04 de 01 de 2010

Año nuevo, vida nueva

 

Calzones amarillos, pasearse con una maleta, comer lentejas y uvas, dar el abrazo con un billete en la mano, echar la argolla en la copa de champaña… ¿Quién no ha hecho al menos uno de estos rituales de fin de año por lo menos una vez en la vida? Seguramente todos. Y es que empezar bien un año, al menos en intenciones, es una señal de querer mejorar, dejar todo lo malo que nos dejó el año anterior y al menos, pretender uno más próspero. Pero por más ritos que hagamos, si no tenemos la real intención de vivir los próximos 365 días de buena manera, en todo sentido, nada vale ni sirve. En este sentido, uno de esos tantos estudios aparecidos en la prensa internacional -esta vez en The Guardian de Inglaterra- apuntan a que investigadores de la universidad británica de Hertfordshire han descubierto las claves para lograr cumplir los buenos propósitos para el año nuevo. Según el médico que dirigió las investigaciones, decir los buenos propósitos en voz alta y compartirlos con personas cercanas, son ejercicios que ayudan a conseguirlos. Hay cifras y más bla bla en la información que leí, pero pienso ¿Y no será que el hecho que el resto lo sepa nos obliga de alguna manera a cumplir el “compromiso” adquirido? Si mi teoría tiene fundamentos, entonces lo mejor es empezar el año comprometiéndonos con nosotros mismos, hacer un pequeño acto de introspección y pensar que hicimos mal e intentar cambiarlo, no repetir los errores. Meditar respecto a nuestros actos negativos, que quizás dañaron a otros; reflexionar sobre esa relación que se terminó y que, en una de esas, no fue sólo culpa de él. Y quién sabe! capaz que se nos transforme en un hábito y no en un montón de buenas intenciones de fin de año que ya a mediados de enero, se desinflaron. Feliz 2010 para todos!

4 comentarios

ELSA

09 de enero de 2010

yo a las 12 de la noche miro al cielo y le pido lo que mas deseo para el año que empiezo , pero no un simple pedido hay que hacerlo con todo el corazon y el alma desde lo mas profundo del ser y lo que se pide con toda seguridad se cumple; pero siempre mirando al cielo

Paula Avilés

04 de enero de 2010

Es mi lado rebelde... motivo ninguno en especial... sólo creo que es el año de las concreciones... basta de planes sin concretar!

Ale

04 de enero de 2010

¿En serio? No te imaginaba una chica tatoo. ¿Y cuál sería el motivo?

Paula Avilés

04 de enero de 2010

Mi primer propósito 2010 es hacerme un tatuaje, el año del bicentenario es el indicado para algo que hace años quiero concretar :)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último