11 de 11 de 2008

Durmiendo con el enemigo

Me sorprendí mucho esta mañana cuando vi en las noticias que los resultados de los estudios sicológicos que le hicieron a María del Pilar Pérez, arrojaron que se trata de una persona normal. Pensé que por lo menos iba a salir sicópata o aunque fuera un poco demente, pero no, ella es sólo mala y tiene cientos de historias que lo avalan, como la ex pareja que tuvo que radicarse en Canadá luego que el sicario encargado de matarlo, le confesó los planes de su amada; o la nuera que golpeó hasta que semi inconciente la lanzó por una escalera y obvio, el asesinato frustrado a su cuñado y la muerte por error al pololo de su sobrina en manos de otro sicario. Es escabroso y hace pensar ¿cómo alguien normal puede llegar a esos extremos?, ¿no hay conciencia del daño, del mal que se provoca? Esto me lleva a los cientos de casos de femicidio ocurridos en nuestro país en los últimos años y en general, los miles actos violentos sin resultados fatales, pero igualmente graves. ¿Qué desencadena un acto criminal o de alta agresividad?, ¿hay señales que no vemos o que ignoramos? A veces dejamos pasar cosas o nos hacemos las locas. Las noticias del último son una señal de que hay que estar más alerta y con los ojos más abiertos.

9 comentarios

Ale

13 de noviembre de 2008

Ok, encuentro espantoso un mundo sin amor ni palabras bonitas. Me comprometo públicamente a brindarle amor a mis semejantes, porque en una de esas, si no lo hago, me da por pagarle a un sicario para que mate a los que me caen mal...Pffffffffff...No puedo justificar una actitud así, excepto por insanidad mental, sorry. Ni por un ex gay, ni por falta de amor. Conozco demasiada gente que ha vivido sin amor y sin alguien que le diga lo importante que es y jamás le ha hecho daño a nadie, a lo más, tienen un par de trancas.

maria paz

13 de noviembre de 2008

Creo que todas las etapas nos marcan en lav ida. Pero ,sin duda, en la etapa de formación de criterios y valores,esto se hace aún más importante. Los hijos aprenden de los padres, creen y confian en ellos y adoptan las mismas conductas cuando van creciendo o a veces, por rebeldia, adoptan la conducta contraria o en forma de represalia. Somos los padres los que más nos podemos dar cuenta de cuándo, cómo y qué necesitan nuetros hijos de nosotros,del colegio y de quienes los rodean. No dejemos que el tiempo pase para " hacer algo", después nunca será lo mismo... y lamentablemente podrán haber consecuencias...

marta

13 de noviembre de 2008

Siento tanta pena por esta mujer como por la familia del joven asesinado, y por las personas que se soslazan con este tipo de tragedias y lo digo con mucha humildad. No esta en mi corazón condenar a nadie,ni culpar ,ni criticar, porque yo creo que la falta de amor en un ser vivo de este universo hace que estos acontecimientos tan tristes sucedan,por lo tanto voy mas allá:¿cuando fue la última vez que le digiste a tu hijo/hija que lo amabas?¿cuando fue la última vez que le digiste a tu marido que lo amabas a pesar de los bajos y altos de la relacion?¿cuando fue la ultima vez que llamaste a tus viejos para decirles que los amabas?¿cuando fue la última vez que le dijiste a tu amiga/amigo lo orgullosa que estabas de ser su amiga/ amigo ?Con un poco de amor podriamos empezar a cambiar el mundo que nos rodea.

Ale

12 de noviembre de 2008

Estoy de acuerdo. Creo que la etapa que nos marca, en lo bueno y en lo malo, es la niñez y la adolescencia.

Paula Avilés

12 de noviembre de 2008

Sí, creo que son dos temas separados... hoy en la mañana escuchaba que esta mujer tenía un padre ultra severo, y la sicóloga forense que entrevistaban decía que era un patrón que los sicópatas tuvieran una figura muy severa durante su infancia.

Ale

12 de noviembre de 2008

No me parece una justificación válida la confesión de una ex pareja gay para tanta maldad. Según eso, todas las mujeres con ex que han rearmado sus vidas podrían ser malas con razón.

Elizabeth Reyes.

12 de noviembre de 2008

por su puestooo que despues de una declaraciòn asi de hevyyy. se te suelta un tornillo y la confianza en los hombres donde queda??? que pasa???? claramente, no es una razon para actuar como ella lo hiso, y es por esta razon que debe ser juzgada. se de muchos casos de mujeres que han vivido con este drama del esposo gay, no tengo nada contra los gays, pero si creo q deverian ser màs sinceros y decirlo. q nos esta pasando como sociedad, no lo se. solo rezemos para que estas cosas no sigan ocurriendo. atte. eli

Claudia Andrea

12 de noviembre de 2008

El caso de esta mujer me ha dejado helada, también me cuesta creer tanta frialdad y tanta maldad en cada uno de sus actos.. Lo que más me impactó es que su hijo haya hablado en su contra durante la audiencia y todo lo que le hizo a la mujer de este por el simple hecho que no le gustaba como nuera. Me cuesta creer que es una persona normal, me cuesta más aun creer que no hay indicios de alguna patología o simplemente el gen "maldad" insertado como chip.. pero también siento y creo que esta mujer no debe haber sido nunca una mujer fácil.. pero que todo se acrecentó cuando después de 20 años de matrimonio y dos hijos su marido le dice que es Gay y se va a vivir con su nueva pareja. Yo personalmente me muero si me sucediera algo así.. quizás todas reaccionamos distinto, yo ni siquiera pienso mi reacción.. tengo la leve impresión que después de tan heavy declaración de su marido, a esta mujer se le soltó un tornillo.

Paula Avilés

12 de noviembre de 2008

Cada noticia que se suma a este hecho es más escolofríante que la anterior. Incluso hoy escuchaba que la sicopatía es un rasgo de la personalidad, pero que no cabe en la demencia, por lo tanto, la persona es conciente de sus actos y por eso puede ser juzgada y condenada. Qué miedo!!!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último