07 de 04 de 2010

Cultura Eco: Cambio climático y desastres naturales

 Por mucho tiempo, la comunidad científica ha insistido en que no existe ninguna relación entre el cambio climático y los desastres naturales. Terremotos, maremotos, lluvias persistentes en lugares y fechas donde nunca se habían presentado, sequías, deshielos y muchos otros eventos que se han manifestado con fuerza en los últimos años y de manera progresiva, han hecho pensar a muchos que sí debería existir una relación entre ambos fenómenos. Y de apoco se han levantado voces que sí creen en que uno es consecuencia del otro, como una publicación de la agencia Reuters en la que el profesor Bill McGuire de la University College London, dijo que “El cambio climático no sólo afecta a la atmósfera y a los océanos, sino también a la corteza terrestre. Toda la Tierra es un sistema interactivo. Cuando se pierde el hielo, la corteza terrestre rebota de nuevo y eso provoca terremotos, que desatan deslizamientos de tierra submarina, que causan tsunamis“, durante el primer gran encuentro de científicos que investigan los efectos del cambio climático en riesgos geológicos, que se realizó el 2009. Es un hecho que la emisión de gases proveniente de combustibles fósiles como el CO2 y el NOx son uno de los principales causantes del efecto invernadero y por lo tanto, del alza de la temperatura del Planeta. Si a esto sumamos el forado en la capa de ozono y sus consecuencias (no existe un filtro para los rayos ultravioleta emitidos por el sol), no es descabellado ni exagerado pensar que efectivamente, el cambio climático está teniendo efectos devastadores en la Tierra, el único lugar que tenemos para vivir. ¿Hechos concretos? Hielos árticos se están derritiendo, misma situación ocurre en la Antártida, donde incluso se ha desprendido un trozo gigantesco de hielo, parte del territorio helado. ¿Otro? Estimaciones científicas hablan de que la amazonía, el pulmón verde más grande del mundo, en menos de cincuenta años estaría seco. ¿El último? El calentamiento global ya está provocando escasez de alimentos en algunas regiones y está modificando los cultivos. Mientras esto ocurre, las potencias tienen una mirada micro del asunto y velan por sus intereses inmediatos.

2 comentarios

Ale

08 de abril de 2010

Vania, crudo pero real. Aunque soy un poco más optimista que tu. Me doy cuenta de que si la gente se une, se logran cosas. Un par de ejemplo de eso: la manifestación mundial que finalmente obligó a Francia a terminar con los ensayos nucleares en el atolón de Mururoa; el Día del Planeta comenzó en Australia cuando la gente se puso de acuerdo en 2007 para apagar las luces durante una hora con el fin de llamar la atención sobre el calentamiento global y al final fueron 2 millones de personas las que se unieron a la iniciativa. Por último, si la población de Valdivia no se hubiera levantado para denunciar y repudiar la mortandad de cisnes de cuello negro en Río Cruces, las autoridades no habrían hecho nada porque fue a partir de esa presión que la investigación continuó.

Vania

07 de abril de 2010

Entiendo lo del calentamiento global, pero para luchar que esto entre en las polìticas mundiales es casi imposible, porque: - Las potencias solo se preocupan del fondo monetario (ganancias) - Las fábricas argumentan que si dejan de deforestar, habrá menos trabajos y cosas materiales. - Los científicos siguen con sus experimentos en todos lados, el calentamiento global y sus desastres también forma parte de sus estudios a largo plazo. - No les importa n-n, es decir, los políticos que gobiernan en general son muy mayores, ellos no van a estar vivos para el desastre. (50 años más apróx.) - EE.UU. privilegía lo bélico antes que lo ambiental, ambición por sobre el factor humano y su calidad de vida. Lo mismo ocurre con Rusia, Alemania, Europa y los países orientales, ya todos sabemos de sus pruebas nucleares y los desastres que provocan. - Por último, para hacer un cambio tendría que participar todo el mundo, es decir, no más autos, abusos de consumo electrico, no más contaminantes detergentes en el agua, no más sobreconsumismo y miles de cosas más. Como ayudar: Reciclar, ahorrar en todos los sentidos, disminuír el consumismo, protestar contra las empresas que contaminan, proteger la flora y fauna. Muy utópico al final, pero supongo que de alguna forma todos podemos poner un granito de arena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último