05 de 02 de 2009

Crisis religiosa

En abril de 2002 el Papa Juan Pablo II admitió la crisis de la Iglesia Católica en Estados Unidos, luego que se diera a conocer una red de pederastia en la que había sacerdotes implicados. Este hecho destapó lo que hasta entonces era un secreto a voces: entre los sacerdotes norteamericanos había una red de abusos sexuales. Pero la reacción del Papa tuvo el efecto de una bola de nieve y en muchos países comenzaron a escucharse voces denuciantes de alumnos, padres y profesores, los que animados por el anuncio de El Vaticano, admitieron haber sido víctimas de sacerdotes pederastas. En Chile los casos coparon las portadas siendo el más emblemático el del Cura Tato, sacerdote del Colegio Villa María que tuvo aventuras con más de una alumna. Acá poco se sabe del destino de estos embajadores de Dios en la Tierra, incluso, al principio fueron “recluidos” en reparticiones religiosas lejos del mundanal ruido, o como lo anunciaron las autoridades eclesiásticas, “los mandaron a meditar acerca de sus actos”. En Estados Unidos, el escándalo tuvo consecuencias desastrosas para la Iglesia: seis años después, casi el 50% de la población cambió sus creencias religiosas. Marcial Maciel, fundador de los Legionarios de Cristo mantuvo durante años una relación con una mujer, producto de la cual nació una hija, al menos eso es lo que reconoce la Iglesia, porque los antecedentes dicen que pueden ser más los herederos del cura, además, su prontuario arroja varios casos de abusos sexuales comprobados por los que fue “sancionado” en 2006. La noticia del lado B del sacerdote mexicano (murió el 30 de enero de 2008) remecen nuevamete El Vaticano. En nuestro país, la congregación está representada por un par de colegios y una universidad. A pesar de que el Papa Juan Pablo II calificó como criminales a los curas norteamericanos, parece que en Chile los hechos no influyen en la fe de los creyentes. Por más que los medios difundan las horrorosas conductas de estos religiosos, como que del otro lado (léase Iglesia y fieles) no hay respuesta, como sí la hubo en Estados Unidos. ¿Será que lo chilenos tenemos una fe más fuerte o simplemente nos hacemos los locos frente a los temas incómodos?

2 comentarios

Jorge Queirolo Bravo

14 de febrero de 2009

Marcial Maciel ya no será santo Por Jorge Queirolo Bravo Pensé que lo lograría, que traspasaría triunfalmente la meta que tanto le habría gustado coronar, pero me equivoqué en forma rotunda. Me refiero, obviamente, a Marcial Maciel Degollado, el siempre evocado fundador de los Legionarios de Cristo. Dicho sacerdote, conocido debido a su predilección sexual por los seminaristas, sonaba como un firme candidato a ser canonizado. Ahora todo se arruinó. El festín de beatería hipócrita se derrumbó como un castillo de naipes en medio de un huracán. ¿Qué evento tan poderoso pudo pasar, como para aguarle la fiesta a los legionarios de la infamia? La respuesta es: algo inesperado y tremendamente sorpresivo. ¿Qué tan sorpresivo? Más de lo que se podría esperar de alguien que supuestamente fue célibe, aunque esto haya sido fuertemente cuestionado mientras el personaje aún vivía. ¿Qué sucedió entonces? Resulta que se dice que el inefable Marcial Maciel, además de violar a un cierto número de seminaristas, también fue padre. ¿Qué tiene esto de raro? ¿No es lo normal que un hombre tenga hijos? Para los mortales comunes y corrientes lo es, mas no para un prelado, de acuerdo con los extraños parámetros establecidos por esa institución tan anómala, decadente y anacrónica que es la iglesia católica. Para la jerarquía eclesiástica que un cura u obispo viole o someta sexualmente a una legión de niños, adolescentes o seminaristas no parece ser un gran pecado. Solamente es motivo de traslados silenciosos para el religioso afectado, de tal manera que el brazo de la justicia secular, en lo posible, no lo alcance jamás. No es nada más que eso, y todos los actos y resoluciones administrativas que conciernen a estos “percances carnales” no tienen otra finalidad específica, como no sea la de proteger al autor material de dichas aberraciones. El mensaje del alto mando clerical a los sacerdotes es, en ese sentido, bien claro y no deja lugar a dudas: viola a todos los niños que quieras, pero no permitas que te descubran. Tener un hijo ya es un asunto diferente y mucho más complicado. A los ojos del sacro colegio cardenalicio y los obispados esto sí que es un pecado descomunal, a desemejanza del abuso sexual en contra de menores que, en el mejor de los casos, es visto por ellos como una falta de poca cuantía y mucha frecuencia. Y por eso Marcial Maciel ya no será santo. Su imagen de yeso no adornará las bellas catedrales de las capitales europeas y latinoamericanas. No se erigirán santuarios que inmortalicen su memoria retorcida y libidinosa. Carecerá del honor de presidir, dentro de una urna de vidrio y cargado por sus adeptos, una procesión, pese a que éstas cada día son menos concurridas. Tampoco se imprimirán estampitas a colores, con una aureola blanquecina sobre su cabeza, para recordarles a los feligreses y peregrinos su falsa santidad. Es que Maciel cometió el notorio desacierto de engendrar una hija, con lo cual su figura cayó perpetuamente en desgracia para los fanáticos trasnochados y andropáusicos que dirigen el Vaticano. Eso de ser papá sí que es imperdonable. ¿Cómo se le ocurrió perpetrar semejante tontería a Maciel? ¿No tenía, en ese momento, acaso, suficientes querubines bien dotados con los cuales revolcarse debajo de las sábanas? ¿Quiso el padrecito jugar a ser hombre? ¿Le sobrevino un súbito arrebato heterosexual? Porque, por lo que sabemos, a Marcialito más bien le picaba el culito. O para manifestarlo con una expresión bien criolla y algo vulgar: le gustaba que le atoren el tubo de escape. ¿Se entendió? No ahondaré más en el tema. Lo que voy a decir a continuación puede sonar curioso, pero defiendo la opción de Marcial Maciel de haber elegido ser papá. Creo, incluso, que es lo único bueno y positivo que hizo en su inmoral vida. Y el clero diocesano debería respaldarme en mis dichos. ¿No dicen ser los más grandes defensores de la familia? Ahí tienen un buen ejemplo de alguien que trató de formar una familia, aunque informalmente. Marcial Maciel ya tiene un retoño propio que le puede poner flores en su tumba en el día del padre. Sus seguidores probablemente ya no lo harán, asqueados por la pérdida de prestigio de su progenitor espiritual. ¿Y qué dice la curia vaticana de todo este lío? Seguramente ya están buscándole un sucesor menos lujurioso a Marcial Maciel. A rey muerto, rey puesto. © Jorge Queirolo Bravo

Sole Hott

05 de febrero de 2009

En Chile somos especialistas para hacer oídos sordos, y creo que como fieles a la Iglesia deberíamos asumir cuando se han cometido errores de este tipo. No le hacemos un bien a nadie dejando pasar este tipo de situaciones, la fe está en creer, pero no en tapar el sol con un dedo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último