05 de 05 de 2010

Cultura Eco: Es cosa de voluntad

 

Muchos son los testimonios que nos han emocionado después del terremoto. En cada lugar devastado hay por lo menos un par de testimonios que se han paseado por los diferentes medios de comunicación y que sirven de impulso para sensibilizar y para recordarnos que no porque no se muestre, la tragedia y la necesidad no existen. Pero hay un grupo de personas que han llamado mi atención: los voluntarios. En su mayoría jóvenes estudiantes que sin pensarlo mucho, se volcaron a satisfacer dentro de sus posibilidades, las necesidades de los más vulnerables. Esto me ha hecho pensar en la invaluable labor de estas personas idealistas que eligen el bien del otro por sobre el propio y que tienen la solidaridad en su mapa genético. Con una gran capacidad para empatizar, construyen mediaguas, entretienen a ancianos, ayudan a niños en riesgo social, recolectan firmas y parten sin convocatoria de por medio a salvar ballenas varadas, como sucedió a fines de abril en la costa de Iquique, hasta donde llegaron cerca de 300 personas espontáneamente para devolver al mar a 15 cetáceos que yacían en la playa (el video es elocuente). O como hace unos años, nuestro compatriota Gustavo Vergara, que se embarcó en el Esperanza de Greenpeace para defender a las bellenas de una flota factoría japonesa. Hoy, leyendo la prensa, parece espantosa la tragedia en el Golfo de México provocada por el hundimiento de una plataforma petrolera y donde el derrame del crudo ha dejado una mancha que supera al equivalente a 60 mil barriles diarios. La alarma sonó en Estados Unidos porque se sienten amenazados por el desastre ecológico, motivo por el que se están movilizando miles de voluntarios pues la llegada y el alcance de la marea negra (que está apenas a 48 kilómetros de la costa) sigue en manos del viento y el curso de las aguas. Este inmenso grupo de buenas personas se están repartiendo por el borde costero de los cuatros estados amenazados (Luisiana, Misisipi, Alabama y Florida) y está recibiendo instrucción para enfrentar y actuar. Esta noticia me trae inmediatamente el recuerdo de esas imágenes impactantes cada vez que ha ocurrido un hecho como este: cientos o miles de personas que parten sin pensarlo a pasarse días, semanas o el timpo que sea necesario para limpiar las costas y rescatar animales. Una vez más, el medioambiente está en manos de la voluntad de las personas y capaz que sea mejor así. Siempre han demostrado que  la voluntad es más eficiente que las medidas tomadas entre cuatro paredes.

1 comentarios

Leslie

06 de mayo de 2010

Toda la razón, cuando ocurrio lo de Katrina fueron los voluntarios los que salvaron la vida a muchisimas personas porque la ayuda de su país no llego nunca. Incluso llego primero ayuda de venezuela y canadá antes que la del gobierno de Bush. ¿no les suena conocida esta historia?...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último