03 de 09 de 2010

Ibamos a ser reinas…

“Todas íbamos a ser reinas, y de verídico reinar; pero ninguna ha sido reina, ni en Arauco ni en Copán…”. Así dice un verso de uno de los poemas más famosos de nuestra querida Gabriela Mistral.

Lo vengo escuchando desde pequeña, pero sólo el tiempo y la edad me han mostrado la verdad de esas palabras.
Hay veces, pocas, en que la poesía se cruza con la filosofía y engendran cosas maravillosas como las que acabamos de leer.
Todas –y todos– cargamos con un sueño que no se hizo realidad aunque no siempre queremos aceptarlo. Algunas íbamos a casarnos con fulano, pero lo hicimos con mengano. Otras íbamos a ser millonarias, pero con las justas llegamos a fin de mes. Ibamos a tener 2 hijos, pero tuvimos 10. Ibamos a tener 10, pero no pudimos. Íbamos a ser diferentes, pero somos una más dentro de muchas. Ibamos a ser exitosas, pero estamos encerradas en una oficina con un jefe que nos aplasta. Ibamos a recorrer el mundo, pero solo hemos dado la vuelta a la plaza. Ibamos a ser honestas, pero hemos mentido demasiado. Ibamos a ser fieles, pero se nos cruzó tarde el amor verdadero. Ibamos a estar con nuestros maridos para siempre, pero los problemas nos alejaron. Ibamos a ser buenas madres, pero el trabajo y la vida no nos deja tiempo para ellos. Ibamos a ser felices, pero lloramos mucho más de lo que reímos. En fin… íbamos, íbamos, íbamos… ¡pero no fuimos!
El asunto es qué hacemos con aquellos sueños no cumplidos. ¿Existirá en algún rincón del universo un basurero donde tirarlos? ¿Los comprarán los chinos para fabricar algún nuevo producto? ¿Los reciclarán los ecologistas y mejorarán con ellos la calidad del aire? ¿Estamos condenadas a llevarlos sobre nuestros hombros aún cuando han muerto?
No tengo la respuesta. Pero si alguna de ustedes la conoce tal vez quiera darme el dato. ¡Help!
Mientras tanto, intentaré con lápiz y papel escribir las palabras que se lleven el dolor y la fatiga de un anhelo que no fue: Si eres chilena tendrás alma de poeta. Si no, puedes aprender. Escribe un verso, canta una canción, pinta un cuadro, o baila un tango. Sólo una cosa más. Dónde quiera que estés señora de las tardes tristes, siéntete feliz porque hoy reinas en cada letra que nos dejaste.

*Esta es la columna ganadora del blog de Para Ti en el Primer Concurso de Blogueras 2010. Cada viernes, durante un mes, Alejandra nos hará una nueva entrega.

4 comentarios

Macarena

08 de septiembre de 2010

Mi sueño era escribir una columna en taconeras!!!!, la columna que yo escribi para el concurso hablaba de lo mismo..... ojalá todas cumplamos nuestros sueños!!! kissesss!!!!

Fran

08 de septiembre de 2010

Me gustó mucho la columna. Gracias por tu aporte, además es tan cierto y tan pocas veces hablado entre nosotras las mujeres. Saludos

Leslie

06 de septiembre de 2010

que linda la columna, muchas gracias Alejandra Urrutia, tus palabras me han hecho reflexionar. siento que he cumplido cada uno de los sueños que he tenido, y aún me quedan muchos por cumplir, pero en cada uno de ellos he puesto algo de semilla y agua para ver que se desarrollen con el tiempo. Espero no ver morir ninguno de ellos!!!

Carina A.

03 de septiembre de 2010

Ay, si la verdad es que es super fome no poder cumplir todos tus sueños, no hay nadie en el planeta que cumpla absolutamente todos sus sueños y proyectos, de eso estoy segura, porque asi es el mundo, imperfecto, y nosotros los seres humanos tambien lo somos.De todas maneras pienso que nunca jamas hay que dejar de soñar..eso es algo muy bello como para dejarlo, ademas es gratis, jaja, soñar te mantiene viva y contenta, porlomenos a mi me pasa asi. hay que tratar de soñar mucho y agradecerle a dios por los anhelos y sueños que has podido cumplir, ¿cierto?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último