27 de 05 de 2009

Pluma Rosa: "Placer, Orgasmos y comunicación"

 Una vez escuché a un hombre expresar una sabia frase: “Con las mujeres hay que tratar de a una, porque en grupo son indomables”. Con el tiempo me he dado cuenta de que este hombre tenía mucha razón. Llevo ya bastante tiempo trabajando con grupos de mujeres, donde se hacen talleres de diversos tópicos y se tocan variados temas que, de cierta forma y aunque existan diferencias socioculturales, unen y asemejan todas las problemáticas que como género femenino nos aquejan.
¿Saben lo reacias que son muchas mujeres cuando se habla de sexo?, ¿Saben la cantidad de rostros sorprendidos que observo cuando se toca el tema de la masturbación? Más todavía, cuando lo viven dentro de una relación estable? Quedé sorprendida cuando una mujer comentó: “¿Es normal que los hombres casados se masturben? Porque yo una vez pillé al mío en pleno y casi lo echo de la casa, ¡cómo se le ocurre si para eso estoy yo!”. Otra comentaba: “La masturbación es para los hombres, yo no lo necesito”.
Durante este tipo de conversaciones es que comenzaron a salir mil y un mitos respecto a la sexualidad. Fue ahí cuando se me ocurrió preguntarles a todas si habían experimentado algún orgasmo en su vida. Señoras y señores, no lo podía creer, muchas levantaron la mano, otras muchas no, pero muchas más respondieron: “Yo creo que sí”. Fue esta última respuesta la que más me impactó, y entonces les  pregunté: ¿Cuando estornudan se dan cuenta o creen haber estornudado? Todas asintieron que sabían, y les respondo “¡cuando uno tiene un orgasmo, sabe que lo tiene!”.

No se imaginan lo difícil que fue hacerles entender que si ni ellas conocen su propio cuerpo, menos lo va a conocer el hombre con quien comparten su intimidad. s en estas temáticas donde creo que nuestra sociedad cae directo en la ignorancia. Más allá de las situaciones recién expuestas, sino de la forma en que esto se transmite. Hay muchísimos libros, investigaciones y conocimientos respecto a la sexualidad. Hombres comentan entre hombres, mujeres entre mujeres, y hoy entre todos. ¿Pero que sucede cuando en pareja no se toca el tema? ¿Qué ocurre cuando en el sexo con nuestra pareja hay incapacidad para comunicar lo que nos gusta o no nos gusta? ¿Qué pasa cuando tememos expresar lo que está haciendo mal? Y cuando todo eso se junta y, por un mero detalle, ¿terminamos generalizando todo el acto como algo insatisfactorio?
Tenemos que aprender a comunicarnos, a atrevernos a exigir aquello que para cada uno es placentero y a la vez lo que nos provoca displacer. De la misma forma aprender a recibir críticas y lograr construir algo a partir de ellas. Enriquecer la relación a partir de sugerencias y de la misma forma, lograr actuar aquellas fantasías con las que quizá muchos/as han soñado, pero, “ay! ¡cómo le voy a pedir eso a mi señora!”, o “es que él cree que a mí me gusta que me toque tan fuerte” y yo intervengo: “¿Alguna vez le has dicho que para ti eso no es excitante?”. Y responde: “No, es que se va a sentir mal y se puede enojar”. Y entonces cuando lo anterior se repite por años, comienza la generalización: “Es que es aburrido el sexo con mi señora” o también “ya no me gusta hacerlo con mi marido, es muy bruto” Señoras y señores ¿cómo no va a ser aburrido si nadie expresa lo que para sí es entretenido? Y ¿cómo no va a ser bruto, si jamás le han dicho que lo que hace no es excitante? ¡Quizá el hombre juraba que lo hacía increíble!

Así queridos lectores, aunque suba el dólar, aunque aumente la inflación y aunque la economía esté inestable, los placeres más deleitables de la vida aún son gratis, ¡Comuníquenlo y sáquenle provecho!

Nerea de Ugarte López

nereadeugarte@gmail.com

Psicóloga Clínica

19 comentarios

gabi

24 de junio de 2009

nerea,me parece que lo que has escritoen este tema el hablar y comunicarse con tu pareja sobre lo que te gusta y lo que no ,lo que te hace feliz o lo que te provoca placer son la base de la felicidad en la relacion en una pareja, lo digo por experiencia llevo 26 años casada tenemos una relacion espectacular como pareja, como cuando recien casados y mas aun creo que ahora es mejor todavia.

juan pablo

07 de junio de 2009

Hola tengo 17 años , pero tengo un amigo de 15 años que quiere iniciar su vida sexual, su polola es de menos edad.... sera esto conveniente ? que debe saber o hacer ?? (es que me pide consejos y yo tampoco se) gracias..suerte

Francisco

01 de junio de 2009

Hola nuevamente te escribo para felicitarte, yo tengo 27 años de casado y creo que el exito que tenemos en la cama con mi señora es justamente por HABLARNOS TODO lo que nos gusta, lo que no nos gusta y lo que nos gustaría, todo por supuesto con respeto y aceptando mutuamente lo que al otro no le gusta. FELICIDADES NUEVAMENTE.

Nerea De Ugarte

31 de mayo de 2009

Acabo de responder tu duda en tu email!! revísalo!!

ANONIMA

31 de mayo de 2009

OLA MI AMIGATIENE 16 AÑOS Y NECESITO K ME AYUDES: ELLA TUVO SU PRIMERA RELACION SEXUAL Y NI ELLA NI EL NIÑO SE CUIDARON AHORA TIENE MIEDO DE QUEDAR EMBARAZADA POR FAVOR DIME SI EN SU PRIMERA RELACION SEXUAL PUEDE O NO QUEDAR EMBARAZADA

ann

31 de mayo de 2009

(CONTINUACIÓN) QUE LLEVAR A ALGUNA PAREJA!! GRACIAS!!

ann

31 de mayo de 2009

me gustó bastante, muy de acuerdo con lo planteado. Y es real, pasa mucho que por no hablar se establecen tipos de conductas dentro de la sexualidad que extienden por años en la relación y jamás ha isdo placentero para uno de los miembros, y es más cierto aún, que se todo esto se generaliza y por no decirlo se hace una característica total de la persona, ni siqiera del acto. ej: "mi pareja me muerde muy muy fuerte, pensándo que es exitante" pasa el tiempo y "mi pareja es un bruto/a y no lo paso bien" o comunicándoselo a la pareja "eres un bruto no me gusta hacerlo contigo" en vez de hacerlo en un primer momento "pucha, trata de no hacerlo así, que no me gusta mucho". HABLEMOS TODO!! DONDE ATIENDES?? POR ASI ALGUNA VEZ TENGO

Pablo

29 de mayo de 2009

ya y?

Felipe

28 de mayo de 2009

Saludos Nerea, primero que todo te felicito por tu columna; es súper interesante el tema, creo que es fundamental mantener una buena relación de comunicación con la pareja, específicamente para saber qué es lo que le gusta a la otra persona y además decir lo que te gusta a ti; en el fondo son "dos personas, pero haciendo de uno", por lo tanto el hecho de ser egoísta no tiene cabida. Con una de mis parejas tuve ese problema, en el que no había mucha comunicación al respecto, y lo que se tradujo en malas relaciones sexuales; pasó el tiempo y ya no estamos juntos. Con mi actual polola tenemos una relación increíble, nos contamos todo y en la cama somos mejor aún, llegamos a lo lúdico que nos felicitamos mutuamente: "puta' que somos secos"... Ella por su parte, tuvo sólo una pareja anterior en lo sexual, y nunca pudo lograr orgasmos y no es que yo sea un experto, sino que simplemente se basa en la comunicación y el respeto por tu pareja, el resto sale solo...hay que atreverse, intentar cosas nuevas, y también como recalcó "chika", tal como lo dijo Nerea, "los placeres más deleitables de la vida aún son gratis".... Genial la nota, salu2

Chika

28 de mayo de 2009

Interesante el tema, como algo que a todos nos toca es tan dificil de hablar. Quizas la sociedad en que vivimos nos estigmatiza y no es bien visto el hablar de esto o incluso poder decirle que no, o que algo no te gusta a tu pareja. Es hora de conversar y disfrutar, pq como tu bien lo has dicho, los "placeres más deleitables de la vida aún son gratis". Saludos, muy buenas tus notas.

Javi.

28 de mayo de 2009

Se me olvidó... por si quieren revisar: http://www.cosmopolitan.cl =)

Javi.

28 de mayo de 2009

Hola, no suelo leer esta revista, llegué haciendo click desde Cosmo jeje :) Súper buen tema el planteado. Yo con mi pololo lo paso demasiado bien en la cama :) Y todo es por la confianza que nos tenemos y la buena comunicación que existe. Chicos, no teman preguntarle a su mujer qué le gusta, cómo le gusta y dónde le gusta. Chicas, díganle a su hombre qué les gusta, muéstrenle, guíen su mano, porque ellos al vernos entusiasmadas, más ganas tienen de hacer que lo pasemos bien, les juro que no se van a arrepentir. Y lo que decía uno de los chicos más arriba, por favor, NO FINJAN ORGASMOS! Yo puedo decir que jamás le he fingido uno a mi pololo. Si no lo tengo, no lo tengo, y él jamás se ha enojado o molestado por eso, de hecho nos reímos juntos. Es más, si él lo tiene y yo no, intenta que yo lo logre por otros medios: con sus dedos, por ejemplo, y les prometo que nuestra vida sexual es muy satisfactoria. Como última cosa, les recomiendo que compren Cosmopolitan jajajaja, no es sólo una revista de sexo como muchos y muchas piensan. Se toca el tema del sexo más abiertamente, pero es una revista muy completa... con decirles que hasta mis primos hombres me la sacan cuando ven que la ando trayendo :) A mí muchos datos que han salido en la revista me han servido para llegar a este nivel que tengo con mi pololo. Cariños.

juan pablo

28 de mayo de 2009

se pasó, muy bueno, me gustaría una polola que pensara así...

NiKITO

28 de mayo de 2009

wena nerea!!! muy weno lo que escribiste, yo creo que más insight no pudo haber sido, a cuantas personas les pasa lo que tu has plasmado....yo creo que varios de los que han leído se tienen que haber sentido indentificados (as) de alguna manera....interesante...ojalá vea más de tus escritos...besitos, Nicole....(desaparecida no te he visto en mucho tiempo)

Cristóbal

28 de mayo de 2009

Nerea, hay un punto súper interesante, un momento clave en lo que puede ser el comportamiento y el deleite (o monotonía) sexual de une pareja. Este momento es cuando las mujeres fingen el orgasmo. Me parece que con la cantidad de mujeres que sucede esto podemos hablar de cifras que permiten hacer una generalizacion, ahora bien, ¿por qué? ¿Por qué lo hacen si al final de cuentas lo más común es que el hombre termine pensando que es un dios entre las sábanas y se sienta como un campeón luego de jugar sólo por unos minutos, algo que lo único que logra es aumentar secretamente la insatisfacción de la mujer? Ya que creo que si ellas supieran que el hombre se da cuenta no lo harían, no? Como hombres podemos perfectamente desencantarnos con esta costumbre, pensar que ella en cierta medida nos engaña... Yo prefiero pensar todo lo contrario, que en el fondo ella, por le mismo hecho de que lo quiere a él finge. Es decir, sabe que el sentir que se le da placer a la pareja es satisfactorio, sobre todo para el ego masculino, pero... ¿hasta cuando nos satisfacemos de placeres ficticios?

RENZO

27 de mayo de 2009

Un saludo antes de nada. Hablamos de sexo, hablamos de personas, hablamos de orgasmos hablamos de placeres. Separando los temas podriamos encontrar una solucion en este presente para aquellas personas que aun no disfrutan. La solucion esta aqui, en este presente, entonces amiga o amigo, dejando de lado tus propios limites mentales, esos que no te dejan ver mas alla, que no te dejan actuar, que no te dejan disfrutar, dejando de lado todo pre - concepto, te invito a cuestionarte, que es lo que quieres, y si es que encuentras un limite en tu respuesta, uiiifff , creo que tiene que hacerlo... Una sola vida, un solo cuerpo, el respeto por lo tuyo y lo de los demas.

nicolas

27 de mayo de 2009

increíble, muy cierto pero poco practicado...

Josefa

27 de mayo de 2009

Nerea, creo que tu escrito plasma la realidad lo que le pasa a muchas parejas hoy en día, la falta de comunicación y de confianza desembocan irremediablemente en la infidelidad, en el aburrimiento e incluso en los malos tratos. Creo que las parejas, sobretodo de jóvenes, que serán padres de familia en un futuro cercano, debieran tener la confianza para conversar de todo y no tener impedimentos para decir la verdad ANTES de dar el paso de tener relaciones. Las relaciones de parejas son hoy tan poco estables y fugaces que la confianza se da al revés, es decir, primero me acuesto, después converso. De esta forma, quedan muchos cabos sueltos y que generan serios problemas en el futuro como el no saber si se ha tenido un orgasmo o no. Mucha Suerte

Karentxu

27 de mayo de 2009

Nerea, muy interesante tu escrito. Hace algunos años se habló mucho de 'conócete' a través de un espejo. Y se invitaba a todas las mujeres a tener una sesión con ellas mismas frente a éste, en el que se miraran detalladamente cada espacio de su vulva. Ésto, porque todavía hay muchas que ni siquiera saben dónde está su clítoris o qué les produce tal o cual roce, o más científicamente, qué hacen sus glándulas de Bartolini en pro de sus genitales... Entonces, ¿cómo podrían pedirle a su pareja lo que les gusta, si ni siquiera saben qué les gusta? Ahora, más allá... cómo una mujer de más de 45 confiesa que se ha masturbado, si durante su niñez y adolescencia su madre la educó insistiéndole que no debía tocarse e incluso la hacía dormir con las manos sobre el cubrecama? Complicado tema, sin duda. Pero no se puede avanzar en esto sin educación, sin información. Tal como dicen los sexólogos, mientras más sabes del tema, más libre eres en tu sexualidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último