno, porque me sorprendo ajajaj. cuando tenga que ir al psicólogo, te juro que quiero ir contigo.

Sussi

12 de octubre de 2010

Sabes... yo pienso lo mismo... existe en la relación de pareja 3 mundos: Tú, Yo y Nosotros. No se puede perder la independencia porque al lado tienes a alguien, quien también quiere ser independiente, y eso no significa querer menos. Es continuar con un equilibrio. También el post de arriba lo encuentro super cierto. A pesar que no cumplo ni 20 aun, creo que las relaciones de pareja no son sólo amor y atracción física, sino también apoyo, comprensión, paciencia, proyección. A partir de muchas situaciones que he visto en la vida, me he ido formando una idea de lo que es una relación de pareja y hoy, que he cumplido 7 meses de pololeo, siento que con mi pololo hemos sabido llevar esta relación, ya que no sólo nos focalizamos en el otro sino también en nosotros mismos. Muy buena columna ;)

macahomm

12 de octubre de 2010

Ame el post :) aunq cuando vi el titulo pense que se trataba de lo q alguna vez me dijo mi ginecologo " La pareja es una mesa de tres patas: una, es la atraccion fisica; la segunda es la atraccion intelectual y espiritual y la tercera es la de la proyeccion en familia o de una proyeccion de compromiso a largo plazo. Si una de esas falta, la relacion cojea" Saludos :)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último