28 de 09 de 2010

“Me deseo”

A pesar de que pueda sonar a revelación feminista, superficial e inmadura, el sábado tuve un día ideal.  Sonó el timbre temprano, era una amiga que había amanecido con algunos conflictos de pareja  y al abrirle la puerta me dijo: “necesito un día de minas”.

Muy obediente, realicé los respectivos llamados, y en menos de una hora, teníamos todo un día increíblemente atractivo: shopping, aperitivo, almuerzo, manicure, café y por supuesto, nuestra interesante capacidad verborreica.

Bueno, el empoderamiento y la falta de tiempo de todas para lograr instancias como esta son tan escasas hoy, que no quisimos dejar el día hasta ahí. Pensamos en nuestra adolescencia, cuando disfrutábamos de arreglarnos juntas, pintarnos entre todas, intercambiar ropa y salir en grupo, y dijimos: ¿por qué no? Llamados a maridos, convivientes y pololos y nuevamente, en menos de una hora, estábamos todas en mi casa, preparando Apple Martini y escuchando Cindy Lauper. Ropa, tacones, esmaltes, secador de pelo, planchas, etc., bailaban en el living, mientras yo me dedicaba a observar a cada una y no había ni una sola, que no estuviese con una sonrisa de oreja a oreja en su rostro.

Anoche hablé con todas, y resulta que luego de la intensa inyección femenina, al llegar a sus casas con sus respectivos, unas cuantas patas de cama resultaron afectadas. Hablé también con mi primera amiga, la que llegó necesitando un día como el del sábado, y me comento: “que increíble, porque por un momento pensé en quedarme todo ese día acostada, sin ganas de hacer nada, pero sabía que si no me movía yo, lo iba a pasar mal”.

¿Qué relación tiene esta breve historia con la sexualidad? El texto apunta a las implicancias relacionadas con el deseo sexual en dos puntos: el deseo se activa con el sentirse atractiva. Deseo es permitirse y predisponerse a sentirlo. ¿Les ha pasado que hay días en que no se sienten atractivas y cuando salen a sus quehaceres cotidianos o con sus parejas o amigas, no los disfrutan tanto como cuando se sienten absolutamente sensuales? Lo mismo pasa en la cama. Esto no significa que para disfrutar la sexualidad hay que ser perfecta, sino sentirse. Buscar y hacer cosas que nos devuelvan a nuestra esencia  femenina y te hagan sentir bien, contenta, bonita. El deseo en este sentido es bastante personal. Es muy común escuchar en la consulta, mujeres que están siempre esperando ser seducidas, que las hagan sentir deseadas o que les den una píldora mágica que les prenda la pasión como en el primer mes de su relación. Poniendo así, su propia sexualidad, en manos del otro y dejándole toda “la pega” a la pareja.

Chicas, para una buena relación de pareja hay que tener recursos propios, hacerse un closet mental de fantasías, disfraces, ropa interior sexy, que no necesariamente “prendan” al otro, sino a ustedes. ¿Qué significa predisponerse  o permitirse desear? Les explico por medio de una metáfora: Ir al gimnasio. Llegas a tu casa, después de todo un día de trabajo, comes algo, te recuestas un rato, miras el reloj y en media hora parte tu clase de spinning. Sufres de sólo pensar en levantarte, ponerte la ropa deportiva, preparar un jugo isotónico y hacerte las ganas de ir. Pero cuando ya estás ahí, sintiendo como tu cuerpo se ejercita y se desintoxica, experimentas esa rica felicidad por sentirte bien. Y cuando termina la clase, el cuerpo se apodera de un bienestar exquisito. El deseo sexual funciona de manera bastante similar.  Las ganas no siempre nacen solas, muchas veces hay que hacérselas, y tener claro que hay momentos en que uno no está absolutamente receptiva a ellas, pero sólo basta con apretar un “play” mental, fantasear, imaginar, echarse un rouge rojo, mirarse al espejo y decir: “No hay nadie más sexy que yo”.

*Nerea de Ugarte López es Psicóloga con Magíster en Psicología Clínica y especialista en Sexualidad Humana. Pertenece al Equipo Terapéutico del Centro de Estudios de la Sexualidad de Chile, al Staff de Profesionales de la Clínica Ciudad del Mar de Viña del Mar y Psicóloga del Equipo de trabajo de la Fundación Chile Unido. (nereadeugarte@gmail.com)

Lee la columna anterior

14 comentarios

Andrea

02 de octubre de 2010

Me encanta, no es nada mas que la verdad, viste cdo llegas cansada, raja de la pega y tu almohada te llama a dormir, el sueño se hace parte de ti....y lo demas que escuchas(tu novio dicendo lindas palabras) es un sonido lejano....jajajaja Si es cierto que ese es el momento de saltar de la cama y arreglarse.... pero siempre y cdo haya algo similar del otro lado, si hay una bosta, mmm a veces la automotivacion tampoco es suficiente.

consuelo

01 de octubre de 2010

mas que nunca siento que soy parte de tu columna y que nos haces sentir tan mujeres al poner en palabras lo que somos!

garbiñe

30 de septiembre de 2010

me parece perfecta la analogia que has hecho sobre este tema porque la verdad que para sentirse bien sentirse atractiva ,seductora, sexy, simplemente hay que creerse el cuento y tener actitud, y como dice la Cecilia Bolocco en su comercial la belleza es 100% actutud, y es la pura verdad. Super bueno como todos tus articulos claros, precisos y temas del dia a dia que nos suceden a todos.

Marina

30 de septiembre de 2010

Excelente toda la razón, pero a veces se necesita 'ese' empujón si tu amiga no hubiera encontrado a nadie que la ayudara para salir del bajón??? Una vez más excelente columna y tema!! Saludos

ana

28 de septiembre de 2010

me encanto tu columna nerea, creo que es una de las mejores que haz escrito... te felicito!

Rodrigo Olivares

28 de septiembre de 2010

Buenísima la analogía con el gimnasio, siempre es sano no esperar que hagan todo por ti. Otro “ejercicio” que podría ser útil es tratar de tener la luz prendida, cosa que muchas personas (especialmente mujeres) no hacen; para aprender a estar cómodas consigo mismas. Que quede claro que no hablo de poner luces de estadio ni mucho menos, solo un poco de iluminación. Porque digamos las cosas como son, las luces se apagan para “se vea menos” algo que no quieres que vean; porque si la luz molesta, cerrar los ojos no es precisamente un esfuerzo titánico. Y el comentario machista pertinente, cuantas amigas eran? Porque tus pobres vecinos, si querían dormir en paz esa noche, perdieron; los decibeles tienen que haber sido altísimos.

katherine rojas

28 de septiembre de 2010

me encantó que hayas echo la comparación!!! excelente columna felicidades!!

DOLCEDIVA

28 de septiembre de 2010

Comparto una frase cliché que recordé al leer esto...la frase está sacada de la SUPERSERIE gringa GREY´S ANATOMY. La protagonista le dice a su mejor amiga... "Mi esposo es el amor de mi vida, pero tú eres mi alma gemela¨...Muchas veces nuestras amigas son el mejor espejo de nosotras mismas, sobretodo porque siempre nos ven lindas y no dejarán que nosotras mismas no nos veamos así. Son las primeras en decir..."NO estás gorda, pero quizás podriamos ir al 2x1 del Gym o al 2x1 del afteroffice"... Sentirnos lindas es nuestra tarea, los piropos y las parejas nos ayudan, pero no se paran en el espejo por nosotras...Y pasando el consejo DOLCEDIVA, el mejor sexytip... La lencería sexy comprobadamente tiene el mayor efecto erotizante en la mujer que la usa...no en aquél que la observa!!!! contrario a lo que podríamos pensar... Esto es....¨SEDUCETE A TI MISMA" El juego y el espejo pueden ser los mejores afrodisiacos!!!!! Y si no te atreves....escucha la historia de alguna amiga...seguro te va a dar más de una idea para empezar a jugar!!!!

Lucía

28 de septiembre de 2010

Yo tuve una noche de chicas el viernes! Lo pasé excelente... por qué hablamos cosas de "minas", maquillaje, aros, ropa, sexo, etc. Que bien es sentirse segura de uno y feliz con lo que tiene!!! Me encantó el post :)

fabi

28 de septiembre de 2010

Muy cierto esas terapias y catarsis con las amigas son incomparables, tb es muy cierto lo de hacerse las ganas, con esto me doy cuenta que ciertamente descanso en que mi pareja haga la pega de seducirme, me lo plantearé como un desafío de ahora en adelante hacerme las ganas. Saludos!!

frannn

28 de septiembre de 2010

pero qué bueno! no tiene nada de feminista ni inmaduro, esto pasa a todas las edades, hasta a mi abuela le cambia la cara luego de tomarse un traguito conversado con sus amigas. lo del deseo me parece genial, es verdad que muchas veces uno está esperando sentir lo mismo que al comienzo de la relaciòn, pero hay que hacer cosas por eso. te vi la semana pasada en televisión, y me parece bueno que muestren esas cosas y entreguen a la gente la sensaciòn de que se pueden arreglar los problemas. qué bien que tengamos profesionales jòvenes con la motivaciòn de mostrarnos cosas tan interesantes y hacernos ver que hay soluciones y formas diferentes de ver el mundo.

SCG

27 de septiembre de 2010

como siempre Nerea, excelente!

mary

27 de septiembre de 2010

Me encantó/ muy claro y directo!

pam

27 de septiembre de 2010

muy cierto, me encanto, sobre todo la metafora con el gym. si no te deseas a ti misma quien te va a desear?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último