20 de 07 de 2010

De Princesas a Brujas


Es real. Cada una de nosotras comenzó su desarrollo femenino con un común denominador que marca nuestra infancia: los cuentos de hadas. Existen escasas mujeres que a los 5 años no hayan deseado ser la princesa, usar esos maravillosos vestidos que los cuentos Disney muestran, y ser rescatada de las garras de esas feas brujas por el increíble príncipe azul.
Últimamente he pensado, que hay un dispositivo mental en nosotras, en que queda plasmado para siempre, como un mandato, que todo hombre debe tratarnos como princesas.
Así seguimos nuestro desarrollo, sin aún interesarnos en “ellos”, y logramos una infancia centrada en juegos divertidos, tardes de playa y dinámicas que jamás involucraron nuestra inimaginable capacidad de “pensar demasiado”.
Sin embargo, a pesar de la claridad que sostuvimos en nuestros primeros años respecto al trato que soñábamos de los hombres, quedé sorprendida ante un hecho particular que tuve la oportunidad de vivenciar hace algunos días. Me encontraba disfrutando una tarde de playa, cuando delante de mí presencié la siguiente escena: Una niña de alrededor de 9 años, construía un castillo de arena. Junto a sus padres y hermana mayor, se encontraba otra familia con un niño también de 9 años. En un momento, el niño se acerca al castillo, mira a la chica, y le da una patada al castillo de arena, el cual terminó demolido. La niña lo mira indignada y le pregunta porqué lo hizo. El niño ríe, le responde “porque quiero”, y se va corriendo. La pequeña se acerca a la hermana mayor y sollozando le cuenta la escena. La hermana la consuela y le recita una frase de oro: “¡Ay! es obvio que lo hace porque le gustas, por eso te hace enojar”. La niña la mira atónita y confundidísima.
Y aquí está, queridas amigas, el origen de todos nuestros problemas con los hombres.
Comenzamos con la historia de hadas, donde mientras más caballero es el príncipe, más ama a la princesa. Y de un minuto a otro, chocamos con la realidad, donde nos destruyen nuestros castillos y es porque les gustamos.
Es en este momento de nuestra existencia, donde comenzamos nuestra larga travesía;  tratar de entenderlos.
Muchas pasamos una confundida adolescencia, donde desarrollamos ese particular gusto por “los chicos malos”. Donde nos deleitamos por el típico chico desaliñado, casi sucio, que anda con 5 chicas a la vez y todas lo saben, sin embargo, lo idolatramos igual. Muchas otras no se atreven a confesar su interés por este tipo, pero pongo mis manos al fuego y aseguro que toda mujer en algún momento de su vida, se sintió atraída por este típico mujeriego, jugador y desaliñado. ¿Por qué? Porque si nos desarma castillos y se porta mal, obviamente le interesamos.
Ya alrededor de los 20 se complican más las cosas. Es aquí cuando comenzamos a desarrollar nuestra particular capacidad de “pensar demasiado”. Capacidad que nos otorga una necesidad imperiosa de conversar todo, controlar todo, corroborar todo. ¿Por qué? Porque como mujeres, tenemos una impresionante habilidad de “pasarnos rollos”.
Pasa el tiempo, más menos a los 27 años, cuando las relaciones comienzan a adoptar forma  y se  tornan más serias, aparece un interesante fenómeno. Al parecer, retrocedemos en los años, y nos volcamos nuevamente a los cuentos de princesas. Sin embargo ahora, la confusión con la que transcurrimos nuestra adolescencia, se manifiesta de manera notoria. Tratamos tan intensamente de entenderlos, que terminamos protagonizando otro papel en el cuento de hadas. El que tanto temimos cuando niñas y se aleja al máximo del vestido maravilloso, ¡ahora somos la bruja de la película!
Así es. ¡Y todo por tratar de entenderlos! Todo por nuestra incesante necesidad de: conversar las cosas, buscar soluciones, llegar a acuerdos, que no nos descuiden, que cumplan sus compromisos, que nos mimen, que nos quieran, que…nos traten como princesas.

*Nerea de Ugarte López es Psicóloga con Magíster en Psicología Clínica y especialista en Sexualidad Humana y Terapia Sexual. Pertenece al Equipo Terapéutico del Centro de Estudios de la Sexualidad de Chile, al Staff de Profesionales de la Clínica Ciudad del Mar de Viña del Mar y Psicóloga del Equipo de trabajo de la Fundación Chile Unido. (nereadeugarte@gmail.com).

28 comentarios

hellen

23 de febrero de 2011

muy buen articulo felicitaciones Narea de ugarte! yo estoy en el proceso de los 20... es atroz ... reconozco que controlo TODO!!!!! y me carga hacer ese papel pero es inevitable. Y para que hablar de los celos uffff!!! pero poco a poco se van controlando todo depende de la pareja!

fabi

25 de agosto de 2010

Es como una linea de tiempo de nuestra vida, no puede estar mejor descrita. Felicitaciones!

Anita

27 de julio de 2010

Felicitaciones muy bueno el articulo. Lamentablemente tienes razón al final todas terminamos siendo brujas y la princesita solo en ciertas ocaciones vuelve aparecer. un abrazo.

Miri

22 de julio de 2010

Me gusto mucho la columna Nere!! Saludos

Ivonchyta

22 de julio de 2010

Precioso post! y terrible pero cierto... besos!

Nerea de Ugarte

22 de julio de 2010

Muy de acuerdo con los comentarios, en especial con Catalina y Jorge. Hay mucho que se juega entre la independencia y la confianza... y el gran problema es que en la práctica de las relaciones de pareja, no sabemos conllevarlo. El espacio propio y el lograr disfrutarse a sí mismo, es escencial para aprender a disfrutar de una relación de a dos. Si yo no sé lo que me gusta y lo que quiero para mi, es bastante complicado poder saber que quiero en el ser pareja. Por lo mismo, la confianza no tiene que ver con tener al otro 24/7 a mi lado, sino con aprender a diferenciar que cada uno tiene un mundo personal, donde no siempre puedo pertenecer, y eso permite el deseo. Una gran cantidad de problemáticas de la esfera sexual (respecto al deseo) en las parejas de hoy, tiene que ver con esto; "se invade tanto al otro, que no hay espacio para desearlo, ya que siempre está ahí". Muchos Saludos y nos encontramos en unos días para conversar de nuestro gran y codiciado amigo: EL ORGASMO. una antigua columna que precisa el tema de los espacios. Por si se interesan: http://parati.taconeras.net/2009/08/19/pluma-rosa-%e2%80%9cintimidad-nuestro-espacio-sacro%e2%80%9d/

Clemencia Jara

21 de julio de 2010

Pase por lo mismo. Pero mi problema es que ya estoy en los 20 y tantos y aun me siguen interesando los chicos desliñados, jugadores.... Pero también he aprendido a ser bien bruja con ellos.. " como me dan les entrego" ijijij. Muy buena columna me sentí muy identificada, Cariños.

nube

21 de julio de 2010

benisimo!!

Catalina

21 de julio de 2010

Estoy completamente de acuerdo con Nerea y con Jorge C, tengo 28 años, ya pase por los desaliñados que destruyeron mis castillos y hoy puedo decir que todo se reduce a "darse los espacios", y cuando digo "darse" es a ambos....no sólo a ellos! Si nosotras hacemos nuestras propias cosas y tenemos panoramas...nos sentimos importantes, tranquilas y felices!......recién ahí dejamos que ellos también lo sean....y con eso se consigue TODO... la mejor relación, la mejor comunicación, el mejor sexo, etc...así que no se queden en la "bruja", existe otro paso más adelante! un dato de una viejita de 28 que lo está pasando increíble!

dani lopez

21 de julio de 2010

que bacan nerea! me encantó seca, toda la razon! un beso :)

Pipo

21 de julio de 2010

toda la razón nerea! me encantó tu columna! besos! =)

Jorge C

21 de julio de 2010

No entienden que las queremos mas que a nada en el mundo cuando estamos enamorados de ellas, sólo que a veces no respetan nuestros ciclos que necesitamos alejarnos para poder tener nuestra independencia y autonomía.Necesitamos alejarnos y hacer nuestras cosas y el sentimiento de estar con la otra persona vuelve solito. Ellas no entienden el porqué de esos alejamientos, se lo toman como algo personal o que algo anda mal en ellas. Al querer arreglar las cosas y sobre pensar algo tan simple... terminan brujeando.. princesitas.... en verdad las cosas son muy simples. Sigan siendo tan esquisitas como siempre... y si nos dan nuestro espacio.. volveremos con mas ganas aun de quererlas por mucho tiempo más.

Franca

21 de julio de 2010

Esta Buenisimo!! Tota la verdad! Me encantó!!

Kena

20 de julio de 2010

Galla....buenissmo....si hasta los hombres lo saben...somos princesas luego reinas y terminamos de brujas...lo ke no kieren entender...es que son ellos mismo que nos llevan a eso. Mejor vivimos de princesas y disfrutamos el momento.....

Dagny

20 de julio de 2010

Me encanta tu escrito, es muy cierto todo!!! pero a veces es inevitable ser algo de bruja. Hay que tratar de compatibilizar el lindo vestido de princesa con el caracter de bruja. Sigue escribiendo, eres buenisima brujis

Andrea

20 de julio de 2010

Buenisimo! jajaja creo q lo mejor, es no pensar tanto, ahora hay un denomidor comun en ellos, asi como lo hay en la mujeres, vienen con un Manual, lo leemos, pero seguimos haciendo lo que ahi no dice, porque quizas!

Marina

20 de julio de 2010

Nere, EXCELENTE!

Rocío

20 de julio de 2010

me encantó tu columna!

ana

20 de julio de 2010

me gusta mucho la idea de que hayas vuelto a escribir, ya que muchas veces uno no puede comprar la revista y asi es mucho mas facil. me gustó mucho lo que escribiste y espero otra publicacion, saludos

pam

20 de julio de 2010

ES COMO LA PELICULA, SIMPLEMENTE NO TE QUIERE, COMIENZA CON UNA INTRODUCCION MUY PARECIDA JAJA TAAAAAAN CIERTA :(

Manu

20 de julio de 2010

Me encantó, toda la razón!!! Me entretiene mucho como ilustras en tus columnas situaciones y sentimientos de los que casi nunca tomamos conciencia. Felicitaciones Nerea. Saludos.

mike

20 de julio de 2010

donde nos destruyen nuestros castillos y es porque les gustamos. los castillos los arman ustedes solas y quieren que nosotros los armemos igual que ustedes, ese es el problema!

j p

20 de julio de 2010

me parece bien que caricaturices algo que para nosotros es "una lata" =por no decir otra cosa. pero me parece un poco feminista, ya que no creo que todo sea por que no las entienden, sino que por escencia son hincha.... uno de tus pacientes pasando, gracias por todo, nos vemos el jueves.

mary

20 de julio de 2010

jajajajaja buenísimo me reí mucho!!

La Bruja

20 de julio de 2010

felicitacioness nerea por tu columna...tienes toda la razón! slds...

fran

20 de julio de 2010

tan realllllllllll. sólo para que nos mimen, pero no entienden, si es tan fácil!

Jechu

20 de julio de 2010

muy cierto...hay q luchar pa no ser tan brujas...pero a veces es inevitable... saludos nerea..me encantó tu columna...

clare

20 de julio de 2010

muy wenoooo. me compro la para ti, y no sabía que escriias aqui. excelente!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último