29 de 03 de 2010

¿Cómo reconocer pescados y mariscos frescos?

 

La Semana Santa significa para el mundo católico un período de recogimiento y mucha devoción. Es por esto que no consumen carnes rojas, porque según las Sagradas Escrituras, representaría el cuerpo de Cristo crucificado. Además, la Iglesia recomienda abstinencia, a modo de sacrificio en una fecha tan especial; renunciar a los execsos y tener comidas más bien frugales, sencillas. Para los no católicos, estos días son para el descanso y para comer huevitos de chocolates. Pero para moros y cristianos y por la razón que sea, el menú oficial consiste en pescados y mariscos. Y como la idea es que ya sea en la gran comilona o en medio del fervor religioso, evitemos las intoxicaciones y los malos ratos, acá les damos una serie de consejos para consumir con tranquilidad estos alimentos, tan apreciados en este tiempo.

PESCADOS: Deben tener una pigmentación definida y no debe presentar mucosidad cutánea. Si los ojos están hundidos y opacos al igual que la piel, que si además está áspera, no lo compres por ningún motivo. Tampoco compres si las agallas están violáceas o negruscas porque deben tener un color rojo vivo. Otros puntos a examinar son las escamas, que deben estar adheridas a la piel, con un brillo metálico. Por último, al presionar con un dedo la carne debe estar firme y dura.

MARISCOS: Cómpralos sólo vivos y esto se comprueba simplemente tocándolos (si están vivos, cierran sus valvas o conchas). El olor no debe ser fuerte ni desagradable. Compra únicamente en locales establecidos y con autorización del Ministerio de Salud y siempre que estén almacenados y expuestos en hielo o frío equivalente. Exige que te los entreguen en bolsas plásticas individuales para evitar así el riesgo de contaminación bacterial.

EN GENERAL: Guarde pescados y mariscos refigerados. Cocidos o crudos, no duran más de dos días en el refrigerador, así que consúmelos antes de ese tiempo. Revisa bien la fecha de vencimiento en alimentos enlatados y/o congelados. Si las latas están abolladas u oxidadas, deséchalas. Finalmente, recuerda que pescados y mariscos se deben consumir bien cocidos y que el limón no reemplaza la cocción.

0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último