10 de 09 de 2009

La moda del burkini

En Sudán, un juez declaró culpable a una mujer por violar la ley de decencia al usar pantalones en la calle. La inculpada, una periodista llamada Lubna Ahmed al-Hussein, debió pagar una multa de US$ 200 a cambio de su libertad. Por contraparte, en Francia no dejaron que una musulmana entrara a una piscina pública con burkini, el polémico traje de baño que es un engendro de la  aun más controversial burka. El modelito consta de una especie de calza hasta los tobillos, una polera larga y amplia de mangas largas y una capucha que sólo deja a la vista la cara. Vienen en diferentes colores e incluso se pueden encontrar con diseños como flores. El caso es que Carole, una musulmana de 35 años, a pesar de llevar su prenda adecuada –según sus costumbres, religión y cultura- no pudo chapotear en la piscina municipal de Emerainville, ubicado a 15 kilómetros del Parque Disney de París. ¿Las razones?, simples: no está permitido meterse a la piscina vestido. Y claro, mirando la foto, el burkini no es precisamente un traje de baño, al menos para este lado del planeta. Entonces de estos episodios se desprenden varias inquietudes: ¿hasta qué punto es posible respetar las creencias y la cultura fuera del territorio propio?, ¿qué es más ofensivo: que un extranjero con otras costumbres quebrante las reglas propias en el extranjero o que no se respeten los hábitos foráneos? No es fácil responder, ni siquiera viéndolo desde afuera, porque es tan violenta una posición cómo la otra. Sin embargo, si acotamos el tema a la moda parece que se simplifica. Claro porque por ejemplo, si en occidente se pusiera de moda usar trajes de baños más tapados para evitar la exposición a los rayos UV, nadie se atrevería a sacar a las personas de los balnearios. Por otra parte, el burkini viene a democratizar –dentro los cánones islámicos- el derecho a divertirse y bañarse libremente en una piscina o en el mar, porque antes las mujeres estaban destinadas a meterse -si es que- al agua con la burka. Poco cómodo por decir lo menos. Con polémica o con el beneplácito del mundo entero, la moda llega a todos, a pesar de la religión, el peso milenario de la cultura, las costumbres, los cuestionamiemtos y de la ley.

4 comentarios

teresa

11 de mayo de 2012

lo que me sorprende es que existan mujeres que insisten en vestirse de esa manera , cuando viajas a esos paises musulmanes, dimensionas realmente el problema, no hay opcion para ellas, son obligadas a pensar asi, si no usas velo eres casi una prostituta, y cada vez son mas estrictos, por lo demas el coran no menciona en ninguna parte el uso del velo

Angelique

23 de noviembre de 2009

"pero lo que me cuesta entender es que a otros les cueste entender la diversidad y no entiendan que en otras partes del mundo hay cosas que NO se permiten" El problema justamente es que se hagan en ESTA parte del mundo... por eso la polémica.

Ale

10 de septiembre de 2009

Yo creo que el punto de discusión tiene que ver con lo que sienten las mujeres frente a su religión y el peso cultural. Finalmente si nos gusta o no un traje de baño o una medida legal es irrelevante ente el sentir de las verdaderas víctimas.

Fran

10 de septiembre de 2009

No voy a hablar de los insólito que nos parece en nuestra cultura un traje de baño como éste, precisamente porque se trata de una cultura diferente a la nuestra, pero lo que me cuesta entender es que a otros les cueste entender la diversidad y no entiendan que en otras partes del mundo hay cosas que NO se permiten. Me imagino que el burkini será de una tela especial para el agua, no es que la mujer esté entrando con poncho... En fin hay de todo no?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último