09 de 08 de 2010

El lenguaje de los ojos

 

¿Hay algo más desagradable que encontrarse con alguien -generalmente mujer- y que te mire “de arriba a abajo”? Aunque el espejo, antes de salir de la casa nos haya dicho que estábamos regias, nos molesta. Esto confirma eso de que hay miradas que matan, aunque habría que agregar que muchas veces también hieren, inquietan, conquistan, demandan, enternecen, agradan, tranquilizan, asustan, alegran, estremecen y enamoran más que las palabras. No en vano, la creencia popular dice que los ojos son el fiel reflejo del alma. Así también hay diferentes interpretaciones para la forma de mirar, por ejemplo, dicen que las personas que no fijan la vista en los ojos de su interlocutor, algo oculta (puede ser una gran timidez) y por el contrario, los que son capaces de mantener la mirada, son poseedores de una gran personalidad. Como sea, está claro que existe un lenguaje en las miradas como la que acompaña al coqueteo: es clásica y no falla. La desafiante tiene más efecto que el otrora ritual del guante, así como una mirada cómplice reafirma amistad y une fuerzas, al igual que una empática, que muchas es más efectiva que un “estoy contigo” verbalizado. Unos ojos intimidantes pueden llegar a aterrar y unos misteriosos cautivan sin vuelta. Una “mirada por encima del hombro” puede resultar ultra humillante y degradante. Por último, está esa que se puede dar de una mesa a otra, de una vereda a otra, de un extremo del salón al otro; esa sensación exquisita cuando nada se puede interponer al cruce de dos miradas que se encuentran y que quizás, nunca más se van a separar: el flechazo. Como ven, los ojos son una herramienta que, como todas, si son bien administradas y se les saca todo el provecho, pueden ser un excelente complemento.

La foto corresponde a la mítica actriz Bette Davis, poseedora de unos ojos llamativos y una mirada inquietante. Esa característica fue tan fuerte que en 1981, la cantante Kim Carnes hizo famosa la canción Bette Davis eyes. 

Tags: mirada, ojos

6 comentarios

Nicole

29 de enero de 2014

An inlieltgent point of view, well expressed! Thanks!

Ale

10 de agosto de 2010

¡Qué genial! Me encanta cuando un tema se nutre de las experincias de quienes comentan. Me pasó hace años, con un tipo que trabajaba frente a mi, estábamos separados por un panel de vidrio (lleno de papeles, fotos y más cachureos). Eramos de diferentes secciones y nos mirábamos mucho. El tenía una mirada penetrante, unos ojos negros maravillosos y nunca pude dilucidar si sonreía con la boca o con los ojos. Así pasamos más de un año. Nuestro máximo contacto era un tímido "hola" en el pasillo. Fue total y mágico! Estoy segura que si hubiera pasado algo más, la magia se habría perdido.

Leslie

09 de agosto de 2010

me gustó mucho esta nota. yo hace poco aprendí una nueva comunicación a través de la mirada, ya que desde que ando en bicicleta le veo la cara a los automovilistas. Y es muy bakan, porque a través de esta comuncación ando cada vez mas segura. antes veia los autos como máquinas de atropellar gente, y ahora veo quien está detras del manubrio. cuando logro contacto visual con el o la conductora sé que no habrán accidentes.

Josefina

09 de agosto de 2010

Yo tambien miro directo a los ojos siempre, casi siempre porque tengo un compañero de oficina que me mira directo a los ojos y me intimida, tengo que correr la mirada porque me inquieta...

Fran

09 de agosto de 2010

Me encanta el tema, también soy de las que mira fijo cuando algo me interesa y se me nota demasiado cuando desprecio algo, y es que tengo ojos grandes y eso a veces me juega en contra, porque son parte fundamental en la expresión de mi rostro y sí, definitivamente hay miradas que matan o al menos te dejan mal herida.

Max Hartmann

09 de agosto de 2010

Me gustó el post de hoy, lo encontré distinto! Aprecio las miradas, soy de esos que cuando saludo siempre voy fijo a los ojos del otro, así decifro parte de la persona al instante, como dice aquí, la mirada fija genera confianza y cuando se desvía, generalmente se esconde algo. Algunos me han dicho q a veces perturbo con mi mirada, pero que me quedo muy pegado y que siempre es fija, pero así soy. Como dice el cliché, los ojos son la ventana del alma! Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último