23 de 10 de 2008

Del amor al odio…

Dicen que las separaciones son difíciles. No es fácil partir en dos lo que se planificó como un todo y para siempre. La forma en que se sanan las heridas son diversas y dependen del grado de desunión que había en el momento en que cada uno toma su rumbo, de lo doloroso que sea para uno o los dos y también, aunque suene duro, de la cuna. En estos días es noticia el bomberdeo de descalificaciones entre Madonna y Guy Ritchie. Mientras ella lo trata de cruel, negligente, cazafortunas y le dedica la canción “Miles away” (algo así como distanciados o lejanos) en un concierto, él confiesa a la prensa que su ex mujer lo espiaba, que en las noches se untaba con crema humectante y se envolvía en papel celofán antes de acostarse y que ni él ni sus hijos podían ver TV, leer diarios o comer comida chatarra, jamás. Finos ellos. Muy distinta a la actitud que mantuvo Jennifer Aniston cuando su entonces marido Brad Pitt no sólo la humilló porque la dejó por Angelina Jolie, sino que casi a los nueve meses de entregar la noticia, tuvieron un hijo. Esto, a pesar de las declaraciones de Angelina apenas unas semanas antes de admitir su romance con el galán, en realción a que ella jamás provocaría un daño tan grande como el que alguna vez su padre (el actor John Voight) y su amante, le hicieron a su madre. La actriz de Friends fue lo más digna que se puede ser en esos casos. También con escándalo fue la separación de Paul Mc Cartney y Heather Mills y tuvo bloqueo de tarjetas bancarias, cambio de cerraduras e intercambio de descalificaciones, obvio, por la prensa. En Chile, cómo olvidar la negativa de Raquel Argandoña a dar la nulidad a Eliseo Salazar, la guerra mediática entre Marcelo Ríos y María Eugenia Larraín y el fin abrupto del matrimonio de Cecilia Bolocco y Carlos Menem, luego de la publicación de las fotos de la ex Miss Universo con Luciano Marrocchino en la terraza de su casa en Miami. Historias similares hay miles, y parece que cada separación, nulidad o divorcio, dependiendo del lugar y la fecha, es una guerra. Las armas, las elige cada cual y las usa como quiere o puede.

15 comentarios

Ale

29 de octubre de 2008

Jessica, ocupa tus energías asesinas en algo más práctico y productivo: búscate uno menor y más guapo que él, te aseguro que abundan.

jesica de argentina

29 de octubre de 2008

La verdad el tema me llega muy de ceerca pues acabo de separarme de mi novio-amante-casi marido- dos años juntos viviendo en mi casa....para darme cuenta que me harte y el muy descarado esta ahora con una chica menir que yo...ojala pudiera ser como jennifer aniston.pero buenoo hay que aguantarse las ganas de matar...

Ale

28 de octubre de 2008

Creo que es sano decirse todo, que no quede nada guardado que después haga daño, pero todo entre cuatro paredes y en voz baja...

daniela

28 de octubre de 2008

Lo mejor es guardar silencio... siempre hay uno que sale herido y es peor cuando lo pisotean publicamnte y te culpan de cosas que ni si quiera pensaste hacer... al que se quiere ir hay que dejarlo volar no mas y guardarse todo lo que se siente

jeny

28 de octubre de 2008

fftttyriuyiuwyouiuoiu

SgordilloE

25 de octubre de 2008

depende de cómo y dónde aterrice el plato ...

Ale

24 de octubre de 2008

Pero por platos voladores no se llega a la justicia...¿o si?...

SGordilloE

24 de octubre de 2008

sip .. la soltería siempre serà mejor opciòn ... aunque no priva que al rompimiento vuelen las tazas y los platos igualito que estando casados ...

Ale

24 de octubre de 2008

Se me había olvidado el caso de Pampita y Barrantes. Otro ejemplo de fineza...

soledad hott

24 de octubre de 2008

Me carga que se usen los medios para atacar durante el proceso de divorcio, aparecene a la luz mil cosas que en verdad no me gustaría saber. Lo que pasó con Madonna es un ejemplo claro de eso. Siento que sobre todo los famosos que se han divorciado se aprovechan de los medios y dicen cosas feas que muchas veces no son verdad, lo hacen sólo para dejar mal al verdadero famoso.

Ale

23 de octubre de 2008

No, yo no reto a nadie. En todo caso ojo, porque la última le salió dura...Yo creo que la única manera de evitar 100% el divorcio, es la soltería.

SgordilloE

23 de octubre de 2008

Jajaja .. sip ale .. pero era una broma ... ya me van a retar ya! ... Un abrazo.

Ale

22 de octubre de 2008

¿Enviudar de casi todas sus esposas?

SGordilloE

22 de octubre de 2008

Hay casos y casos ... Elizabeth Taylor se casò y separò como 7 u 8 veces y nunca metiò bulla. En todo caso el mejor mètodo serà por siempre el de Enrique VIII ... Un abrazo.

Fran

22 de octubre de 2008

Ahora entienden las que me conocen por qué no me he casado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último