22 de 09 de 2009

Vicios peligrosos

Por definición los vicios son “el gusto especial o apetito de algo, que incita a usarlo frecuentemente y con exceso”. Estos nos traen consecuencias a nivel físico y generan un sentimiento de culpa cada vez que lo experimentamos. De igual manera, son realmente irresistibles y con cada probadita, es más difícil dejarlos.

El cigarro es un de los vicios más comunes, y aunque todos están conscientes de sus riesgos para la salud, sus efectos relacionados con el aspecto físico son muchas veces ignorados.

La nicotina, compuesto orgánico presente en el tabaco, provoca el estrechamiento de los vasos sanguíneos de la dermis y como resultado se produce una reducción en el oxígeno celular, lo que acelera el envejecimiento de la piel y disminuye la síntesis de colágeno. El humo del cigarro es otro de los grandes enemigos, ya que tiene radicales libres que hacen que, tanto las fumadoras activas como las pasivas, se expongan a perder brillo en el pelo y a perder hidratación en el cutis. Las manos también reciben un impacto negativo. El constante contacto con el alquitrán provoca que los dedos se tornen amarillentos, que las uñas cambien su color y que la piel se reseque.

Al poner los efectos de los vicios en una balanza, ¿aún los consideras irresistibles?. Estos nos producen gran placer, pero ¿podemos ignorar sus consecuencias?. Taconeras, las invito a opinar acerca de este tema!

2 comentarios

Paula

27 de septiembre de 2009

estoy totalmente de acuerdo con Andrea, tengo dos "historias", la primera es la mía, dejé de fumar hace como 5 meses por que me enteré de la mortal combinación cigarro-pastillas anticonceptivas, y después de un par de meses, encontré que mi estado físico hasta había mejorado, sin embargo para el 18 recaí, les juro q al otro día me sentía pésimo!! como que sentía el efecto nocivo del cigarro en mi cuerpo, lo que duró un buen par de días más, no quiero sentir nuevamente esa asquerosa sensación, asi que chao con el cigarro. La otra historia es de un ex compañero de trabajo, tenía como 30 años pero parecía un viejo, fumaba desde los 12 años, y casi 2 cajetillas diarias!!! les encargo el olor que emanaba!! su ropa, aliento, piel!! era horrible saludarlo de beso en la cara!!! bueno, enfermó de algo muy simple pero creo que el desgaste que el cigarro hizo en su cuerpo complicó mucho más las cosas.... bueno, sé que no se aprende de experiencias ajenas, pero nunca está de más conocer las realidades del resto ;) saludos!!

andrea

22 de septiembre de 2009

Hola, yo trabajo en una agencia de publicidad y soy fumadora pasiva. Es horrible. Esto es porque además de lo que dicen en el artículo, el respirar el humo que los fumadores botan hace peor para los pulmones. También uno queda con olor a cigarro impregnado en el pelo y en la ropa. Estuve bajo este ambiente 1 año, de ahí renuncié por este motivo (no estaba dispuesta a morir por cáncer al pulmón) y a los 2 meses me volvieron a llamar. Y como condición puse que fumaran a fuera. Santo remedio. Ya no soy fumadora pasiva. Hay que priorizar la salud antes que el dinero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último