09 de 03 de 2009

Madre a cualquier precio

 

“Quiero un hijo de él. Ser padres era nuestro sueño”, afirmó a la prensa una mujer italiana de 32 años, que pide ser fecundada con el semen de su marido en coma. El ginecólogo Severino Antinori ya extrajo el semen del hombre -que se encuentra hospitalizado- con una jeringa y lo conserva en nitrógeno líquido a 197 grados bajo cero a la espera del dictamen de un juez. Hasta el momento, el procedimiento se ajusta a ley italiana pues el padre del hombre en coma fue nombrado su “tutor” y dio su autorización para que se llevara a cabo la práctica en su hijo, sin embargo, es la fertilización lo que aún está en el limbo legal. El Vaticano puso el grito en el cielo, como cada vez que el principio de la vida no tiene su génesis de manera natural. En todo caso, aunque es la priera vez que se abre un debate de este tipo en Italia, ya en Inglaterra, en 1998, Dane Blood fue inseminada con la esperma de su marido muerto y no una, sino dos veces.

5 comentarios

SgordilloE

09 de marzo de 2009

Mmmm... Yo creo que es una cuestión de pareja, y en ese contexto no hay reglas. Lo que estuvo bien para ambos está bien. Quizás el amor de ella por él es tanto, que quiere su retrato en chico y con patitas. A mi entender, los hijos para las damas son eso...una copia del marido que puedan controlar... jajajaja. Con respecto a la Iglesia, ya no me extraña nada. Ahora está en contra del gobierno brasileño porque autorizó un aborto, en una nena de 9 años, violada reiteradamente por su padrastro y embarazada de GEMELOS. No sólo está con recursos de protección para que no se repita, si no que excomulgó desde el Lula para abajo, a todos los que participaron directa o indirectamente en el proceso. En casos donde no hay "buenas opciones", y se tiene que optar por "la menos mala", hay que "estar ahí" para acertar con la opinión y entender porqué, para ellos, el amor lleva ese signo. Un abrazo.

Ale

09 de marzo de 2009

El marido tiene un coma irreversible por un tumor cerebral. De hecho, muere en cualquier momento. Tiendo a pesnar que con estas decisiones tan extremas uno casi siempre termina arrepentida. Siempre he creido que al frozar las situaciones, no resultan bien. Prefiero la naturalidad de enfrentar la muerte, sufrir el dolor, echar de menos y no olvidar a aferrarme desesperadamente a alguien que inevitablemente y a pesar de nuestros intentos, se va a ir sin que nada ni nadie lo pueda reemplazar. Por otra parte, los hijos utilitarios me dan un poco de resquemor. Los engendrados para salvar un matrimonio o a otros hijos; para retener a la pareja, para no sentirse sola, para sentirse mujer...no sé, le tengo demasiado respeto a la maternidad y a ser madre...

Fran

09 de marzo de 2009

Cierto es un tema súper complicado que toca principios valóricos, éticos y morales y aunque creo que e veces la ciencia va mucho más allá de lo permitido, en otras ocasiones creo que ayuda mucho, como en casos de infertilidad, cuántas personas murieron en otra época esperando concibir un hijo, en este caso, no sabemos muy bien los detalles, pero si ella a través de la ciencia puede perpetuar la vida de su marido en un hijo concebido bajo estas circunstancias, no siento que sea un pecado sino todo lo contrario.

Sole Hott

09 de marzo de 2009

Si eran una pareja feliz y siempre quisieron tener un hijo, me parece normal lo que pide, sobre todo en la situación del marido. Ya sabemos como es el coma, puede despertar en cualquier minuto como puede no hacerlo nunca. Si no lo hace ahora puede pasar toda su vida pensando que pudo haber quedado embarazada y no lo hizo.

xsanmiguel

09 de marzo de 2009

¡wow! Este mundo está a ratos demasiado moderno. Por favor, chicas Para Ti, cuéntennos cómo sigue el tema...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último