17 de 04 de 2009

Niñas esposas

Siempre he pensado y predicado el respeto por otras culturas y costumbres, sobre todo si se trata de aquellas que están al otro lado del mundo y que quizás por lo mismo, no comprendemos en su origen y su base y más aún si nuestros hábitos y creencias religiosas las aceptamos más por costumbre que por convencimiento. Pero hay algo que me hace ruido porque creo que atenta contra los derechos humanos más básicos: el respeto al individuo por sí mismo y a vivir una niñez normal. Lo que  me provoca molestia son los matrimonios que se practican – sobre todo en Oriente-  entre hombres adultos y niñas, niñas chicas. Hace poco causó revuelo la unión entre una menor de ocho años y un hombre de 60, en Arabia Saudita. El acto fue tan reñido con toda lógica, que hasta en el mismo país se abrió la polémica y el ministro de Justicia, Mohamed al-Issa, anunció que el asunto se debe regular. Pero como es imposible borrar la historia con un decreto, un tribunal de la localidad de Unaiza permitirá el casamiento de menores con la condición de que el marido no mantenga relaciones sexuales con su “mujer” hasta que ella alcance la pubertad, pero de abolir la medida nada se habla. El desenlace de la niña de ocho años tampoco es muy alentador porque si bien no vive con su marido, 52 años mayor que ella, ninguna de las instancias legales de su país le ha concedido el divorcio y menos la nulidad, a pesar de las presiones de su madre y varios grupos pro derechos humanos. La mejor respuesta que ha recibido la desesperada mamá es que cuando la menor llegue a la pubertad, puede pedir la disolución del matrimonio. Mientras, la máxima autoridad religiosa, el gran muftí Jeque Abdul Aziz al-Sheikh, dijo que la unión de niñas menores de 15 años no se opone a la ley islámica. Nada que decir.

La foto de www.elpais.com muestra al matrimonio afgano de Ghulam, de once años junto a su marido, de 40.

5 comentarios

Bjs

07 de febrero de 2012

Hola Ana, laemntablemente nosotros no tenemos ningún contacto con los Maroyu ni creemos que ellos conozcan el blog, de todos modos nos vamos a quedar con esas bendiciones que les mandas como aduaneros corruptos, gracias por la visita .

Natalia Rodríguez

17 de abril de 2009

Wow. A veces es difícil entender a alguien que pololea con una persona 20 o 10 años mayor...pero 52? por favor explíquenme que puede saber una niña de 8 años?! yo a esa edad todavía creía en el viejito pascuero! Creo que la justificación cultural intenta tapar un grave problema de abuso. Me da mucha pena por todas las niñitas que pasan por esto y encuentro horrible que un hombre sea capaz de seducir a una niña para poder satisfacer sus fantasías.

Ale

17 de abril de 2009

Si pensamos que ya hay opiniones discordantes en los mismos países donde se cometen estas atrocidades, hay por lo menos remotas esperanzas respecto a un cambio.El problema es lo inmediato.

Fran

17 de abril de 2009

Es cierto, están locos, pero el mayor problema es que es parte de una cultura y ya sabemos lo difícil que es arraigar un aspecto cultural de lo que sea. De verdad que debe haber mucha gente a la que le gustaría, así como a nosotros, ayudar, hacer algo, pero cómo... Siento que aquí deberían entrar instituciones mundiales como Unicef y hacer algo definitivo al respecto, es algo que no se puede tolerar.

xsanmiguel

17 de abril de 2009

Confirmado: ¡el mundo está loco!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último