17 de 06 de 2008

Cómo lidiar con el estrés

Ayer, cuando volvió en gloria y majestad el tiritón de ojo que tuve por tres semanas seguidas y juraba que se me había ido por completo, dije: estoy cansada, estresada, medio tomada (de los nervios)… Es cierto, en semana de cierre es lo usual. Pero el punto es que no era la única. Conversando con amigas, el tema es algo generalizado, no sé bien si la hipocondría se apoderado de las periodistas que trabajamos en esta editorial o es verdad que la mitad de año nos está pasando la cuenta. Por ahí una se quejaba de dolor de espalda, aunque estaba segura que un buen masaje con aromaterapia era lo que necesitaba para relajarse. El término “tengo todo comprometido” es sin dudad uno de los más escuchados. A otras la vi a medio morir saltando sintiendo mareos, viendo borroso, con jaquecas insoportables, medio lloronas (las que conllevan, a estas alturas, la clásica crisis de pánico) y las más obsesivas en la materia, con la presión alta. Ahora bien, la pregunta es es cómo sobrellevar esta carga de neuras que cargamos diariamente. Yo, que odio los fármacos, recurro a las gotitas de Homeopatía (para el estres, 15 gotas 3 veces al día lejos de las comidas). Hoy volví a tomarlas, dada la lambada que baila mi ojo nuevamente. Otras se van de terapia, como quien se va de copas. Les gusta desahogarse con un extraño de vez en cuando. Bueno habría que especificar el concepto terapia y la profesión del extraño, no siempre son psicólogos y créanme la angustia desaparece igual, aunque sea por un rato. Las farmacodependientes son un grupo bastante extenso. He visto cosmetiqueros llenos no precisamente de rubores y labiales, sino de pastillas de todos colores, tamaños y adicciones. El sour a eso de las 19:30 es otra opción y si es con amigas donde surge la catarsis, es aún mejor. El punto es quitarse la neura y seguir en lo tuyo o no?

7 comentarios

marina

19 de junio de 2008

Increíble,me siento representada por la Fran,pero como dicen ....mal de muchos....me sucede lo mismo bajo períodos de estres ,mi trabajo ...me encanta ,me siento orgullosa de mis logros,pero...cuando llega el momento del cierre .....ups jaquecas ,dolor de cabeza,mareos ,ansiedad días en que me lo como todo,bueno pero, después de la tormenta sale el sol... Cuando veo el producto de mis angustias transformados en una maravilla tangible,digo uf....VALÍA LA PENA . Y ahí estoy de nuevo en la misma ..hoy estoy muriendo de dolor.... espero salga el sol prontito Felicitaciones Fran el tema muy ad-hoc,creo que esto pasa solamente a las personas que toman en serio la pega,,,y ponen tanta pasión y corazón que el organismo pasa la cuenta.

Ale

17 de junio de 2008

De más...Sólo cuento mi experiencia, que puede servir a personas sin hijos chicos...

Karentxu

17 de junio de 2008

Ay Ale, sería tan fácil hacer todo eso si no tuviera dos 'nenitos' saltando encima que me quitarán de una la posibilidad de tenderme y esperar que se pase. Hoy necesito de algo que la quite inmediatamente o bien, que los prevenga...

Ale

17 de junio de 2008

Yo tuve de de esas jaquecas invalidantes por mucho tiempo. Como siempre le he tenido pavor a los medicamentos, trataba de combatirlas con recetas naturales, como meter la cabeza en agua lo más caliente posible porque los vasos se dilatan, por lo tanto, la intesidad del dolor baja. Creo que en todo ese tiempo no probé el chocolate, el maní y fumé muy poco; cero bebidas alcoholicas y nada que en general pudiera gatillar una jaqueca. Como casi todas las personas que padecemos jaquecas, me daba cuenta "cuando venía", así que partía a mi casa, dejaba mi pieza a oscuras y me tendía sin almohada, con los brazos extendidos a los lados del cuerpo y respiraba profundo, eso también me ayudó mucho. Hace más de 3 años que no tengo una de aquellas...

Rafaella

17 de junio de 2008

Qué bueno que publiquen este tipo de notas, así uno ve que no es la única y puede aprender de las experiencias del resto!! Yo ahora último he aprendido a dejar el estrés de lado, relajándome, contando hasta diez si es necesario, porque lo único que lograba poniéndome nerviosa o estresada, era que se me llenara la cara de granos, me doliera la guata, etc.!! así k decidí velar por mí, y ver que nada es tan malo como para dejar que a una la estrese o le desorganice la vida a tal punto de caer en jaquecas, triritones de ojos, etc.

Karentxu

17 de junio de 2008

Complicado el asunto. Pues cada una tiene su receta y sus creencias. Y claro, a unas el sicólogo puede ser una boludes, pero a otras es una necesidad. Y a ti, los fármacos un asco y a mi un mal malditamente necesario. Padezco de jaquecas desde que el estrés apareció en mi vida. De esas que te botan. De las que no puedes ver la luz, ni escuchar una mosca y ni moverte un paso, antes que aumente el doble... Tanto, que he terminado en urgencias por no poder disminuir su intensidad que a veces hasta me enloquece. Y me deja ahí, tirada como un estropajo y todo por culpa de alguna cosa que me estresó mucho (la enfermedad de un hijo, un problema en la pega, una pelea de pareja...) o bien por el típico SPM. Así que hoy, después de pasar por muchos médicos tradicionales y otros no tantos, llegué a un neurólogo que me está quitando estos episodios gracias a una linda pastillita que me tomo todos los días y que deberé tomarme hasta que me muera. Pero que me ha quitado en un 90% la cantidad de jaquecas. Y si a esto le agrego un heredado colon irritable, uf... la cosa se enreda aún más... tal como mi intestino... Entonces, ¿cómo trato de sobrevivir a todo ello (a parte de mis remedios? *Comiéndome un chocolate... (eso me sube el ánimo y me da energías positivas). *Teniendo muy buen sexo... (eso, aunque no tengas estrés, pucha que ayuda!!!). *Y escuchar la música que más te gusta a todo chancho... Mientras te zangoloteas y gritas jurando que cantas igual... Luego (y antes también), decidir que la máquina no puede pasar sobre ti y frenar, tomar un respiro, sonreir, y seguir trabajando... pero a TU ritmo.

Ale

17 de junio de 2008

Creo que el estrés es inevitable, así de simple. Al menos eso me dijo un neurólogo hace un par de años cuando me lo diagnosticó, claro que trató de palearlo con esos medicamentos típicos que nunca me acuerdo cómo se llaman y que obvio, nunca siquiera compré. Creo que a las típicas recetas como un pisco sour con las amigas, refugiarse en la familia y la tarde de compras, hay algunos tips que juro que ayudan: - No sentir envidia, aprender a disfrutar cuando a otros les va bien. - Reirse mucho, incluso de uno mismo. - Terminar algo antes de hacer otra cosa. Juro que se puede, aunque yo no lo logre, pero lo mío es genético. - Comer rico y sin culpas. - Tomarse el tiempo para almorzar. - Leer. Relaja mucho y de verdad que sirve para evadir, sobre todo ese tipo de libros que echan a volar la imaginación. - Caminar. Además de que es un bun ejercicio, es un tiempo que sirve para pensar y ordenar ideas. Sí, sé que soy una especie de engendro de Cohelo, pero juro que lo anterior no lo saqué de un libro de autoayuda. Son cosas que intento hacer, unas resultan más que otras, pero me han servido para sobrellevar un estrés diagnosticado, sin tomar más medicamentos que un par de Melipas de vez en cuando...Y sí, sirven.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último