10 de 07 de 2009

Pluma Rosa: ¿Celamos o Envidiamos?

 

Paciente: “No soporto que tenga que hablar con ella, si ya terminaron, que hable con sus hijos, ya ok!, pero porque tiene que tener contacto con ella, yo también comparto hijos y no habló con mi ex, bueno es que para lo que se preocupa él también po, me da rabia que necesite tanto de ellos, o quizá de ella, que sé yo”

Yo: ¿Tú conoces la diferencia entre celos y envidia? Ella abre bien los ojos y me mira esperando una respuesta. Yo prosigo: “Es que a momentos, cuando te escucho hablar, siento que lo que te pasa con esta situación, no es que estés celando a tu pareja, no es que sientas que ella te lo va a quitar, es que sientes que por qué tú no puedes relacionarte así con el padre de tus hijas, y porqué tampoco tus hijas  tienen un padre así”.

¿Le ha sucedido algo parecido? Veamos otro ejemplo más común todavía…

Paciente: “La odio, no la soporto, ¿porqué siempre tiene que estar como cerca? Donde vamos la veo, y se pasea frente de él, y yo sé que la mira po!, lo tengo claro si no soy tonta, pero obvio si busca que la miren también po, le encanta, con el medio escote y unos tacos que miden como 15 cm, me da rabia, y más encima es teñida po, y él muy “tonto” cree que es natural, y obvio termina echando a perder mi noche, porque yo termino peleando con él…”

Yo: ¿Te das cuenta que llevas aproximadamente 15 min hablando de según tú, “tus celos descontrolados”, y has nombrado a tu pareja apenas 2 veces? Sin embargo de ella ¿has hablado sin parar?

¿Se dan cuenta que a momentos cuando creemos estar celosos/sas nos destrozamos pensando en todo aquello que ese otro/a posee que nos provoca tanta rabia, sin siquiera tener a nuestra pareja en mente?, sin embargo lanzamos toda esa rabia (provocada por una falta propia) a la pareja y nos convencemos de que son ellos/as los que están “joteando”.

Esto nos ha pasado a todos, y vivimos sufriendo por celos inmanejables, sin saber que quizá ¡no son celos!, sino el problema es que; somos unos envidiosos incontrolables.

Para poder percatarnos de esto, debemos tener claro que la envidia involucra una relación de a dos (yo y el/la tercero/a), o sea, mi pareja queda fuera de esta sensación. Mi problema no es que la otra persona me lo va a “quitar”, sino que la otra persona tiene aquello que a mí me gustaría tener (es atractiva/o, alta/o, simpática/o, inteligente, etc.).

Así, dejamos establecido que la envidia es una identificación no lograda; si no puedo tener lo que el otro tiene, lo ataco, lo devalúo, lo minimizo. Ahora, los celos involucran a 3 personas. Y es una emoción que se siente cuando mi pareja da a otra persona algo que yo quiero sólo para mi (amor, atención, cariño, etc.).  ¿Se sienten aludidos?… yo sí, pensé mucho tiempo que era extremadamente celosa. ¿Y de que nos puede servir percatarnos de esto? Para dejar de tirarle a la pareja los conflictos que nos pertenecen a nosotros, y mediante esto hacernos cargo de nuestras propias faltas.

Nerea de Ugarte L

Psicóloga Clínica

Clínica Ciudad del Mar                                                                                           

23 comentarios

alexa

16 de julio de 2009

wenisimo tu articulo ,de verdad te pasaste interesante poder diferenciar los celos y la envidia que aveces pareciera fueran lo mismo y normalmente en las mujeres eso ocurre mucho !!! yo creo k uno debe aceptarce y quererse tal cual es... para k malgastar tiempo en envidiar a otros si solo te hace mal a ti mismo, mjor ser feliz con lo que se tiene sin estar mirando a los demas e incluso alegrarse de los logros de otro...y en cuanto a los celos es pura inseguridad y no valen la pena aveces terminan por fastidiar todo!!!

ann

13 de julio de 2009

me gustó mucho y estoy muy de acuerdo contigo en que debemos separar las cosas porque son completamente distintas. Pienso que nosotras las mujeres envidiamos mas que celamos, creo que uno siemrpe se fija en lo que ella tiene y que tu no.

gab

13 de julio de 2009

gracias

gabi

13 de julio de 2009

considero que es bueno que existan cierto celos dentro de una relacion de pareja porque te hace sentir que eres importante ,siempre y cuando sean celos absolutamente razonables y normales porque si no ya entraria a una cosa enfermisa lo que podria provocar una relacion tormentosa.Por eso todo tiene que ser en la medida justa.

Elmo

13 de julio de 2009

Muy buen punto de vista! Es importantisimo aclarar este tipo de cosas, por que gran parte de los conflictos de parejas son muchas veces evitables pero toman caminos equívocos a lo que realmente significan. Todo va en la confianza y seguridad de las personas. Te felicito Nerea!

Fran Milos

12 de julio de 2009

Qué buen tema has tocado, que interesante y que común! comparto tu punto de vista, la envidia está presente en muchas ocasiones en nosotros... y pensamos q son celos...en cualquiera de los dos casos, estamos hablando de la precariedad de nuestra identidad... a trabajar en eso! a afirmarnos y segurizarnos! al final cuando nos libramos de todo eso, fluimos y todo se torna más amigable...... un abrazo Nere...

Jovi

12 de julio de 2009

Jamás lo había pensado y me hace tanto sentido. Venía arrastrando unos "celos" hacia la ex de mi pololo, hasta el punto de competir secretamente, aunque mi pololo ni siquiera tiene contacto con ella. Ahora comprendo que envidio los cuatro años de relación que tuvieron, esto jamás han sido celos. A veces nuestros propios fantasmas nos sabotean. Gracias por tus palabras.

Manu

12 de julio de 2009

Muy interesante tu articulo, me parece importante aprender a detectar exactamente lo que uno siente en este tipo de situaciones, para poder enfrentarlas de la mejor forma y asi evitar conflictos que puedan ir generando problemas innecesarios, que a la larga hacen que la pareja termine mal por problemas de inseguridades personales que no tienen ninguna relacion con el comportamiento del otro. Muy bueno y muy útil... ahora hay que poner ojo cuando aparece alguien que nos cae muy mal para determinar si estoy envidioso o es que de verdad nuestra pareja está teniendo actitudes "sospechosas"....

miri

11 de julio de 2009

Esta muy buena.. Me gustó mucho siempre hay que saber diferenciar una cosa con la otra.. Saludos

alberto

11 de julio de 2009

me declaro un envidioso incontrolabe.

jorge

11 de julio de 2009

excelente columna! es verdad como una reacciòn se da mala manera al ver algo que te gustaria tener y no puedes controlar. Como esas caracteristicas q pueda tener el ex de tu pareja. Pero claro, ahora la persona que quieres esta contigo y es por algo, que tu tienes otras cosas que entregar. Va todos en la confianza en uno mismo! y entregar lo mejor de uno a las personas que más amas! lo importante es dejar la relacion quede entre los dos, y no permitir q otras personas te muevan de tu centro. Saludos y estare atento a tus columnas!

Anto

11 de julio de 2009

tienes toda la razón al leer esto me doi cuenta de muchas cosas muy buena esta columna

negro

11 de julio de 2009

excelente Nere, va bien esa pluma!

camila

11 de julio de 2009

ajajajaja pucha que buena, te juro que jamás lo habría pensadoooo

jp

11 de julio de 2009

justo y preciso, no es uno de los que más me ha gustado, pero sí del que más he aprendido, muy interesante pensarlo desde ese punto de vista, es bastante real.

juanito

10 de julio de 2009

excelentee!!!!!!!!! muy buena la columna, me gustaria conocer a la mujer que escribe estos maravillos parrafos.Muy cierto todo lo que habla, estare atento a las proximas publicaciones saludos juaNITO.

Patty

10 de julio de 2009

yo pocas veces he sentido celos, pero las veces que lo senti fue por el comportamiento de mi pololo, por sentir que a mi me dejara de prestar atencion por "ella" . pero si era "ella" la que le hablaba y el no la pescaba yo no me enojaba, y pensaba que estaba actuando mal, que en realidad si me debia molestar que lo hiciera porque lo hacia con malas intenciones... pero mientras el estubiera a mi lado no sentia celos. al leer tu articulo lo entendi, en realidad nunca sentiria envidia de ella, mas bien lastima y si no sentia celos es porque no habia motivo para sentirlo gracias, siempre tienes buenos temas

jechu

10 de julio de 2009

MUY BUENA COLUMNA...ME ENCANTÓ.... LA MENTABLEMENTE ES VERDAD....TIENES TODA LA RAZÓN.... SIEMPRE SE LE ECHA LA CULPA A ÉL...

carla

10 de julio de 2009

siiiii que verda todo eso!!!!! yo tambien me he pasado toda la vida creyendo que soy celosa y ahora me acabo de dar cuenta de que es envidia..envidia de que el vea, haga o tenga algo que yo no.......gracias Nerea te voy a seguir leyendo! te pasaste!

gabriela

10 de julio de 2009

excelente tema, en encanto el punto de vista de como ver las relaciones. te felicito

feña

10 de julio de 2009

Interesante punto de vista, la verdad es que yo nunca he sido muy celosa, pero tuve un pololo que si. Nunca pude entender qué pasaba por su mente, ni tuve la empatía de poder comprenderlo. La única explicación que siempre le he daba a los celos es inseguridad en sí mismos y falta de confianza en la pareja. Creo que los celos resultan igual de perturbadores a la persona que los sufre, como a la pareja que es objeto de ellos y pueden terminar con cualquier relación. Felicitaciones Nerea, nuevamente sorprendes con un buen tema a tratar.

Mauro

10 de julio de 2009

Estamos constantemente con el miedo de perder ese objeto primario, tememos de sufrir nuevamente ese trauma de castración, y es por eso que estamos constantemente alerta de proteger nuestras faltas. Saludos!

Beatriz

10 de julio de 2009

Excelente punto de vista! Me encantó esta columna...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último