15 de 09 de 2009

Pluma Rosa: “Hasta que la Muerte Nos Separe”

 

Llevaba un mes tendido en una cama de hospital, lugar donde día a día parecía ir perdiendo todo aquello que siempre lo había hecho ser él. Su desbordante alegría, que siempre desembocaba en un envidiable conformismo, de aceptar un nuevo día, como un lujoso regalo de simplemente estar aquí, viviendo. Parecía ser que él, se preparaba para algo, algo sobre lo que nadie tenía la oportunidad de decidir.

Ella, a su lado. Como lo había hecho los últimos 55 años de su vida. Todo un mes, observando y siendo partícipe de que el hombre con quien compartió los momentos más maravillosos de su recorrer, lentamente se apagaba, dejaba de ser él, perdía esa esencia que siempre lo mantuvo de pie y luchando.

Siempre escribimos del amor, de los primeros amores, del conocerse, de las primeras chispas, de la química, y así muchos otros temas que redondean y atañen aquello que hace del comienzo de una relación, algo majestuoso e inolvidable. A la vez, siempre se comenta también, de los términos, de las infidelidades, de los problemas, de la pérdida del deseo por la pareja estable, y así, todo lo que envuelven las relaciones amorosas.

Hoy quiero que pensemos en el amor que muy pocos logran construir, el amor que “sigue las palabras de la iglesia”, el amor que efectivamente cumple lo que alguna vez prometió; “hasta que la muerte nos separe”. En cortas palabras; el amor de toda una vida. ¿Qué se sentirá, cuando perdemos al amor de la vida? ¿Qué sucede cuando el término de una relación, no pasa por una pelea o un problema, sino por la edad? ¿Qué es, amar descabelladamente por una eternidad y verlo partir? ¿Será una partida compartida, donde todo de mí, se va contigo? ¿Perderé yo también, todo lo que me hace ser yo, al haberte amado y entregado a ti, toda mi vida?

Llegó así un viernes, viernes donde ella seguía ahí, a su lado, de su mano, recordándole con una simple mirada, todo lo que lo amaba y seguiría amando. Él dormía, soñaba. Soñaba el momento en que la conoció, en una fiesta. No como nuestras fiestas de hoy, sino una fiesta elegante, donde los besos eran sagrados e implicaban mucho más que la satisfacción de placer. Los besos construían historias, sellaban un amor. Él se acercó y la amó. Desde aquél día la amó. De la misma forma que ella lo amó a él. Ella también lo miró, y lo miró igual como aquél viernes lo miraba en la cama del hospital. En esa mirada le prometió, que lo amaría por siempre.

Entraron los médicos, algo sucedía. Claramente sucedía lo inevitable, eso que nadie tiene el poder de controlar: la partida eterna. Murió soñando con ella. Ella escuchó su último suspiro y lo abrazó, le preguntó porqué la dejaba, porqué no la acompañaba un tiempo más, pero lo dejó partir. Lo miró con los mismos ojos que lo miró el día que se enamoró de él, con los mismos ojos que el día que le prometió amor eterno,  y se dio cuenta en ese mismo instante, que no dejaría de amarlo por que la muerte los separaba. Seguiría haciéndolo por siempre.

Fui testigo de esta historia, fui espectadora de esta escena, y es lo más lindo que he podido vivenciar. Me di cuenta que sí es posible, que yo también quiero ser protagonista de esta misma historia, y de que si nos lo proponemos, todos podemos amar para toda una vida.

“¿Cómo es perder entonces al amor de tu vida?” Le pregunto hoy a mi abuela. “Como perder una parte de mi” me responde ella. Pero no con pena, tampoco con rabia, por sentir quizá, que la vida lo había despojado de su lado. Sino con una sonrisa. Me tomó la mano, y perdió su mirada en recuerdos.

Nerea de Ugarte L.

Psicóloga Clínica

Centro de Salud Mental, Providencia, Stgo.

Clínica Ciudad del Mar, Viña del Mar.

48 comentarios

Ann

28 de junio de 2011

el hombre con quien comparto mi vida me dijo la frase más linda que he escuchado "quiero partir mirando tu cara, apenas te vi lo supe, eres tú a quien quiero a mi lado cuando tenga que morir y lo haré tranquilo" nunca imaginé sentir lo que siento por él, el amor, las ganas, las alegrias y las penas..... creo que me va a pasar lo de tus abuelos, si él me deja, jamás dejaré de mirarlo y pensarlo con cara de enamorada y menos voy a dejar de amarlo.....

Vanessa

22 de junio de 2011

Hermoso!!! me emocione y llore... imagine la historia de mis padres que hoy llevan 42 años de matrimonio y se aman como el primer dia. Espero llegar a lo mismo con mi novio... Saludoss

vale

21 de junio de 2011

Este es lejos mi favorito! cada vez que lo le me hace llorar

Alicia

25 de agosto de 2010

Nerea, hoy he leido tu columna y debo confesarte que me hiciste llorar y muy profundamente, yo no he vivido esa situación, pero casi estamos en esa, porque mi papito esta malito y poco se mueve y mi mamita lo cuida y mira con esa mirada que tu describes, hoy ellos llevan 58 años juntos de casados y yo soy su hija mayor y veo cada dia como esa luz se va apagando y como mi mamita lo va resintiendo y enterneciendo con cada gesto o palabra que mi papito logra pronunciar, un te quiero, te ves linda, quiero darte un besito, en fin para que mas detalles, se me parte el alma al pensar lo que va a pasar, te felicito supiste leer y ver el amor de verdad, en los ojos de tus abuelos, yo lo veo en mis papis, un abrazo y suerte

Marina

23 de julio de 2010

Aguante las lágrimas hasta el final, trate y trate pero imposible Que lindo Nere me hiciste recordar, esos recuerdo que de repente queremos tapas por esto mismo por no llorar por ser egoístas y querer que esas personas sigan al lado, pero la verdad hay que estar felices porque están mucho mejor, por que tiene un papel mucho mejor que el de nosotros el de cuidarnos cada segundo y ser espectadores de nuestros pasos. Cariños!

Catalina

19 de junio de 2010

gorda! tuve que parar dos veces porque la angustia no me dejaba seguir leyendo....con tu papa taba que reventaba y con tu mama me desarme! negra yo creo en esto, creo en el amor para toda la vida, creo que en el amor hasta que la muerte nos separe! .....y nuestros papas son la prueba de que hoy dia tambien se puede, no es cosa del pasado! te adoro gorda y gracias porque me recargaste las pilas con el articulo!

Dan

18 de junio de 2010

Nere, cada columna escrita por ti, tiene un gran significado pero se que esta es la que más vale, vivi contigo el duro proceso y sufri contigo a la distancia cuando tuvo que partir. Se que con estas historias de amor uno no pierde la esperanza de enamorarse completamente y creer que Sí el amor puede ser para toda la vida y más allá de la muerte. Cada día agradesco más haberte conocido y compartido momentos especiales contigo, ya que eres una gran persona y amiga. Te quiero mucho y gracias por las bellas palabras que pasas a papel y en este caso a internet.

caro

18 de junio de 2010

Buenísimo Nerea... muy linda la historia!!! yo tb veo esos ojos de recuerdo con amor en mi abuela cuando piensa y me habla de mi abuelo... lo amó toda su vida con defectos incluidos... y lo sigue amando...es increíble. la vida termina pero el amor es infinito!!

Rena

18 de junio de 2010

Lo que mas me gusta de leer tu columna, especificamente esta columna... es que recuerdo el brillo de tus ojos hablabas de él con nosotros... ojos de cariño. Sin duda me dan ganas de "amar descabelladamente... y por una eternidad" TQM.

Franco

18 de junio de 2010

Estimada Nere: No dejo de sentir admiración por ti. La historia me emocionó, porque veo la pérdida desde la misma vereda que tu. Esa intensidad en tus letras me hacen admirarte, además porque tuve la oportunidad maravillosa de conocerte y compartir algun espacio de la vida contigo. Gracias por todo lo vivido, lo reido, por las diferencias, y también por estas lagrimitas que se niegan a salir....pero que quizá en esta mañana lluviosa, se confundan en mi cara de dia viernes y me hagan nuevamente recordarte. Besos Franco

maria

18 de junio de 2010

que pena, pero que lindo y que importante rescatar el amor verdadero, ese que triunfa siempre frente a la realidad de la vida y a los defectos humanos. Ese al que aspirar y el que es un ejemplo de que si se puede y que hay que luchar Gracias por tan emotivo relato

Ale

18 de mayo de 2010

Nerea, te escribí ayer!

Nerea De Ugarte

17 de mayo de 2010

Ale, escríbeme a mi correo que tengo una idea interesante para comentarte. Un beso!

Ale

17 de mayo de 2010

Rodrigo, ¡Bienvenido a Para Ti! Te cuento que desde junio podrás leer las columnas de Nerea en la revista impresa. Y en el debut, viene muy buena, como siempre.

rodrigo jarpa

16 de mayo de 2010

estimada colega: no me había hecho el tiempo para leer tus columnas. esta es la primera y la verdad es que he quedado muy inmensamente sorprendido. tu capacidad de transportar, emocionar y las ganas de robarte miles de frases para hacerlas propias, porque supiste como decirlas mucho mejor antes que todos nosotros. no dejes de hacerlo un abrazo grande r

sorkunde

22 de marzo de 2010

Querida prima...estoy muy emocionada. Estamos muy emoionadas, con mis hermanas y la hermana de tu abuela, mi mamà! Mi papà lo mismo...que consideraba al tìo como a un hermano:asì me dijo, el dìa que se partiò! Con los años en la distancia, pienso, que ha sido seguramente una figura sinceramente positiva. En el mas ancho sentido de la palabra. Desbordante alegria. Si. Y te lo digo yo, jumto a mi familia que asì lo pensamos. Con ese entusiamo infantil por cualquiera cosa. Bella historia. Un abrazo inmenso a tu mami y a todas mis primas e rispectivos. Un abrazote a mi tia con el corazòn abierto y compoletamente sincero recordando aquellos tiempos de mi niñez...ratos para algunos. Para mi, dilatados...tanto que tengo la suerte de recordarme detalles de frases y cositas increìbles. A veces la memoria no es buena. En estos casos:si! Nerea, el dìa que te concì, aquì, en mi casa pensè:tiene algo de especial! no me equivocaba. Haces el trabajo que tenìa que haber hecho yo.^^ Es muy lindo leer tu fuerte sensibilidad y partecipaciòn. Espero que la mantengas y la compartas. Cuidate. Zorkunde

jp

19 de febrero de 2010

PORQUÉ YA NO HAY MÁS COLUMNAS DE LA AUTORA?? QUE ESCRIBA!!

Eve

25 de septiembre de 2009

¡¡¡¡¡Hermoso!!!!!, sabes siempre he querido envejecer junto a mi marido y estar juntitos hasta que la muerte nos separe, lo amo desde el primer día en que lo conocí y quiero seguir amandolo por siempre igual que él a mí, creo que las almas gemelas se encuentrar en todas las vidas a si que tengo fe en que nos volveremos a encontrar más alla de esta vida... me gustó mucho tu reflexión felicidades!!!!!

Constanza

22 de septiembre de 2009

Muy linda la columna....yo recien llevo muy poco casada, pero sé que encontré a esa persona de la cual tu hablas en tu columna. felicitaciones!!!

María Cristina Larrain

22 de septiembre de 2009

Que lindas palabras sobre los abuelos. Me acordé de los mios, que también pasaron por esta vida dejando huellas y construyendo familias con muchos sacrificios, dificultades; pero principalmente con mucho amor y de ese amor verdadero que llega a la eternidad. Esos abuelos son los sabios, los maestros que en su cotidianidad por esta vida encontraron el camino correcto para llegar al cielo. Y desde ahí con acompañan, y nos esperan... algún día estaremos juntos; para decir que valió la pena.

josu

21 de septiembre de 2009

Querida nere Te pasaste,muy lindo tu reportaje al tata jose,fue una persona muy linda y el mensaje que nos deja a todos es como para seguirlo. felicitaciones,un besito para mi sobrina.

Juan Carlitos

21 de septiembre de 2009

Muy bonitas palabras Nerea. Ojala que algún día yo pueda sentir ese mismo amor intenso y maravilloso que vivieron tus abuelos. Sigue escribiendo, lo haces muy bien. Un beso y saludos

kata

19 de septiembre de 2009

wow.. de verdad me cayeron las lagrimas cuando lo lei.. la verdad es que nunca me imagine que te podrias tomar tan positivamente la situacion, me impresiono y me gusto...(yo creo que podria ser un ejemplo) en cmo te dabas cuenta de como lo miraba con todo su amor como en el primer dia... ame tu columna de verdad... Saludos!!

fran comas

18 de septiembre de 2009

Qué quieres que te diga.....me emocioné con cada línea de lo que escribiste...tan cierto todo.. hoy más que nunca lo que dices me hace perfecto sentido. Al igual que muchos de los que han comentado, también veo reflejada la vida de mis abuelos...y en este minuto me siento igual que tú: una fiel testigo de una historia de amor que ha concluido su primer capítulo...y que, por cierto, continuará y perdurará por siempre. un beso grande, te felicito por tu columna!

mario

18 de septiembre de 2009

He leído muy atentamente el artículo escrito por tu hija y, es algo que escribe pensando seguramente en su abuelo José Antonio y también en su abuela. Esto para mi es una experiencia vivida y, que tu suegra seguramente lo ira viviendo, no se cuando pero sera largo y lento tal como nos ha pasado a todos los que hemos perdido un ser querido, sobre todo cuando la persona que partió es la que tú elegistes para que compartiera tu vida. Xabier, felicita a tu hija por escribir sobre situaciones que no a muchos preocupa no les preocupa en el mundo actual. Un abrazo

garbiñe

18 de septiembre de 2009

me hicistes sentir un dolor muy profundo en mi corazon al leer tu articulo nerea , porque yo tambien fui parte de esta marravillosa y verdadera historia de amor, yo si creo absolutamente en el amor verdadero y puro ya que fui fiel testigo de ello, me da gusto y TE ADMIRO nerea con la facilidad que pueden fluir de tu mente y corazon las pallabras que interpretan perfectamente los sentimientos de muchas personas.Fue una historia maravillosa de las que alomejor pocos seres humanos tienen la suerte y el honor de haberla vivido, te felicito nuevamente por tu capacidad y tu maravillosa forma de expresar el largo camino de toda una vida en solo unas pocas lineas .UN BESO CON TODO MI AMOR.

alfonso

18 de septiembre de 2009

Querido amigo: Te pido, por favor, que le entregues a tu hija Nerea mis más sinceras y humildes felicitaciones, por este artículo maravilloso que ha escrito. Un gran abrazo. Alfonso Zelada

xabier

18 de septiembre de 2009

Nere no sabes como me hicistes llorar con tú articulo, se cuan verdadera es esta historia porque sentí y ví lo mismo que tú y hoy todavía tengo sentimientos encontrados no se si sentir pena por lo que le paso al tata o sentir alegria y admiración por el tremendo ejemplo de amor y entrega que nos dejo a toda familia. Te quiero mucho tu papa

Daniela

17 de septiembre de 2009

Hermosa historia, que dificil escribir de una inmemorable situación, en la cual uno es partícipe... Nos queda el recuerdo que la experiencia es posible repetirla... Besitos gorda ! Abrazos para ella, la protagonista ...

barbara

17 de septiembre de 2009

Estoi llorando jaja que cuatico nunca lo habia pensado pero muy linda la historia jaj ojala vivir una asi :)

begoña

16 de septiembre de 2009

Es muy parecida a mi historia, me hiciste llorar. felicitaciones, la verdad que faltan escritoras como tu.

Fran

16 de septiembre de 2009

Uf de verdad que sí, emocionante, tengo los ojos llenos de agua.

Alejandra Peirano Rojas

16 de septiembre de 2009

Hola Nere,primera vez que veo tu columna y me hiciste recordar que el amor si existe y que tenemos que decirles a las personas que queremos en vida, me hiciste retroceder 18 años por mis abuelos, y 11 años con mi esposo. Y llegue a la conclusión que debo cambiar con él ahora y no cuando sea demasiado tarde. Gracias por recordar que el verdadero amor si existe. Cuidate y fuerzas. Ale

gabi

16 de septiembre de 2009

"Los besos construían historias, sellaban un amor" quiero eso, ojalá se vuelva a recuperar precisamente eso. pasando por aquí, me dejó maravillada esa frase.

maite

16 de septiembre de 2009

bueniisiimo ! increible historia que gracias a dios es verdad un modelo a seguir de como un amor puedee ser una vida enteraa ! te salioo muy lindoo nereaa :) sigue escribiendooo

gabi

16 de septiembre de 2009

:) se pasó!

ferdo

16 de septiembre de 2009

me quebraste mi parte masculina, ajajaj, me llegó al hueso, wenazo! mi polola me obligó a leerlo, cero mamona la cosa, mu wena!

katy

16 de septiembre de 2009

pucha que buena columna, de verdad se pasó. saludos a la directora y felicidades por explotar la parte humana del ser humano, que al parecer ya nadie retoma. Que lindo poder lograr una historia tan increíble, sin ser "cebolla", buenísima.

Lore

15 de septiembre de 2009

Debo confesar que hiciste que me cayeran algunas lágrimas... Pocas, muy escasas son las personas que pueden vivir el amor de manera tan real y tan profunda. Espero poder yo construir esta historia también. Saludos, y excelente artículo.

rod

15 de septiembre de 2009

no hay nada mas bello que amar sin un final...

patty

15 de septiembre de 2009

me emocionó muchisimo tu historia, soy una romantica desde siempre y anhelo un amor para toda la vida, con historias como esta se puede seguir soñando...

Jechu D.U.G

15 de septiembre de 2009

Muy buen articulo.... hoy en día es muy dificil pensar si el amor será para toda la vida... es con lo que uno sueña...pero cada dia veo que es má dificil llegar a cumplir ese sueño...me gusto mucho el articulo para que decir que termine llorando igual que mucha gente... te felicitooo de todo corazon, y sigue escribiendo con esa pasión con la que escribes....CARIÑOS...

Clau!

15 de septiembre de 2009

Gracias Nerea por tan hermoso regalo que nos haz entregado, me emocionaste y conmoviste. No tuve la suerte de ser testigo de un amor tan intenso, será por eso que cuesta creer en el amor para toda la vida? cuando tu entorno jámas pasó ni pasará por eso, acaso uno puede marcar la diferencia? o la historia familiar es mucho más fuerte?. Muchos Cariños y me alegra como de algo que me imagino fue muy doloroso sacaste tan bellas palabras y sentimientos. Infinitas gracias por tu articulo.

pala

15 de septiembre de 2009

pocos tenemos la suerte de vivir un amor asi de tan cerca......muy personal tu columna pero a la vez creo que a todos nos llega profundamente

Marichu

15 de septiembre de 2009

EN CADA FRASE RECORDE A MIS ABUELOS, UN EJEMPLO DE PAREJA QUE ME HACE CREER CADA DIA EN EL AMOR VERDADERO ...GRACIAS POR TUS PALABRAS BESITOS!

mary

15 de septiembre de 2009

:´( que lindo, que intenso...

juan pablo

15 de septiembre de 2009

HEAVY, QUE LINDA LA COLUMNA. AL FINAL, ES LO QUE TODOS QUEREMOS, SUERTE LOS QUE LO LOGRAN, ESCRIBE UN LIBRO!!

Vicky O

15 de septiembre de 2009

Hola Nerea Confieso que me hiciste llorar con esta historia...Es muy parecida a las de mis abuelos...El hoy no está pero recuerdo esa mirada de enamorado que le ponía a mi abuela cada vez que ella hablaba. Yo también apuesto a ser protagonista de una aventura así. Quiero a mi amor para toda la vida...Hay que cuidarlo. Cariños

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último